Una de las inquietudes que sufren los <strong>autónomos y pymes</strong> es el <strong>tiempo que tardan en cobrar sus facturas</strong>. Es habitual negociar algún tipo de aplazamiento en el pago, sobre todo si se trabaja con otras empresas, pero lo que hay que evitar es cualquier circunstancia que pueda dar lugar a retrasos adicionales. <span id="more-1186"></span> En <strong>Circulantis</strong>, reconocemos la importancia de dejar todo bien tratado desde el principio y hacer las cosas bien para evitar las demoras innecesarias. Además, hasta que llega la fecha de cobro hay que vigilar la tesorería y si se prevén problemas analizar las <a href="https://circulantis.com/financiacion" target="_blank" rel="noopener">alternativas de financiación</a> que puedan convertir en liquidez inmediata los importes pendientes. <h2>El valor de los acuerdos comerciales</h2> Una de las mejores medidas es formalizar un <strong>acuerdo comercial</strong> con aquellos clientes de mayor peso o susceptibles de establecer una relación prolongada, pactando las condiciones de precio, mantenimiento o servicio. Todo lo que quede firmado y por escrito dará mayor valor y seguridad a las dos partes. En relación a la <strong>forma de pago</strong> hay elementos claves para definir en el acuerdo: <ul> <li><strong>Establecer las fechas</strong> en las que se enviarán las facturas y el plazo y forma de pago.</li> <li>Elegir algún <strong>medio de pago seguro y cómodo para ambos.</strong> El <a href="https://circulantis.com/blog/el-pagare/" target="_blank" rel="noopener">pagaré</a> es un buen ejemplo porque lo emite el propio cliente confirmando la fecha exacta en la que se podrá cobrar, y con ellos se puede ejercitar el <a href="https://circulantis.com/blog/descuento-de-pagares/" target="_blank" rel="noopener">descuento de pagarés</a> para hacerlos efectivos antes de su vencimiento.</li> </ul> Si se establece como forma de pago general un pagaré a X días, debe quedar claro a partir de qué momento empieza el plazo. Lo lógico sería desde la fecha de la factura pero el cliente puede sugerir que sea a partir de la fecha de su registro o desde el día que otorgue el visto bueno.  Esto cambia mucho las cosas. Se puede incluir alguna penalización en el contrato en caso de retraso pero ya es un tema más delicado y depende de cada circunstancia. <h2>Siete medidas que ayudan a sortear los retrasos</h2> Estas sugerencias te pueden ayudar en la fundamental tarea de cobrar con éxito tus facturas. <ol> <li><strong>Replantea la estrategia comercial. </strong>Tener buenos clientes es una gran fortaleza. Conviene redefinir la estrategia y enfocarla en la búsqueda de clientes sólidos y estables que, además, crean redes de contactos valiosas. Deja atrás aquellos más perezosos en los pagos y que aportan poco al negocio.</li> <li><strong>Evita disputas comerciales</strong>. Es primordial cumplir con tu parte respetando todos los términos del acuerdo. Entrega mercancía de calidad, en los plazos estipulados y con las especificaciones técnicas en regla.  La exigencia empieza con uno mismo y para reclamar primero hay que cumplir.</li> <li><strong>Realiza facturas impecables</strong>. En el sentido más amplio, con todos los detalles de las entregas reflejados correctamente. Respeta las fechas de envío, entrégalas en mano si es posible y también por email, tanto a la persona encargada de contabilizarlas como al responsable de compras que deba dar el visto bueno.</li> <li><strong>Repasa y adjunta toda la documentación necesaria</strong>. Para que el cliente pueda revisar más rápido la factura es necesario adjuntar los partes de trabajo o albaranes firmados por el responsable de la compra, y si hace falta la documentación técnica del producto.</li> <li><strong>Ayuda en lo que puedas</strong>. Hay clientes que pueden pasar por un mal momento circunstancial. Si eres más flexible con los plazos o divides las facturas en importes más pequeños puedes ir cobrando poco a poco y cuando se recuperen te lo agradecerán.</li> <li><strong>Adáptate a cada tipo de cliente. </strong>La incursión en el negocio online es un buen ejemplo de necesidad de adaptación. El servicio y la forma de pago en este entorno cambia bastante y hay que ofrecer distintas opciones que le garanticen al cliente seguridad y agilidad en la gestión.</li> <li><strong>Si lo necesitas anticipa tus facturas. </strong>Con todo en orden y el pagaré en la mano para muchas empresas el anticipo de facturas es un proceso natural. Sabemos las dudas que genera asumir un descuento sobre un importe que te pertenece pero el tiempo juega en tu contra. Esperar, por ejemplo, 60 días por el pago de una cantidad importante puede generarte más problemas y gastos extras de los que pueda parecer.</li> </ol> Por último, estás en tu derecho a reclamar por un retraso injustificado y solicitar que te envíen los pagarés lo antes posible, más aún si has cumplido con tu parte. Si eres responsable y profesional desde el primer momento tus clientes captarán el mensaje y hay más posibilidades de que se comporten igual contigo.

7 buenos hábitos para cobrar con menos retraso

Una de las inquietudes que sufren los autónomos y pymes es el tiempo que tardan en cobrar sus facturas. Es habitual negociar algún tipo de aplazamiento en el pago, sobre todo si se trabaja con otras empresas, pero lo que hay que evitar es cualquier circunstancia que pueda dar lugar a retrasos adicionales.

En Circulantis, reconocemos la importancia de dejar todo bien tratado desde el principio y hacer las cosas bien para evitar las demoras innecesarias. Además, hasta que llega la fecha de cobro hay que vigilar la tesorería y si se prevén problemas analizar las alternativas de financiación que puedan convertir en liquidez inmediata los importes pendientes.

El valor de los acuerdos comerciales

Una de las mejores medidas es formalizar un acuerdo comercial con aquellos clientes de mayor peso o susceptibles de establecer una relación prolongada, pactando las condiciones de precio, mantenimiento o servicio. Todo lo que quede firmado y por escrito dará mayor valor y seguridad a las dos partes.

En relación a la forma de pago hay elementos claves para definir en el acuerdo:

  • Establecer las fechas en las que se enviarán las facturas y el plazo y forma de pago.
  • Elegir algún medio de pago seguro y cómodo para ambos. El pagaré es un buen ejemplo porque lo emite el propio cliente confirmando la fecha exacta en la que se podrá cobrar, y con ellos se puede ejercitar el descuento de pagarés para hacerlos efectivos antes de su vencimiento.

Si se establece como forma de pago general un pagaré a X días, debe quedar claro a partir de qué momento empieza el plazo. Lo lógico sería desde la fecha de la factura pero el cliente puede sugerir que sea a partir de la fecha de su registro o desde el día que otorgue el visto bueno.  Esto cambia mucho las cosas.

Se puede incluir alguna penalización en el contrato en caso de retraso pero ya es un tema más delicado y depende de cada circunstancia.

Siete medidas que ayudan a sortear los retrasos

Estas sugerencias te pueden ayudar en la fundamental tarea de cobrar con éxito tus facturas.

  1. Replantea la estrategia comercial. Tener buenos clientes es una gran fortaleza. Conviene redefinir la estrategia y enfocarla en la búsqueda de clientes sólidos y estables que, además, crean redes de contactos valiosas. Deja atrás aquellos más perezosos en los pagos y que aportan poco al negocio.
  2. Evita disputas comerciales. Es primordial cumplir con tu parte respetando todos los términos del acuerdo. Entrega mercancía de calidad, en los plazos estipulados y con las especificaciones técnicas en regla.  La exigencia empieza con uno mismo y para reclamar primero hay que cumplir.
  3. Realiza facturas impecables. En el sentido más amplio, con todos los detalles de las entregas reflejados correctamente. Respeta las fechas de envío, entrégalas en mano si es posible y también por email, tanto a la persona encargada de contabilizarlas como al responsable de compras que deba dar el visto bueno.
  4. Repasa y adjunta toda la documentación necesaria. Para que el cliente pueda revisar más rápido la factura es necesario adjuntar los partes de trabajo o albaranes firmados por el responsable de la compra, y si hace falta la documentación técnica del producto.
  5. Ayuda en lo que puedas. Hay clientes que pueden pasar por un mal momento circunstancial. Si eres más flexible con los plazos o divides las facturas en importes más pequeños puedes ir cobrando poco a poco y cuando se recuperen te lo agradecerán.
  6. Adáptate a cada tipo de cliente. La incursión en el negocio online es un buen ejemplo de necesidad de adaptación. El servicio y la forma de pago en este entorno cambia bastante y hay que ofrecer distintas opciones que le garanticen al cliente seguridad y agilidad en la gestión.
  7. Si lo necesitas anticipa tus facturas. Con todo en orden y el pagaré en la mano para muchas empresas el anticipo de facturas es un proceso natural. Sabemos las dudas que genera asumir un descuento sobre un importe que te pertenece pero el tiempo juega en tu contra. Esperar, por ejemplo, 60 días por el pago de una cantidad importante puede generarte más problemas y gastos extras de los que pueda parecer.

Por último, estás en tu derecho a reclamar por un retraso injustificado y solicitar que te envíen los pagarés lo antes posible, más aún si has cumplido con tu parte. Si eres responsable y profesional desde el primer momento tus clientes captarán el mensaje y hay más posibilidades de que se comporten igual contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *