¿Cuáles son los requisitos para contratar con la administración pública?

La Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público regula las condiciones y requisitos para contratar con la administración pública. La última modificación nace para integrar las directivas europeas y así armonizar los procedimientos de contratación.

Los contratos con las entidades públicas garantizan un marco regulatorio seguro y son una buena oportunidad para mejorar la facturación. Aunque la legislación también es rigurosa con los requisitos de capacidad y solvencia que exige a las empresas.

Si se logra la adjudicación es esencial proteger la liquidez para poder trabajar. Las facturas emitidas a la entidad correspondiente avalan el factoring a la administración pública, un servicio de financiación para anticipar los importes facturados o certificados.

Desde Circulantis, renovamos la operativa tradicional de factoring con una fórmula de financiación colectiva. Aporta más autonomía y facilita el acceso de autónomos y pymes.

Requisitos

Las entidades públicas deben contratar ahora con más transparencia y un mayor control de los fondos, destinados a favor de un crecimiento sostenible e integrador.

Las empresas que deciden participar en los procesos de contratación deben adaptarse a estos compromisos, garantizando medios suficientes para ofrecer un buen servicio.

En la adjudicación de obras hay que estudiar la forma y plazos de las certificaciones de obra. Son la vía para poder facturar de forma periódica y afrontar mejor el coste de los trabajos.

Los requisitos para contratar con las AAPP se pueden resumir en tres condiciones: aptitud, capacidad y solvencia. Es decir:

  • Pueden contratar las personas físicas o jurídicas (españolas o extranjeras) con plena capacidad de obrar, que no tengan ninguna prohibición para contratar y que acrediten solvencia financiera y técnica.

Estos son los puntos principales:

Aptitud o capacidad de obrar

Las empresas podrán optar a contratos que sean acordes a su finalidad, objeto o actividad, tal y como esté recogido en sus estatutos.

Pueden contratar también con la Administración las uniones temporales de empresas (UTEs) que se constituyan con esa finalidad.

Acreditación requerida:

Las personas jurídicas deben presentar la documentación que acredite su personalidad, documento de escritura pública de la sociedad y los estatutos que regulan su actividad.

No tener prohibición para contratar

Entre otras, esto supone para la empresa solicitante cumplir estas condiciones:

  • No haber tenido condena por delitos penales (asociación ilícita, corrupción, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, fraude…), o por delitos contra Hacienda, la Seguridad Social o la protección del medioambiente.
  • No haber sido sancionada por infracción grave en materia profesional o laboral
  • No estar en concurso de acreedores ni haberlo solicitado. Tampoco haber sido declarada insolvente en algún proceso judicial o administrativo.
  • Estar al corriente de los pagos con Hacienda y la Seguridad Social. Y no estar afectada por sanción administrativa.
  • No haber incurrido en falsedad en alguna declaración responsable.

También, tendrán prohibido contratar las empresas que hayan retirado alguna candidatura indebidamente o, siendo adjudicatarias de un contrato, las que no lo hayan formalizado correctamente o hayan incumplido las condiciones contractuales.

Acreditación requerida:

La prueba podrá establecerse por testimonio judicial o acreditación administrativa. En todo caso, podrá sustituirse por una declaración responsable para contratar con la administración pública, otorgada ante notario público o entidad competente.

En general, para las empresas formalmente constituidas, lo más importante es estar al corriente de los pagos con Hacienda y la Seguridad Social.

Solvencia económica y técnica

Los empresarios deben garantizar un mínimo de solvencia económica y financiera, además de presentar la documentación o títulos que justifiquen la capacidad técnica o profesional necesaria.

La solvencia se puede acreditar con medios externos, a través de los recursos de otras empresas. El solicitante debe demostrar que puede contar con ellos mientras dure el contrato.

En el anuncio de licitación se indicarán las condiciones que debe reunir el contratista y estarán especificadas en el pliego del contrato. También se debe especificar la documentación necesaria para acreditarlas.

Acreditación solvencia económica y financiera

En general, las condiciones se suelen establecer en relación al volumen anual de negocio, el patrimonio neto o las cuentas anuales.

Como documentación, además de lo anterior, se pueden exigir: certificaciones bancarias, seguro de responsabilidad civil, seguros por riesgos profesionales u otras pólizas.

Acreditación de la solvencia técnica:

Se pueden pedir uno o varios de estos requisitos:

  • Obras ejecutadas en los últimos cinco años y avaladas por buena ejecución
  • Medidas de gestión medioambiental, si es pertinente.
  • Documentación o titulación técnica necesaria. Titulación profesional del empresario y directivos.
  • En los contratos de obra o servicios: identificación de los medios y maquinaria a emplear y nombres y cualificación del personal responsable de los trabajos.

Clasificación de las empresas

La ley establece que: “Para los contratos de obras cuyo valor estimado sea igual o superior a 500.000 euros será requisito indispensable que el empresario se encuentre debidamente clasificado como contratista de obras de los poderes adjudicadores”.

Para obtener esta clasificación, una empresa debe acreditar, y mantener vigentes, todas las condiciones para contratar con la administración pública. Es decir, la capacidad de obrar, de contratar y de solvencia.

Con ello, queda incluida en el “Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadas del Sector Público”.

Por tanto, las empresas clasificadas en este registro ya tienen acreditada ante el organismo de contratación correspondiente su capacidad y solvencia.

Esta clasificación no es exigible para las obras de menor valor, los contratos de servicio y el resto de contratos. Bastará con demostrar la solvencia económica y técnica que se solicite en el concurso al que se opta.

Consejos antes de presentarse a concurso público

Antes de presentarse a un concurso es esencial verificar que se reúnen, o se pueden adquirir los requisitos exigidos. Sería una pérdida de tiempo y dinero no hacerlo porque el incumplimiento de alguna condición anula las posibilidades.

Aunque se adjudique el contrato, si la Administración comprueba que existe falta de capacidad o solvencia éste se considerará nulo.

Consejos para autónomos y pymes: 

  • Aunque parezca un proceso complicado no lo es tanto. La mayoría de vosotros podéis acreditar los requisitos más importantes solo por el hecho de cumplir vuestras obligaciones.
  • Es fundamental la solvencia económica -la técnica se presupone al optar a un contrato determinado-. Buscad las mejores fórmulas para ganar liquidez en la gestión diaria y así presentar unas cuentas más saneadas.
  • La nueva ley ofrece la opción de publicar contratos por lotes. Los requisitos de solvencia financiera o técnica deben estar proporcionados a cada lote en concurso. Esto permite que podáis participar en proyectos grandes.
  • La digitalización en el ámbito público ya es un hecho. La normativa actual establece que las solicitudes se realicen de forma online. De hecho, ya es obligatorio la facturación electrónica a la Administración Pública.

Antes de contratar: 

  • Estad al tanto de todas las convocatorias en el ámbito local y autonómico.
  • Tened siempre preparada, y actualizada, la documentación común en estos procesos (cuidado con los pagos pendientes a Hacienda y la Seguridad Social).
  • Seleccionad bien los concursos. Habrá más posibilidades en los que estén más adaptados a vuestras condiciones económicas y técnicas.
  • Tomaos el tiempo necesario para preparar la oferta y estudiad cómo funciona el proceso de selección.
  • En los procesos de subasta solo importa el precio pero en la contratación por concurso ahora también se valoran otros puntos. La calidad, el cuidado medioambiental o la Responsabilidad Social Corporativa son valores al alza.

Hay que tener paciencia. Al principio se compite con empresas con más experiencia y ya adjudicatarias de otros contratos; pero con tiempo, solvencia y buenas prácticas todo llega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *