Anticipo de facturas

El anticipo de facturas es una solución financiera a corto plazo que permite compensar el desajuste temporal que provocan los clientes que pagan a plazo, corrigiendo así situaciones de falta de liquidez.

Las facturas pendientes de cobro generan desequilibrios y tensiones en la tesorería, algo que es imprescindible combatir para mantener la solvencia del negocio.

Las empresas, siempre que pueden, utilizan el crédito de sus proveedores para financiarse. Una estrategia que penaliza las ventas de autónomos y pymes porque trabajan con menos margen de maniobra y cualquier retraso es un riesgo.

Hay que tener en cuenta que una venta no termina con la entrega del producto o servicio (refrendado con la factura correspondiente) sino que se extiende hasta el momento del cobro de la factura.

Con el servicio de anticipo de facturas se puede cerrar antes el ciclo de venta con el adelanto del dinero pendiente. Reduciendo la presión sobre la liquidez.

facturas circulantis

¿Qué es el anticipo de facturas?

El anticipo de facturas es un proceso de financiación rápido y valioso para asegurar la liquidez.

Los anticipos son una fórmula tradicional para conseguir efectivo. Para las empresas, se trata de sacar partido a la liquidez de sus activos comerciales: los derechos de cobro de su cartera de clientes.

Estos derechos se formalizan en títulos o efectos comerciales que expresan el compromiso de pago de los clientes para hacer frente a las facturas. El pagaré es uno de los más utilizados.

El pagaré se emite reflejando la cantidad a pagar y la fecha de pago. El hecho de que identifica al beneficiario y concreta el momento y el lugar de pago facilita mucho la gestión de cobro de una factura.

Los anticipos de facturas, con pagarés o derechos similares, se gestionan a través de la cesión de crédito comercial a favor de una compañía de financiación especializada.

Se encuadran en la modalidad del factoring.

¿Para qué sirve?

El objetivo de este servicio es obtener el dinero que ha generado la operación de venta lo más pronto posible.

Para vender hay que asumir distintos costes lo que supone un esfuerzo económico y de tiempo para cualquier negocio.

  • El coste objetivo del producto o servicio suministrado.
  • El coste de la labor comercial: visitas, muestras de productos, presupuestos o negociaciones.
  • Coste de logística y transporte.
  • Coste de administración, gestión y facturación.

Tardar demasiado tiempo en cobrar puede ahogar financieramente a una empresa, disminuyendo su capacidad operativa y comercial. Un círculo vicioso del que hay que escapar.

Los anticipos de facturas aportan una inyección rápida de efectivo para afrontar los pagos, proteger la actividad y darle dinamismo. Aislándose del peligroso bucle de retrasos e impagos.

Para concretar, el adelanto del importe facturado es similar a la ventaja de cobrar al contado.

¿Quienes intervienen?

El soporte de esta operación lo forman tres partes:

  • La empresa cedente: que realiza la venta y emite la facturaa plazo. Es la que solicita el anticipo.
  • El deudor: cliente del cedente y obligado al pago la facturaen la fecha acordada.
  • La entidad financiera: que se encarga de financiar la operación anticipando el valor de la factura.

El acuerdo se negocia entre la empresa cedente y la compañía financiera. Aunque cada entidad tiene su protocolo los pasos generales son los siguientes:

  • Solicitud: la empresa ofrece a la entidad financiera la cesión de una o varias de sus facturas pendientes de cobro solicitando el adelanto del importe acreditado.
  • Evaluación: la entidad financiera evalúa la solicitud y la solvencia de los deudores, estimando un nivel de riesgo en cada caso.
  • Acuerdo: en el acuerdo se determinan los términos y límites de la financiación. El coste se pacta con un porcentaje sobre el montante total y el cedente entrega las facturas originales y sus derechos para recibir el anticipo.

El pacto de cesión se notificará a cada deudor afectado, ya que la compañía financiera se queda con los derechos de las facturas y será la encargada de realizar las gestiones necesarias para cobrar cada una a su debido tiempo.

Una vez notificado, el deudor debe pagar la factura a la compañía financiera, solo así queda liberado.

facturas circulantis

¿Cómo anticipar facturas?

Para anticipar facturas hay que solicitar una operación de cesión de crédito comercial.

Las facturas deben tener una garantía de pago documentada para que el proceso sea viable.

Es fundamental que este acreditada la fecha de pago.

Siendo así, cualquier autónomo o pyme que lo necesite puede contactar con una compañía especializada para negociar la cesión de sus documentos de cobro, concretar el coste de la operación y recibir el dinero en la cuenta.

Especificar la fecha de pago de la factura es fundamental. La compañía financiera que anticipa el dinero debe saber cuándo va a cobrar.

Se aplica a través de la fórmula de descuento comercial. En este sistema todo el coste de la operación se descuenta al entregar el anticipo. Con la ventaja para la empresa de no tener que realizar más pagos posteriores:

Anticipo = Importe de la factura – Descuento (intereses y comisiones).

El tipo de interés se aplica sobre el importe de la factura y lo normal es que tenga en cuenta el tiempo que falta hasta la fecha de cobro.

Para que la financiación sea posible las facturas deberían cumplir estos requisitos:

  1. Estar aceptadas por los clientes de la empresa, que asumen así su condición de deudores y se comprometen a realizar el pago en su momento.
  2. Estar garantizadas por un título que ofrezca una buena garantía de cobro. Los pagarés son la mejor opción porque tienen una gran validez legal y son perfectos para las operativas de cesión comercial. Lo que se denomina descuento de pagarés.
  3. Las facturas seleccionadas deben estar libres de posibles disputas comerciales, en relación a la calidad del producto, plazos de entrega u otras obligaciones contractuales.

Con la mejora de la tecnología aplicada a internet y la apertura de la actividad financiera al mundo online ahora es más fácil y cómodo encontrar buenas alternativas para anticipar facturas.

¿Qué ventajas tiene el anticipo de facturas?

Como hemos visto, el anticipo de facturas garantiza una financiación rápida y segura a corto plazo para recuperar el coste de las ventas y disponer del margen comercial.

Es un proceso que aumenta la eficacia operativa al disponer de los ingresos previstos de un modo más ágil y sin preocupaciones, para ponerlos a funcionar de inmediato al servicio de la empresa.

Al mismo tiempo, esta financiación genera ventajas adicionales muy valiosas:

  • En términos contables el balance se fortalece, los activos tienen una rotación más alta y participan más veces en la generación de beneficio. Ayuda a reducir también el ratio de endeudamiento.
  • Al recibir el dinero por adelantado el empresario evita tener que gestionar el cobro de cada factura. Le supone un gran ahorro en dinero y tiempo destinado a reclamaciones, avisos y otras incidencias.
  • Ofrece cobertura ante el riesgo de impago contratando la modalidad de anticipo «sin recurso».

Tipos de anticipos de facturas

Dentro del anticipo de facturas, existen dos modalidades diferenciadas:

Anticipo de facturas con recurso

Se conoce como anticipo de facturas con recurso aquel en que, una vez vencido el plazo de cobro de la factura sin que el deudor efectúe el pago, será la empresa cedente quien asuma esa contingencia. Hasta el punto de tener que devolver el anticipo y el coste de la operación.

Anticipo de facturas sin recurso

Se conoce como anticipo de facturas sin recurso aquel en el que el riesgo de impago no lo asume el cedente sino la entidad financiera.

Esta modalidad aporta una gran seguridad a las empresas. En caso de insolvencia por parte del deudor otra entidad asumirá el riesgo, dando a esta inmunidad.

La excepción es que el impago se origine por disputas comerciales, estas no son responsabilidad de la financiera.

El anticipo de facturas en la estrategia financiera

Los ingresos provenientes de la facturación son el motor de cualquier negocio. Hay que poner atención a la forma de gestionarlos para lograr el propósito de solidez y solvencia.

La actividad empresarial exige movilizar recursos humanos y económicos, generando gastos que hay que repercutir en la facturación (sumando el margen de beneficio). Es el proceso natural de desarrollo de una empresa.

Como estrategia financiera, el anticipo de facturas permite recuperar el importe facturado de forma casi inmediata y restituir cuanto antes el equilibrio financiero.

Cada día de retraso en un cobro (pueden pasar varios meses) compromete toda la actividad, con la sombra de la morosidad planeando constantemente.

Incluso los negocios más viables pueden caer si no convierten sus ingresos contables en entradas reales de efectivo.

Como ejemplo, según la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM), en 2019 ha aumentado el periodo medio de pago de las facturas, siendo especialmente grave los retrasos de las grandes empresas.

En los datos de la PMcM destaca que las sociedades no financieras del IBEX tardan de medía 169 días en pagar sus facturas y la media en la Administración pública supera en más del doble su plazo máximo legal de 30 días.

Esta coyuntura acaba arrastrando a las pymes y muchas tampoco pueden pagar en el plazo máximo que fija la ley para el sector privado (60 días):

Por tanto, si no se financian las facturas cualquier momento crítico obligará a un endeudamiento urgente y caro o a comprometer la reputación al no cumplir con las obligaciones contraídas.

Muchas veces merece la pena perder algo de margen comercial –el coste del anticipo- para tener el dinero más rápido. Cuando no hay liquidez ninguna estrategia puede funcionar.

¿Dónde gestionar el anticipo de facturas?

El anticipo de facturas tiene unas necesidades concretas que requieren la máxima flexibilidad y rapidez, todo ello al menor coste posible.

A la banca u otras entidades financieras de capital privado les cuesta poner en marcha su maquinaria de crédito para determinadas operaciones, y si lo hacen, suele ser con demasiadas condiciones y altas comisiones.

Por eso, la solución óptima en estos casos es la financiación participativa.

Este sistema de financiación está basado en la fórmula del crowdlending -préstamos entre particulares- y está muy bien diseñada para estas situaciones.

En la plataforma online de Circulantis permitimos la participación de ahorradores privados en los procesos de financiación.

Una pyme que desee un anticipo para alguna de sus facturas tendrá a su disposición en nuestro sistema un lugar individualizado para su proyecto y los inversores que lo deseen podrán participar en él hasta cubrir el montante del importe.

Las ventajas de nuestro modelo para una pyme son varias:

  • La financiación colectiva es válida para cualquier compañía y flexible en cuanto al volumen de facturas.
  • Es de fácil acceso, rápida y con un coste más ajustado y transparente.
  • Es una oportunidad perfecta para diversificar las fuentes de financiación y no subordinarse tanto al crédito bancario.
  • No computa como deuda en el registro del CIRBE (Centro de Información de Riesgos del Banco de España).

Uno de los aspectos más destacados dentro de nuestro sistema es una absoluta transparencia en cada momento de la gestión y, sobre todo, para fijar el coste de la operación.

Son las pymes y los inversores los que definen el precio, dentro de los márgenes con los que desean operar. Y todo, con una total comodidad porque nuestra compañía financiera se encarga de todos los trámites derivados de pagos y cobros, protegidos con la tecnología de pagos escrow.

En Circulantis, protegemos la seguridad y el beneficio de nuestros usuarios y tenemos como objetivo dar solución a las necesidades principales de cada uno:

  • Fortalecer la liquidez de las pymes gestionando sus activos a corto plazo. Ofrecer la flexibilidad que necesitan sin condicionantes extras.
  • Brindar a cualquier ahorrador privado un entorno donde puede obtener una buena rentabilidad para su dinero, sin riesgos y con alta disponibilidad.

En definitiva, son muchas las pymes y autónomos que están optando por el servicio del anticipo de facturas. En una economía tan exigente y competitiva es vital ofrecer soluciones adaptadas a cada cliente, incluido facilitarse el pago.

Son muchas las obligaciones que un empresario tiene que atender. Es esencial disponer de los ingresos del negocio lo antes posible para afrontar al día a día sin dañar la imagen de la organización.

2 opiniones en “Anticipo de facturas”

    1. Gracias por tu comentario. Nos esforzamos por transmitir nuestros conocimientos del sector, haciendo especial hincapié en el servicio de descuento de pagarés y anticipo de facturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *