Para un negocio, el trabajo relacionado con las <strong>facturas y su gestión de cobro</strong> es una de las principales tareas administrativas y también es un componente clave para tener una tesorería equilibrada y sanear el balance contable. En este sentido el servicio de <strong>factoring</strong> puede ayudar a muchos autónomos y empresas a llevar a cabo esta actividad de forma más eficiente. <span id="more-349"></span> El gran valor de este servicio para una pequeña y mediana empresa (pyme) es que convierte las ventas a crédito prácticamente en operaciones al contado, a través del adelanto del importe de las facturas. Esto permite recibir el dinero de las ventas a plazo sin esperas ni preocupaciones, independiente de las condiciones de pago pactadas con el cliente. Agilizar de esta forma la gestión de cobro es el mejor recurso para reducir la falta de liquidez y asegurar suficiente efectivo para las operaciones diarias. <a id="button-contacto-movil" href="#formulario-circulantis-blog">¿Necesitas Financiación?</a> <div style="background: aliceblue;padding: 20px;border: 1px solid gray;"><p><b>Índice del artículo</b></p> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#primero"><strong>- El contrato de Factoring</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#segundo"><strong> - Ventajas del factoring</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#tercero"><strong> - Liquidez y seguridad</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#cuarto"><strong> - ¿Cómo elegir el mejor servicio de factoring?</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#quinto"><strong> - Análisis de las compañías tradicionales</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#sexto"><strong> - Alternativas basadas en el crowdlending</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#septimo"><strong> - Cómo realizar factoring a través de Circulantis</strong></a> </div> <h2 id="primero"><span style="color: #2ba9d9;">El contrato de Factoring</span></h2> La base principal para una operación de <strong>factoring</strong> o factoraje es la cesión de crédito comercial para lograr una financiación rápida a corto plazo. Se formaliza como un contrato de servicio que puede ser negociado con libertad al no estar sometido a una regulación específica. Su nombre viene del término <strong>factor</strong> que, en términos técnicos, representa a la <a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener noreferrer">compañía financiera</a> o de gestión de créditos comerciales que se ocupa de realizar esta gestión. Las partes implicadas son: <ul> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Cedente:</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> empresa que cede los derechos de cobro de sus facturas.</span></li> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Factor:</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> compañía que acepta la cesión y ofrece el servicio de financiación.</span></li> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Deudor:</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> cliente del cedente y obligado al pago de las facturas.</span></li> </ul> <a href="https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/02/infografia-circulantis.png"><img class="size-full wp-image-351" style="box-shadow: none;" src="https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/02/infografia-circulantis.png" alt="crowlending circulantis" width="664" height="190" /></a> El contrato se sustenta en la decisión de una empresa o autónomo (cedente) de ceder a una compañía especializada (factor) sus facturas pendientes de cobro y los derechos asociados. La entidad financiera al aceptar el acuerdo le anticipará a la empresa el dinero de las facturas pactadas a cambio de su traspaso para cobrárselas al deudor en el momento de su vencimiento. Una empresa puede ceder las facturas que desee pero es común aprovechar el principio de globalidad y pactar la cesión de todas las facturas de cada cliente, así se logra una gestión más eficiente para recibir con más agilidad el dinero aplazado. El contrato se puede establecer con distintas modalidades: <ul> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Factoring con notificación:</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> es la fórmula general, es decir, la empresa autoriza al factor a cobrar sus facturas y, por tanto, debe notificar esa decisión a los clientes implicados que son, al final, los obligados al pago. No es necesario ningún consentimiento por parte de los deudores, basta con que se les notifique el traspaso de derechos que les afecten y desde ese momento quedan solo obligados ante el nuevo acreedor, la compañía financiera.</span></li> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Factoring sin notificación:</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> si el deudor no es informado no puede conocer el acuerdo y solo estaría obligado legalmente a pagar a la empresa con la que ha contraído la deuda (el cedente). Esto modifica las condiciones habituales del contrato y limita algunas opciones.</span></li> </ul> En cuanto a la cobertura de riesgo hay dos opciones: <ul> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Factoring sin recurso.</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> La compañía financiera asume los riesgos de la operación de cobro lo que implica una mayor investigación y evaluación de los deudores y un mayor coste del servicio. Para la empresa, sin embargo, el importe recibido por anticipado queda así asegurado lo que representa un gran salvavidas al proteger de situaciones de impago, morosidad, quiebra o fallidos. Reducir la morosidad es especialmente importante para las pymes ya que es una circunstancia demasiado común. Es importante resaltar que no quedaría cubierto el impago debido a discrepancias comerciales entre el cedente y su cliente (no conformidad con la mercancía, incumplimiento de obligaciones u otras disputas comerciales).</span></li> <li style="font-size: 26px; color: #2ba9d9; line-height: 22px;"><strong style="font-size: 16px;">Factoring con recurso.</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> Es la empresa cedente la que debe responder ante el incumplimiento en el pago de sus clientes. Llegado el vencimiento el factor reclamará las facturas en las condiciones y límites que se hayan pactado, pero si no consigue cobrar podrá exigir a la empresa el importe que le haya anticipado por las facturas no cobradas.</span></li> </ul> <h2 id="segundo"><span style="color: #2ba9d9;">Ventajas del factoring</span></h2> Los beneficios del <strong>factoring</strong> están relacionados con los servicios contratados. En términos generales, estos son los puntos más relevantes que potencian la capacidad operativa de una empresa que contrata este servicio: <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/agilidad.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 35px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Mayor eficacia en la gestión de cobros.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/liquidez.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; margin: 0; list-style: none;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Aumenta la capacidad de financiación para obtener efectivo de forma rápida y sencilla.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/transpariencia.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Mejora la planificación de la tesorería con más dominio sobre los flujos de ingresos, lo que repercute también en un mayor control para corregir desviaciones.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/flexibilidad.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; margin: 0; list-style: none;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Fortalece el balance contable al mejorar la gestión de los activos circulantes y su rotación. Disminuye el ratio de endeudamiento.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/seguridad.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 35px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Reduce los riesgos de impagos, insolvencia o fallidos.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/rentabilidad.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Favorece la gestión de la cartera de clientes y el control de la facturación. Ayuda a tomar mejores decisiones comerciales.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/flexibilidad2.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Permite financiar operaciones con clientes en el extranjero, factoring de exportación, evitando que las condiciones de pago de cada país puedan complicar mucho las gestiones.</li> </ul> Con el apoyo de una buena <strong>compañía de factoring</strong> la empresa mejora su estructura financiera y sortea el riesgo comercial. Este es un elemento fundamental para la solvencia de una empresa sobre el que es necesario hacer hincapié: el disponer de liquidez suficiente para las operaciones diarias alejando la incertidumbre de posibles fallidos en los cobros. <h3 id="tercero"><span style="color: #2ba9d9;">Liquidez y seguridad</span></h3> El <strong>servicio de factoraje</strong> le proporciona a una empresa una gran seguridad en la gestión de cobros. Es un instrumento clave de financiación a corto plazo optimizando los activos de la empresa. Una pyme, gracias a este recurso, puede conceder margen de maniobra a sus clientes, con aplazamientos en los pagos, sin renunciar a recuperar cuanto antes la liquidez que se ha ganado. Es primordial compensar el coste y el esfuerzo que son necesarios en las operaciones de comercio para no dejar a la empresa limitada en su capacidad operativa. Las facturas de clientes son la fuente de ingresos de una empresa, de modo que un impago supone un serio problema que puede llegar a ser muy grave. El <strong>factoring</strong> permite eludir esa contingencia y la seguridad queda reforzada al incluir en el anticipo de facturas la cobertura de riesgo comercial. Por tanto, la <strong>optimización de las finanzas</strong> es una estrategia fundamental para cualquier pyme dirigida a fortalecer uno de sus mejores activos: la liquidez. Asegurar los flujos de efectivo es una señal de solvencia y estabilidad y ofrece dos motivos de tranquilidad: <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/seguridad_cobros.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Otorga <strong>capacidad operativa</strong> al garantizar el pago de las operaciones corrientes de suministro o personal. Tanto si la actividad es productiva como de distribución es vital pagar con agilidad a los proveedores para consolidar la cadena de suministro y contar con ellos en caso de alguna urgencia.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/transpariencia.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 3px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Permite <strong>responder mejor ante cualquier imprevisto</strong> y también aprovechar las oportunidades de inversión inmediata que se puedan presentar para modernizar y mejorar los recursos (por ejemplo, mayor tecnología o cursos de formación).</li> </ul> La falta de liquidez puede impedir cumplir con las obligaciones contraídas lo que pone en peligro la imagen de la empresa y su reputación en el mercado. <h2 id="cuarto"><span style="color: #2ba9d9;">¿Cómo elegir el mejor servicio de factoring?</span></h2> En general, este procedimiento lo pueden ofrecer los bancos y otras entidades financieras y de gestión de crédito. Cada empresa tendrá unas necesidades en función de su volumen de facturas o de la confianza que tenga con sus clientes en base a su historial crediticio. Todos estos aspectos individuales cuentan, pero al hablar de un medio de financiación a corto plazo los elementos esenciales en la elección deben ser: <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/agilidad.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 35px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Sencillez en la solicitud y contratación flexible.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/liquidez.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 35px 50px; margin: 0; list-style: none;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Proceso de financiación rápido y seguro.</li> </ul> <ul style="background: url('https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2017/01/transpariencia.png') no-repeat left top; padding: 3px 0px 35px 50px; list-style: none; margin: 0;"> <li style="padding-bottom: 20px; padding-left: 40px;">Coste transparente y con la mínima carga financiera (comisiones).</li> </ul> Por tanto, se debe seleccionar una fuente ágil, porque el objetivo es recibir el dinero de las operaciones de venta cuanto antes, y al menor coste posible para no perjudicar demasiado el valor de los activos que se entregan. <h3 id="quinto"><span style="color: #2ba9d9;">Análisis de las compañías tradicionales</span></h3> El medio de financiación tradicional es la banca. Solicitar el servicio de <strong>factoring</strong> a través de ellos puede resultar cómodo al mantener una posición global, con la mayoría de los productos financieros contratados. Pero es un medio que penaliza en los dos aspectos clave: flexibilidad y coste. Por un lado, no es una fórmula lo suficientemente ágil ni asegura el acuerdo porque las exigencias que les impone la regulación europea para calificar los riesgos derivan en unos protocolos más lentos y exigentes. Y, por otro lado, los costes de la operación los fija el propio banco según sus criterios y pueden acumular todo tipo de comisiones: de estudio, de solicitud, de superación de límites, de cambios de condiciones, etc. Además, la banca tradicional no realiza operaciones de factoring sin recurso, obligando a la empresa a responder ante los impagos de sus clientes. Las características del <strong>factoring</strong> invitan a explorar nuevas fuentes de financiación y reducir la dependencia del crédito bancario. <h3 id="sexto"><span style="color: #2ba9d9;">Alternativas basadas en el crowdlending</span></h3> La opción alternativa pasa por otras entidades financieras de crédito más especializadas en operaciones de circulante, especialmente las que apuestan por la <strong>financiación colectiva (<em>crowdlending</em>). </strong>Esta modalidad se ofrece a través de una plataforma ágil y segura donde pueden participar las empresas que necesitan liquidez inmediata y todos aquellos que deseen invertir en ellas. Hay un apoyo mutuo y ambos salen beneficiados en la operación. Las pymes que optan por un servicio de <strong>factoring</strong> y eligen la modalidad de financiación participativa se encuentran con un entorno transparente y seguro donde pueden ver todos los movimientos que se producen y cómo se completa su financiación. El coste es más reducido y la empresa tiene más poder de decisión sobre él, se define de un modo objetivo y corresponde simplemente al servicio contratado, sin clausulas adicionales ni obligaciones extracontractuales. <h2 id="septimo"><span style="color: #2ba9d9;">Cómo realizar factoring a través de Circulantis</span></h2> El factoring de Circulantis como fuente de financiación es una operación muy sencilla. Sigue los pasos que te indicamos a continuación: <strong style="font-size: 16px; color: #2ba9d9;">1.</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> Regístrate en nuestra plataforma (puedes hacerlo como empresa o como autónomo) con los datos de la factura a anticipar (importe, deudor, etcétera) y los datos de su empresa.</span> <strong style="font-size: 16px; color: #2ba9d9;">2.</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> Una vez registrado, desde Circulantis, te indicamos si la operación es viable o no.</span> <strong style="font-size: 16px; color: #2ba9d9;">3.</strong><span style="font-size: 14px; color: #464646;"> Si la operación es viable se publica en nuestro “Mercado”, donde es subastada en las condiciones pactadas con la empresa y financiada por un conjunto de inversores.</span> En resumen, el <strong>factoring</strong> es una modalidad en crecimiento aunque es necesario aumentar más su conocimiento por parte de las pymes porque es una fórmula práctica para asegurar los cobros aplazados y adelantar los ingresos cuando sea necesario. A veces se sobreestima el coste de un servicio y no se repara en las ventajas que ofrece o los riesgos que cubre. La falta de liquidez puede arruinar las expectativas de una empresa, incluso teniendo un adecuado nivel de ventas, cuando los cobros se retrasan o resultan fallidos. Toda empresa, también las más pequeñas, necesita de una planificación financiera continua, apoyada en un buen presupuesto de tesorería, para saber en todo momento qué tiene y qué necesita y poder tomar las decisiones más adecuadas para gestionar mejor su dinero.

Factoring, una ayuda para las empresas

Para un negocio, el trabajo relacionado con las facturas y su gestión de cobro es una de las principales tareas administrativas y también es un componente clave para tener una tesorería equilibrada y sanear el balance contable. En este sentido el servicio de factoring puede ayudar a muchos autónomos y empresas a llevar a cabo esta actividad de forma más eficiente.

El gran valor de este servicio para una pequeña y mediana empresa (pyme) es que convierte las ventas a crédito prácticamente en operaciones al contado, a través del adelanto del importe de las facturas. Esto permite recibir el dinero de las ventas a plazo sin esperas ni preocupaciones, independiente de las condiciones de pago pactadas con el cliente. Agilizar de esta forma la gestión de cobro es el mejor recurso para reducir la falta de liquidez y asegurar suficiente efectivo para las operaciones diarias.

¿Necesitas Financiación?

El contrato de Factoring

La base principal para una operación de factoring o factoraje es la cesión de crédito comercial para lograr una financiación rápida a corto plazo. Se formaliza como un contrato de servicio que puede ser negociado con libertad al no estar sometido a una regulación específica. Su nombre viene del término factor que, en términos técnicos, representa a la compañía financiera o de gestión de créditos comerciales que se ocupa de realizar esta gestión. Las partes implicadas son:

  • Cedente: empresa que cede los derechos de cobro de sus facturas.
  • Factor: compañía que acepta la cesión y ofrece el servicio de financiación.
  • Deudor: cliente del cedente y obligado al pago de las facturas.

crowlending circulantis
El contrato se sustenta en la decisión de una empresa o autónomo (cedente) de ceder a una compañía especializada (factor) sus facturas pendientes de cobro y los derechos asociados. La entidad financiera al aceptar el acuerdo le anticipará a la empresa el dinero de las facturas pactadas a cambio de su traspaso para cobrárselas al deudor en el momento de su vencimiento.

Una empresa puede ceder las facturas que desee pero es común aprovechar el principio de globalidad y pactar la cesión de todas las facturas de cada cliente, así se logra una gestión más eficiente para recibir con más agilidad el dinero aplazado.

El contrato se puede establecer con distintas modalidades:

  • Factoring con notificación: es la fórmula general, es decir, la empresa autoriza al factor a cobrar sus facturas y, por tanto, debe notificar esa decisión a los clientes implicados que son, al final, los obligados al pago. No es necesario ningún consentimiento por parte de los deudores, basta con que se les notifique el traspaso de derechos que les afecten y desde ese momento quedan solo obligados ante el nuevo acreedor, la compañía financiera.
  • Factoring sin notificación: si el deudor no es informado no puede conocer el acuerdo y solo estaría obligado legalmente a pagar a la empresa con la que ha contraído la deuda (el cedente). Esto modifica las condiciones habituales del contrato y limita algunas opciones.

En cuanto a la cobertura de riesgo hay dos opciones:

  • Factoring sin recurso. La compañía financiera asume los riesgos de la operación de cobro lo que implica una mayor investigación y evaluación de los deudores y un mayor coste del servicio. Para la empresa, sin embargo, el importe recibido por anticipado queda así asegurado lo que representa un gran salvavidas al proteger de situaciones de impago, morosidad, quiebra o fallidos. Reducir la morosidad es especialmente importante para las pymes ya que es una circunstancia demasiado común.
    Es importante resaltar que no quedaría cubierto el impago debido a discrepancias comerciales entre el cedente y su cliente (no conformidad con la mercancía, incumplimiento de obligaciones u otras disputas comerciales).
  • Factoring con recurso. Es la empresa cedente la que debe responder ante el incumplimiento en el pago de sus clientes. Llegado el vencimiento el factor reclamará las facturas en las condiciones y límites que se hayan pactado, pero si no consigue cobrar podrá exigir a la empresa el importe que le haya anticipado por las facturas no cobradas.

Ventajas del factoring

Los beneficios del factoring están relacionados con los servicios contratados. En términos generales, estos son los puntos más relevantes que potencian la capacidad operativa de una empresa que contrata este servicio:

  • Mayor eficacia en la gestión de cobros.
  • Aumenta la capacidad de financiación para obtener efectivo de forma rápida y sencilla.
  • Mejora la planificación de la tesorería con más dominio sobre los flujos de ingresos, lo que repercute también en un mayor control para corregir desviaciones.
  • Fortalece el balance contable al mejorar la gestión de los activos circulantes y su rotación. Disminuye el ratio de endeudamiento.
  • Reduce los riesgos de impagos, insolvencia o fallidos.
  • Favorece la gestión de la cartera de clientes y el control de la facturación. Ayuda a tomar mejores decisiones comerciales.
  • Permite financiar operaciones con clientes en el extranjero, factoring de exportación, evitando que las condiciones de pago de cada país puedan complicar mucho las gestiones.

Con el apoyo de una buena compañía de factoring la empresa mejora su estructura financiera y sortea el riesgo comercial. Este es un elemento fundamental para la solvencia de una empresa sobre el que es necesario hacer hincapié: el disponer de liquidez suficiente para las operaciones diarias alejando la incertidumbre de posibles fallidos en los cobros.

Liquidez y seguridad

El servicio de factoraje le proporciona a una empresa una gran seguridad en la gestión de cobros. Es un instrumento clave de financiación a corto plazo optimizando los activos de la empresa. Una pyme, gracias a este recurso, puede conceder margen de maniobra a sus clientes, con aplazamientos en los pagos, sin renunciar a recuperar cuanto antes la liquidez que se ha ganado. Es primordial compensar el coste y el esfuerzo que son necesarios en las operaciones de comercio para no dejar a la empresa limitada en su capacidad operativa.

Las facturas de clientes son la fuente de ingresos de una empresa, de modo que un impago supone un serio problema que puede llegar a ser muy grave. El factoring permite eludir esa contingencia y la seguridad queda reforzada al incluir en el anticipo de facturas la cobertura de riesgo comercial.

Por tanto, la optimización de las finanzas es una estrategia fundamental para cualquier pyme dirigida a fortalecer uno de sus mejores activos: la liquidez. Asegurar los flujos de efectivo es una señal de solvencia y estabilidad y ofrece dos motivos de tranquilidad:

  • Otorga capacidad operativa al garantizar el pago de las operaciones corrientes de suministro o personal. Tanto si la actividad es productiva como de distribución es vital pagar con agilidad a los proveedores para consolidar la cadena de suministro y contar con ellos en caso de alguna urgencia.
  • Permite responder mejor ante cualquier imprevisto y también aprovechar las oportunidades de inversión inmediata que se puedan presentar para modernizar y mejorar los recursos (por ejemplo, mayor tecnología o cursos de formación).

La falta de liquidez puede impedir cumplir con las obligaciones contraídas lo que pone en peligro la imagen de la empresa y su reputación en el mercado.

¿Cómo elegir el mejor servicio de factoring?

En general, este procedimiento lo pueden ofrecer los bancos y otras entidades financieras y de gestión de crédito. Cada empresa tendrá unas necesidades en función de su volumen de facturas o de la confianza que tenga con sus clientes en base a su historial crediticio. Todos estos aspectos individuales cuentan, pero al hablar de un medio de financiación a corto plazo los elementos esenciales en la elección deben ser:

  • Sencillez en la solicitud y contratación flexible.
  • Proceso de financiación rápido y seguro.
  • Coste transparente y con la mínima carga financiera (comisiones).

Por tanto, se debe seleccionar una fuente ágil, porque el objetivo es recibir el dinero de las operaciones de venta cuanto antes, y al menor coste posible para no perjudicar demasiado el valor de los activos que se entregan.

Análisis de las compañías tradicionales

El medio de financiación tradicional es la banca. Solicitar el servicio de factoring a través de ellos puede resultar cómodo al mantener una posición global, con la mayoría de los productos financieros contratados. Pero es un medio que penaliza en los dos aspectos clave: flexibilidad y coste.

Por un lado, no es una fórmula lo suficientemente ágil ni asegura el acuerdo porque las exigencias que les impone la regulación europea para calificar los riesgos derivan en unos protocolos más lentos y exigentes. Y, por otro lado, los costes de la operación los fija el propio banco según sus criterios y pueden acumular todo tipo de comisiones: de estudio, de solicitud, de superación de límites, de cambios de condiciones, etc.

Además, la banca tradicional no realiza operaciones de factoring sin recurso, obligando a la empresa a responder ante los impagos de sus clientes.

Las características del factoring invitan a explorar nuevas fuentes de financiación y reducir la dependencia del crédito bancario.

Alternativas basadas en el crowdlending

La opción alternativa pasa por otras entidades financieras de crédito más especializadas en operaciones de circulante, especialmente las que apuestan por la financiación colectiva (crowdlending). Esta modalidad se ofrece a través de una plataforma ágil y segura donde pueden participar las empresas que necesitan liquidez inmediata y todos aquellos que deseen invertir en ellas. Hay un apoyo mutuo y ambos salen beneficiados en la operación.

Las pymes que optan por un servicio de factoring y eligen la modalidad de financiación participativa se encuentran con un entorno transparente y seguro donde pueden ver todos los movimientos que se producen y cómo se completa su financiación. El coste es más reducido y la empresa tiene más poder de decisión sobre él, se define de un modo objetivo y corresponde simplemente al servicio contratado, sin clausulas adicionales ni obligaciones extracontractuales.

Cómo realizar factoring a través de Circulantis

El factoring de Circulantis como fuente de financiación es una operación muy sencilla. Sigue los pasos que te indicamos a continuación:

1. Regístrate en nuestra plataforma (puedes hacerlo como empresa o como autónomo) con los datos de la factura a anticipar (importe, deudor, etcétera) y los datos de su empresa.
2. Una vez registrado, desde Circulantis, te indicamos si la operación es viable o no.
3. Si la operación es viable se publica en nuestro “Mercado”, donde es subastada en las condiciones pactadas con la empresa y financiada por un conjunto de inversores.

En resumen, el factoring es una modalidad en crecimiento aunque es necesario aumentar más su conocimiento por parte de las pymes porque es una fórmula práctica para asegurar los cobros aplazados y adelantar los ingresos cuando sea necesario. A veces se sobreestima el coste de un servicio y no se repara en las ventajas que ofrece o los riesgos que cubre.

La falta de liquidez puede arruinar las expectativas de una empresa, incluso teniendo un adecuado nivel de ventas, cuando los cobros se retrasan o resultan fallidos. Toda empresa, también las más pequeñas, necesita de una planificación financiera continua, apoyada en un buen presupuesto de tesorería, para saber en todo momento qué tiene y qué necesita y poder tomar las decisiones más adecuadas para gestionar mejor su dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *