Es la pesadilla de cualquier empresa o profesional, no poder cobrar el producto vendido o el servicio prestado. Todo el gasto y el trabajo que ha supuesto esa operación sin ninguna recompensa. Es una situación que puede pasar, pero no hay que resignarse mientras haya alguna posibilidad de [ss_kw]<strong>cobrar las facturas impagadas</strong>[/ss_kw] y recuperar el dinero que te pertenece. <span id="more-1537"></span> Aparte de los impagos otra situación de riesgo habitual es el retraso en el cobro. Aunque la ley marca un plazo máximo de 60 días para pagar una factura muchas veces no se cumple y los plazos se alargan. En <strong>Circulantis</strong>, trabajamos para ofrecer a autónomos y pymes la opción de <a href="https://circulantis.com/financiacion" target="_blank" rel="noopener">obtener financiación</a> de forma sencilla, anticipando el dinero de sus facturas aceptadas y aún pendientes de pago. <h2>¿Qué hacer para cobrar las facturas impagadas?</h2> Una factura impagada es el <a href="https://circulantis.com/blog/como-protegerse-del-riesgo-comercial/" target="_blank" rel="noopener">riesgo comercial</a> por excelencia y, como cualquier riesgo, el mejor modo de tratarlo es anticiparse a él, planificando las acciones necesarias de control y previsión. Para empezar hay dos acciones clave: <ol> <li><strong>Evaluación del cliente y pautas de negociación </strong></li> </ol> Con los clientes nuevos o menos conocidos es fundamental conocer su capacidad de pago. Si tienes dudas valora suspender la relación y, en caso de continuar, protégete lo máximo posible solicitando un porcentaje por anticipado o contratando algún seguro de crédito. En la negociación, siempre hay que dejar muy clara la forma de pago (siendo muy efectivos los pagarés) y la fecha en que se hará efectivo. <ol start="2"> <li><strong>Tener bien documentada toda la operación </strong></li> </ol> En toda la fase del proceso de venta hay que recopilar y guardar toda la documentación generada: emails, presupuestos, contratos, albaranes de entrega, partes de trabajo, justificantes de transporte, etc. Siempre que sea posible firmada por el cliente. Con estas primeras acciones tendrás más garantías de éxito en la reclamación cuando la falta de pago ya sea evidente. <h2>Pasos a seguir para cobrar las facturas impagadas</h2> Puedes seguir estos pasos, de uno en uno, hasta lograr el objetivo: <ol> <li><strong>Busca una solución amistosa</strong>. Confirma con tu cliente cuál es el motivo del retraso. Si está justificado se puede adoptar una solución alternativa o abrir un nuevo plazo con otras garantías.</li> </ol> <ol start="2"> <li><strong>Realiza una reclamación más formal</strong>, por medio de burofax o carta certificada. Esto suma elementos de prueba.</li> </ol> <ol start="3"> <li><strong>Reclamación ejecutiva</strong>. Si la vía amistosa no funcionan hay dos fórmulas interesantes antes de entrar de lleno en un proceso judicial:</li> </ol> <ul> <li>Solicitar un requerimiento notarial para instar al deudor a pagar.</li> <li>Iniciar un procedimiento monitorio ante el juzgado: una solución rápida, pensada para impagos y morosidad, que permite interponer una demanda judicial ejecutiva contra el deudor. Es sencilla y menos costosa (no requiere abogado).</li> </ul> <ol start="4"> <li><strong>Recurrir a compañías especializadas en cobro de deudas</strong>. Es otra alternativa pero resulta muy cara y tampoco garantiza resultados.</li> </ol> <h2>¿Qué puedo hacer si soy autónomo?</h2> Si eres autónomo estas más desprotegido en muchos aspectos. Actúas en tu nombre, como persona física, y debes responder ante cualquier deuda con tu patrimonio. Por tanto, para los autónomos las gestiones para [ss_kw]<strong>cobrar facturas</strong>[/ss_kw] son más decisivas porque la mayoría tienen poco margen de maniobra y un impago puede ser fatal. Aparte de tener en cuenta las medidas anteriores, lo mejor es no tener que llegar a una situación crítica porque cualquier remedio resulta costoso (en tiempo y dinero). En este caso, intentar prevenir el riesgo comercial debe ser tu prioridad. Lo esencial es: <ul> <li><strong>Solicita como garantía de pago algún título fiable</strong>, como <a href="https://circulantis.com/blog/el-pagare/" target="_blank" rel="noopener">los pagarés</a> –documentos que comprometen al firmante al pago de una deuda en una fecha concreta- . Son un buen complemento de seguridad.</li> <li><strong>Cumple con tu parte del acuerdo</strong>: fecha de entrega, productos y calidades. Resuelve lo antes posible cualquier disputa comercial, no des argumentos para retrasar el pago. Registra y guarda toda la documentación de la operación.</li> <li><strong>Emite la factura con todo el contenido en regla y los productos o servicios bien detallados y valorados</strong>. Resalta la forma y fecha de pago. Con la <a href="http://www.facturae.gob.es/factura-electronica/Paginas/factura-electronica.aspx" target="_blank" rel="noopener">factura electrónica</a> se reducen los trámites y es fácil asegurar la recepción.</li> </ul> Si tienes toda la deuda bien documentada y necesitas saber [ss_kw]<strong>cómo cobrar facturas atrasadas</strong>[/ss_kw] te brindamos una solución: el <a href="https://circulantis.com/blog/el-anticipo-de-facturas/" target="_blank" rel="noopener">anticipo de facturas</a>. Con este servicio de financiación puedes adelantar el dinero pendiente, ganar liquidez y reducir esperas y riesgos. En <strong>Circulantis</strong> aplicamos la metodología del <em>crowdlending</em> que, aparte de ser sencillo y rápido, aporta algunas ventajas adicionales para los autónomos: <ol> <li>Es <u>accesible</u>: no dependes del criterio de un departamento de riesgos. En nuestra plataforma tu solicitud, aún con riesgo, puede ser bien recibida por los inversores</li> <li>Es <u>transparente</u>: el coste lo negocias tú en la subasta. La tarifa de gestión está clara desde el principio y no existen costes adicionales.</li> </ol> <h2>¿Puedo cobrar facturas sin ser autónomo?</h2> La respuesta es que <strong>sí</strong>. Puedes [ss_kw]<strong>cobrar facturas sin ser autónomo</strong>[/ss_kw] siempre que las hayas emitido legalmente en su momento, es decir, estando en una situación legal de alta (en Hacienda, la Seguridad Social -RETA- y cumpliendo la normativa local o regional). Si has emitido una factura legalmente y está declarada (IRPF e IVA) pero no cobrada, sigues manteniendo todo el derecho de cobro sobre esa factura, aunque hayas tenido que darte de baja y ya no seas autónomo. Para facturar, el alta en Hacienda es obligatoria (<a href="https://circulantis.com/blog/modelo-036-y-037/" target="_blank" rel="noopener">modelo 036 o 037</a>). Sin embargo, cuando los ingresos son muy bajos hay quien elude el trámite en la Seguridad Social para evitar el pago de la cuota. A pesar de cierto vacío legal, en ese caso, es una práctica muy peligrosa y puede acarrear una sanción. Haciendo las cosas bien, recuerda que el plazo para reclamar una factura por vía notarial o judicial es, en general, de cinco años desde la fecha de emisión de la factura cuando el cliente es otra empresa y tres para particulares. Son tres años también para reclamar un pagaré vencido e impagado.

¿Cómo cobrar las facturas impagadas?

Es la pesadilla de cualquier empresa o profesional, no poder cobrar el producto vendido o el servicio prestado. Todo el gasto y el trabajo que ha supuesto esa operación sin ninguna recompensa. Es una situación que puede pasar, pero no hay que resignarse mientras haya alguna posibilidad de cobrar las facturas impagadas y recuperar el dinero que te pertenece.

Aparte de los impagos otra situación de riesgo habitual es el retraso en el cobro. Aunque la ley marca un plazo máximo de 60 días para pagar una factura muchas veces no se cumple y los plazos se alargan.

En Circulantis, trabajamos para ofrecer a autónomos y pymes la opción de obtener financiación de forma sencilla, anticipando el dinero de sus facturas aceptadas y aún pendientes de pago.

¿Qué hacer para cobrar las facturas impagadas?

Una factura impagada es el riesgo comercial por excelencia y, como cualquier riesgo, el mejor modo de tratarlo es anticiparse a él, planificando las acciones necesarias de control y previsión.

Para empezar hay dos acciones clave:

  1. Evaluación del cliente y pautas de negociación

Con los clientes nuevos o menos conocidos es fundamental conocer su capacidad de pago. Si tienes dudas valora suspender la relación y, en caso de continuar, protégete lo máximo posible solicitando un porcentaje por anticipado o contratando algún seguro de crédito. En la negociación, siempre hay que dejar muy clara la forma de pago (siendo muy efectivos los pagarés) y la fecha en que se hará efectivo.

  1. Tener bien documentada toda la operación

En toda la fase del proceso de venta hay que recopilar y guardar toda la documentación generada: emails, presupuestos, contratos, albaranes de entrega, partes de trabajo, justificantes de transporte, etc. Siempre que sea posible firmada por el cliente.

Con estas primeras acciones tendrás más garantías de éxito en la reclamación cuando la falta de pago ya sea evidente.

Pasos a seguir para cobrar las facturas impagadas

Puedes seguir estos pasos, de uno en uno, hasta lograr el objetivo:

  1. Busca una solución amistosa. Confirma con tu cliente cuál es el motivo del retraso. Si está justificado se puede adoptar una solución alternativa o abrir un nuevo plazo con otras garantías.
  1. Realiza una reclamación más formal, por medio de burofax o carta certificada. Esto suma elementos de prueba.
  1. Reclamación ejecutiva. Si la vía amistosa no funcionan hay dos fórmulas interesantes antes de entrar de lleno en un proceso judicial:
  • Solicitar un requerimiento notarial para instar al deudor a pagar.
  • Iniciar un procedimiento monitorio ante el juzgado: una solución rápida, pensada para impagos y morosidad, que permite interponer una demanda judicial ejecutiva contra el deudor. Es sencilla y menos costosa (no requiere abogado).
  1. Recurrir a compañías especializadas en cobro de deudas. Es otra alternativa pero resulta muy cara y tampoco garantiza resultados.

¿Qué puedo hacer si soy autónomo?

Si eres autónomo estas más desprotegido en muchos aspectos. Actúas en tu nombre, como persona física, y debes responder ante cualquier deuda con tu patrimonio. Por tanto, para los autónomos las gestiones para cobrar facturas son más decisivas porque la mayoría tienen poco margen de maniobra y un impago puede ser fatal.

Aparte de tener en cuenta las medidas anteriores, lo mejor es no tener que llegar a una situación crítica porque cualquier remedio resulta costoso (en tiempo y dinero).

En este caso, intentar prevenir el riesgo comercial debe ser tu prioridad. Lo esencial es:

  • Solicita como garantía de pago algún título fiable, como los pagarés –documentos que comprometen al firmante al pago de una deuda en una fecha concreta- . Son un buen complemento de seguridad.
  • Cumple con tu parte del acuerdo: fecha de entrega, productos y calidades. Resuelve lo antes posible cualquier disputa comercial, no des argumentos para retrasar el pago. Registra y guarda toda la documentación de la operación.
  • Emite la factura con todo el contenido en regla y los productos o servicios bien detallados y valorados. Resalta la forma y fecha de pago. Con la factura electrónica se reducen los trámites y es fácil asegurar la recepción.

Si tienes toda la deuda bien documentada y necesitas saber cómo cobrar facturas atrasadas te brindamos una solución: el anticipo de facturas. Con este servicio de financiación puedes adelantar el dinero pendiente, ganar liquidez y reducir esperas y riesgos.

En Circulantis aplicamos la metodología del crowdlending que, aparte de ser sencillo y rápido, aporta algunas ventajas adicionales para los autónomos:

  1. Es accesible: no dependes del criterio de un departamento de riesgos. En nuestra plataforma tu solicitud, aún con riesgo, puede ser bien recibida por los inversores
  2. Es transparente: el coste lo negocias tú en la subasta. La tarifa de gestión está clara desde el principio y no existen costes adicionales.

¿Puedo cobrar facturas sin ser autónomo?

La respuesta es que . Puedes cobrar facturas sin ser autónomo siempre que las hayas emitido legalmente en su momento, es decir, estando en una situación legal de alta (en Hacienda, la Seguridad Social -RETA- y cumpliendo la normativa local o regional).

Si has emitido una factura legalmente y está declarada (IRPF e IVA) pero no cobrada, sigues manteniendo todo el derecho de cobro sobre esa factura, aunque hayas tenido que darte de baja y ya no seas autónomo.

Para facturar, el alta en Hacienda es obligatoria (modelo 036 o 037). Sin embargo, cuando los ingresos son muy bajos hay quien elude el trámite en la Seguridad Social para evitar el pago de la cuota. A pesar de cierto vacío legal, en ese caso, es una práctica muy peligrosa y puede acarrear una sanción.

Haciendo las cosas bien, recuerda que el plazo para reclamar una factura por vía notarial o judicial es, en general, de cinco años desde la fecha de emisión de la factura cuando el cliente es otra empresa y tres para particulares. Son tres años también para reclamar un pagaré vencido e impagado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *