La [ss_kw]<strong>licitación</strong>[/ss_kw] es el sistema general empleado en el sector público para adjudicar obras, suministros o servicios. Los autónomos y empresas podrán licitar y exponer sus propuestas de solución y precio cuando cumplan los requisitos de la entidad promotora para poder optar a la adjudicación del contrato. <span id="more-1554"></span> Es un procedimiento administrativo muy habitual y la legislación aplicable se instrumenta en el Real Decreto 3/2011, donde se aprueba el <a href="https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2011-17887" target="_blank" rel="noopener"><strong>Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público</strong></a> (TRLCSP), confeccionado para integrar en una sola normativa todas las disposiciones anteriores en materia de contratación. En <strong>Circulantis</strong>, no olvidamos que para participar en una licitación hay que asumir distintos gastos de gestión durante el proceso, que se multiplicarán si el proyecto es adjudicado. Esto obliga a una mayor exigencia en la gestión económica y financiera, por eso ofrecemos una nueva alternativa para <a href="https://circulantis.com/financiacion" target="_blank" rel="noopener"><strong>obtener financiación</strong></a> de forma ágil y flexible cuando sea necesario. <div style="background: aliceblue; padding: 20px 20px 0px 20px; border: 1px solid gray;"> <b>Índice del artículo</b> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#caracteristicas"><strong>Características</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#fases"><strong>Fases de una licitación</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#diferencia"><strong>Diferencia entre licitación y adjudicación</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#licitacion-publica"><strong>Licitación pública</strong></a> </div> <h2 id="caracteristicas"><span style="color: #2ba9d9;">Características</span></h2> Cada licitación tiene unas características en función de la finalidad y necesidades de la contratación. Estos son algunos de los elementos distintivos: <h3>Tipo de proyecto</h3> <ul> <li><strong>Obra</strong>: construcciones en general.</li> <li><strong>Producto</strong>: suministro de bienes e inmovilizado.</li> <li><strong>Servicio</strong>: prestación, reparación o mantenimiento de carácter público.</li> </ul> <h3>Requisitos de participación</h3> <ol start="1"> <li><strong>Modalidad pública</strong></li> </ol> La licitación debe ser publicada y será abierta a todas las empresas en igualdad de condiciones, siempre que cumplan unos requisitos básicos. <ol start="2"> <li><strong>Modalidad restringida o privada</strong></li> </ol> Está reservada para casos excepcionales donde se invita a participar a un número reducido de empresas. Por ejemplo: <ul> <li>Para resolver un contrato disuelto sin haber finalizado el trabajo o para licitaciones públicas que hayan quedado desiertas.</li> <li>En casos de emergencia o urgencia.</li> <li>Para servicios de naturaleza confidencial.</li> <li>Para trabajos en los que solo exista uno, o muy pocos, proveedores.</li> </ul> <h3>Sistema de adjudicación</h3> <ul> <li><strong>Directo</strong>, según el criterio establecido.</li> <li><strong>Con negociación</strong> o en forma de diálogo competitivo.</li> </ul> Una de las características de muchos proyectos licitados es su alto importe económico y también, especialmente en las licitaciones públicas, que se pueden alargar mucho en el tiempo hasta resolverse la convocatoria y poder saber si los gastos de gestión son recuperables. Si se logra el contrato hay que aumentar los medios técnicos y el personal para afrontar las exigencias del contrato. Resulta vital controlar al máximo los periodos definidos para facturar y los plazos de cobro. <em>En los proyectos de mayor volumen es prioritario asegurar los ingresos lo antes posible para no poner en riesgo el resto de operaciones y la solvencia general de la empresa.</em> Recomendamos, en estos casos, <a href="https://circulantis.com/blog/el-anticipo-de-facturas/" target="_blank" rel="noopener">financiar las facturas</a> emitidas para anticipar el dinero y ganar liquidez para cumplir los plazos de ejecución. <h2 id="fases"><span style="color: #2ba9d9;">Fases de una licitación</span></h2> Si necesitas saber [ss_kw]<strong>cómo presentar una licitación</strong>[/ss_kw]<strong> </strong>tienes que analizar bien cada paso y valorar todas las exigencias técnicas, administrativas y económicas. Estas son las fases generales por las que has de pasar: <h3>Fase I. Anuncio</h3> Con carácter previo se suele anunciar la convocatoria, con una descripción general del proyecto y las fechas en las que se publicarán las bases. Suele incluir ya el [ss_kw]<strong>presupuesto base de licitación</strong>[/ss_kw], que será el precio máximo que puede comprometer el órgano de contratación (incluido el IVA y siempre acorde a los precios de mercado). <h3>Fase II. Pliego y bases de la convocatoria</h3> Es el compendio de todas las condiciones del expediente. Por ejemplo: - Sistema, forma y plazos para presentar las solicitudes (cada vez más con modalidad electrónica). - El presupuesto base. - Solicitud de garantías adicionales. - Composición de la mesa de contratación y criterios para la adjudicación. - Aspectos contractuales y los motivos de suspensión o cancelación del contrato. - Anexos: con los impresos de solicitud u otra información adicional relevante. <h3>Fase III. Presentación de propuestas</h3> Esta fase es la más importante para los participantes. Debes estudiar las condiciones y presentar tu propuesta en el plazo requerido. Además, deberás acreditar tu capacidad de obrar y contratar, estar al tanto de las obligaciones fiscales y tu solvencia económica. <h3>Fase IV. Revisión de solicitudes</h3> En este período se revisan las propuestas recibidas y la validez de la documentación presentada. Se puede fijar un plazo adicional para la notificación y corrección de errores. El cierre del procedimiento ya corresponde a la fase de adjudicación. <h2 id="diferencia"><span style="color: #2ba9d9;">Diferencia entre licitación y adjudicación</span></h2> Como hemos visto, la [ss_kw]<strong>diferencia entre licitación y adjudicación</strong>[/ss_kw] se centra en la posición de cada una en el ciclo de contratación: <ul> <li><strong>La licitación comprende la primera parte de la tramitación</strong> e incluye las actividades de publicidad, información del proyecto, bases de la convocatoria, presentación de ofertas y revisión.</li> <li><strong>La adjudicación es el paso siguiente</strong>. Se inicia con la clasificación de la documentación y finaliza con la firma del contrato, con estas fases:</li> </ul> <ol> <li>Resolución y notificación provisional a la empresa seleccionada.</li> <li>Confirmación de la documentación y las garantías solicitadas.</li> <li>Adjudicación definitiva y firma del contrato.</li> </ol> El órgano o mesa de contratación es el que se encarga de adjudicar, formalizar el contrato y, posteriormente, verificar su cumplimiento. A la hora de adjudicar, lo normal es que prevalezca el criterio económico pero también puede ser muy significativos los beneficios adicionales que se aporten al proyecto: como la calidad de los materiales, la funcionalidad y sostenibilidad o un menor impacto medioambiental. <h2 id="licitacion-publica"><span style="color: #2ba9d9;">Licitación pública</span></h2> Como es la modalidad más interesante para el conjunto de las empresas es importante conocer [ss_kw]<strong>qué es una licitación pública</strong>[/ss_kw] y sus elementos principales. La naturaleza del sector público se basa en garantizar que los trabajos licitados estén orientados al interés general y a procurar un beneficio social y no privativo, manteniendo siempre el objetivo de igualdad de oportunidades. <h3>¿Qué es una licitación pública?</h3> Este procedimiento parte con un objetivo claro: los contratos públicos deben regirse por los <em>“principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación”.</em> Los puntos esenciales son: <ul> <li>Publicidad del procedimiento</li> <li>Plazo regulado para la presentación de las solicitudes</li> <li>Máxima relevancia a los criterios de valoración y al sistema de selección</li> <li>Propuesta de adjudicación y publicación del resultado.</li> </ul> Solo podrán licitar las Administraciones y entidades vinculadas a la función pública con potestad para hacerlo. Algunas licitaciones, por encima de un determinado presupuesto, estarán sujetas al marco de regulación armonizada para garantizar la libre concurrencia en toda la Unión Europea. <h3>¿Cómo presentar una licitación pública?</h3> Antes de empezar debes comprobar las restricciones y la principal se refiere a las obras. Como dicta el artículo 65 del TRLCSP (apartado 1.a): <em>“Para los contratos de obras cuyo valor estimado sea igual o superior a 500.000 euros será requisito indispensable que el empresario se encuentre debidamente clasificado como contratista de obras de las Administraciones Públicas…”.</em> Esta condición, recogida en el Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadas, permite acreditar la personalidad jurídica de las empresas licitadoras, su capacidad de obrar, su capacitación profesional y su solvencia económica y financiera. Para los contratos de suministro o servicio no es necesaria esta clasificación pero sí puede ser exigible demostrar solvencia financiera y capacidad operativa. Además, siempre necesitarás adjuntar una declaración responsable de no tener ningún impedimento legal para contratar. <em>En todos los casos, es imprescindible que justifiques estar al día en las obligaciones de pago con Hacienda y la Seguridad Social.</em> Con esta primera parte en regla hay algunos consejos para planificar [ss_kw]<strong>cómo presentar una licitación pública</strong>[/ss_kw]. Es muy útil estar al tanto de las publicaciones oficiales, conocer los formatos y requisitos habituales y tener preparada una documentación básica para agilizar los trámites. Si se presenta la oportunidad: <ol> <li>Lee detenidamente las condiciones y requisitos, tanto los aspectos técnicos como los económicos y administrativos.</li> <li>Mucha atención a los plazos. Cualquier retraso o error en la documentación presentada anula todo el trabajo.</li> <li>Cuando se exija, arregla y justifica el tema de la garantía provisional.</li> <li>Elabora el presupuesto. Es el punto principal y el más delicado. Requiere una perfecta previsión de todos los gastos para asegurar la viabilidad y rentabilidad del proyecto, sabiendo que has de competir con otras empresas.</li> </ol> En resumen, si estás interesado en participar en la selección de algún concurso público debes ser solvente y cumplir tus obligaciones fiscales, laborales y administrativas. La solvencia la aseguran tus ingresos y, en <strong>Circulantis</strong>,  te podemos ayudar a tenerlos al día, con toda la flexibilidad y libertad que necesites.

¿Qué es una licitación?

La licitación es el sistema general empleado en el sector público para adjudicar obras, suministros o servicios. Los autónomos y empresas podrán licitar y exponer sus propuestas de solución y precio cuando cumplan los requisitos de la entidad promotora para poder optar a la adjudicación del contrato.

Es un procedimiento administrativo muy habitual y la legislación aplicable se instrumenta en el Real Decreto 3/2011, donde se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público (TRLCSP), confeccionado para integrar en una sola normativa todas las disposiciones anteriores en materia de contratación.

En Circulantis, no olvidamos que para participar en una licitación hay que asumir distintos gastos de gestión durante el proceso, que se multiplicarán si el proyecto es adjudicado. Esto obliga a una mayor exigencia en la gestión económica y financiera, por eso ofrecemos una nueva alternativa para obtener financiación de forma ágil y flexible cuando sea necesario.

Características

Cada licitación tiene unas características en función de la finalidad y necesidades de la contratación. Estos son algunos de los elementos distintivos:

Tipo de proyecto

  • Obra: construcciones en general.
  • Producto: suministro de bienes e inmovilizado.
  • Servicio: prestación, reparación o mantenimiento de carácter público.

Requisitos de participación

  1. Modalidad pública

La licitación debe ser publicada y será abierta a todas las empresas en igualdad de condiciones, siempre que cumplan unos requisitos básicos.

  1. Modalidad restringida o privada

Está reservada para casos excepcionales donde se invita a participar a un número reducido de empresas. Por ejemplo:

  • Para resolver un contrato disuelto sin haber finalizado el trabajo o para licitaciones públicas que hayan quedado desiertas.
  • En casos de emergencia o urgencia.
  • Para servicios de naturaleza confidencial.
  • Para trabajos en los que solo exista uno, o muy pocos, proveedores.

Sistema de adjudicación

  • Directo, según el criterio establecido.
  • Con negociación o en forma de diálogo competitivo.

Una de las características de muchos proyectos licitados es su alto importe económico y también, especialmente en las licitaciones públicas, que se pueden alargar mucho en el tiempo hasta resolverse la convocatoria y poder saber si los gastos de gestión son recuperables.

Si se logra el contrato hay que aumentar los medios técnicos y el personal para afrontar las exigencias del contrato. Resulta vital controlar al máximo los periodos definidos para facturar y los plazos de cobro.

En los proyectos de mayor volumen es prioritario asegurar los ingresos lo antes posible para no poner en riesgo el resto de operaciones y la solvencia general de la empresa.

Recomendamos, en estos casos, financiar las facturas emitidas para anticipar el dinero y ganar liquidez para cumplir los plazos de ejecución.

Fases de una licitación

Si necesitas saber cómo presentar una licitación tienes que analizar bien cada paso y valorar todas las exigencias técnicas, administrativas y económicas.

Estas son las fases generales por las que has de pasar:

Fase I. Anuncio

Con carácter previo se suele anunciar la convocatoria, con una descripción general del proyecto y las fechas en las que se publicarán las bases. Suele incluir ya el presupuesto base de licitación, que será el precio máximo que puede comprometer el órgano de contratación (incluido el IVA y siempre acorde a los precios de mercado).

Fase II. Pliego y bases de la convocatoria

Es el compendio de todas las condiciones del expediente. Por ejemplo:

– Sistema, forma y plazos para presentar las solicitudes (cada vez más con modalidad electrónica).

– El presupuesto base.

– Solicitud de garantías adicionales.

– Composición de la mesa de contratación y criterios para la adjudicación.

– Aspectos contractuales y los motivos de suspensión o cancelación del contrato.

– Anexos: con los impresos de solicitud u otra información adicional relevante.

Fase III. Presentación de propuestas

Esta fase es la más importante para los participantes. Debes estudiar las condiciones y presentar tu propuesta en el plazo requerido. Además, deberás acreditar tu capacidad de obrar y contratar, estar al tanto de las obligaciones fiscales y tu solvencia económica.

Fase IV. Revisión de solicitudes

En este período se revisan las propuestas recibidas y la validez de la documentación presentada. Se puede fijar un plazo adicional para la notificación y corrección de errores.

El cierre del procedimiento ya corresponde a la fase de adjudicación.

Diferencia entre licitación y adjudicación

Como hemos visto, la diferencia entre licitación y adjudicación se centra en la posición de cada una en el ciclo de contratación:

  • La licitación comprende la primera parte de la tramitación e incluye las actividades de publicidad, información del proyecto, bases de la convocatoria, presentación de ofertas y revisión.
  • La adjudicación es el paso siguiente. Se inicia con la clasificación de la documentación y finaliza con la firma del contrato, con estas fases:
  1. Resolución y notificación provisional a la empresa seleccionada.
  2. Confirmación de la documentación y las garantías solicitadas.
  3. Adjudicación definitiva y firma del contrato.

El órgano o mesa de contratación es el que se encarga de adjudicar, formalizar el contrato y, posteriormente, verificar su cumplimiento.

A la hora de adjudicar, lo normal es que prevalezca el criterio económico pero también puede ser muy significativos los beneficios adicionales que se aporten al proyecto: como la calidad de los materiales, la funcionalidad y sostenibilidad o un menor impacto medioambiental.

Licitación pública

Como es la modalidad más interesante para el conjunto de las empresas es importante conocer qué es una licitación pública y sus elementos principales. La naturaleza del sector público se basa en garantizar que los trabajos licitados estén orientados al interés general y a procurar un beneficio social y no privativo, manteniendo siempre el objetivo de igualdad de oportunidades.

¿Qué es una licitación pública?

Este procedimiento parte con un objetivo claro: los contratos públicos deben regirse por los “principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación”.

Los puntos esenciales son:

  • Publicidad del procedimiento
  • Plazo regulado para la presentación de las solicitudes
  • Máxima relevancia a los criterios de valoración y al sistema de selección
  • Propuesta de adjudicación y publicación del resultado.

Solo podrán licitar las Administraciones y entidades vinculadas a la función pública con potestad para hacerlo. Algunas licitaciones, por encima de un determinado presupuesto, estarán sujetas al marco de regulación armonizada para garantizar la libre concurrencia en toda la Unión Europea.

¿Cómo presentar una licitación pública?

Antes de empezar debes comprobar las restricciones y la principal se refiere a las obras. Como dicta el artículo 65 del TRLCSP (apartado 1.a): “Para los contratos de obras cuyo valor estimado sea igual o superior a 500.000 euros será requisito indispensable que el empresario se encuentre debidamente clasificado como contratista de obras de las Administraciones Públicas…”.

Esta condición, recogida en el Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadas, permite acreditar la personalidad jurídica de las empresas licitadoras, su capacidad de obrar, su capacitación profesional y su solvencia económica y financiera.

Para los contratos de suministro o servicio no es necesaria esta clasificación pero sí puede ser exigible demostrar solvencia financiera y capacidad operativa. Además, siempre necesitarás adjuntar una declaración responsable de no tener ningún impedimento legal para contratar.

En todos los casos, es imprescindible que justifiques estar al día en las obligaciones de pago con Hacienda y la Seguridad Social.

Con esta primera parte en regla hay algunos consejos para planificar cómo presentar una licitación pública. Es muy útil estar al tanto de las publicaciones oficiales, conocer los formatos y requisitos habituales y tener preparada una documentación básica para agilizar los trámites.

Si se presenta la oportunidad:

  1. Lee detenidamente las condiciones y requisitos, tanto los aspectos técnicos como los económicos y administrativos.
  2. Mucha atención a los plazos. Cualquier retraso o error en la documentación presentada anula todo el trabajo.
  3. Cuando se exija, arregla y justifica el tema de la garantía provisional.
  4. Elabora el presupuesto. Es el punto principal y el más delicado. Requiere una perfecta previsión de todos los gastos para asegurar la viabilidad y rentabilidad del proyecto, sabiendo que has de competir con otras empresas.

En resumen, si estás interesado en participar en la selección de algún concurso público debes ser solvente y cumplir tus obligaciones fiscales, laborales y administrativas. La solvencia la aseguran tus ingresos y, en Circulantis,  te podemos ayudar a tenerlos al día, con toda la flexibilidad y libertad que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *