La ilusión de cualquier emprendedor es convertir en realidad su proyecto empresarial y verlo crecer. Conseguirlo es una gran satisfacción personal, y para ello, uno de los objetivos principales es poder acceder a vías de [ss_kw]<strong>financiación para empresas de nueva creación</strong>[/ss_kw]<strong> </strong>que sean estables y eficientes, un valor que les garantice el dinero necesario para afrontar el gran reto que tienen por delante. <span id="more-1040"></span> Conocedores de esta necesidad, desde <strong>Circulantis</strong> queremos impulsar nuevas soluciones en la <a href="https://circulantis.com/financiacion" target="_blank" rel="noopener"><strong>financiación para empresas</strong></a>; para hacerla más transparente, accesible y menos costosa. Los emprendedores, autónomos o pymes, deben tener la oportunidad de defender su propuesta con las menores limitaciones. Cuando hay una buena idea merece la pena intentarlo porque, como mínimo, será un gran aprendizaje. <h2>¿Cómo conseguir dinero? Financiación para empresas nuevas</h2> Lanzarse al mercado es un ejercicio de voluntad y compromiso, y parte importante del éxito está en planificar muy bien cada paso. Es mucho lo que hay que pensar y decidir: reformar un local, comprar mercancía, contratar gente, buscar proveedores o planificar la campaña de marketing. Sin olvidar los gastos administrativos: altas, seguros, impuestos o asesorías. Todo requiere tener a mano liquidez suficiente para mantener un buen sostén financiero. Las primeras opciones de <strong>financiación para las empresas nuevas</strong> suelen ser: <ul> <li><strong>Recursos propios</strong> y “FFF”. Arriesgar el dinero propio es habitual. En el mundo anglosajón han acuñado el término “fff” para referirse al conjunto: <em>family, friends and fools;</em> expresando así la importancia que tiene el apoyo económico de la familia, amigos o apasionados de la idea cuando se empieza con un negocio.</li> <li><strong>Subvenciones públicas</strong>. Un camino imprescindible para explorar. Hay muchas iniciativas de carácter local, autonómico, nacional o europeo. Hay ayudas generales pero suelen estar pensadas para favorecer proyectos específicos o de apoyo a algunos colectivos. El problema es que, cuando se conceden, tardan demasiado en hacerse efectivas.</li> </ul> En cuanto a la <strong>financiación privada para empresas</strong>, la clave está en buscar las fuentes más ágiles y eficientes. Se puede optar por: <ul> <li><strong>Préstamos bancarios</strong>. Es la solución más clásica y no pasa por un buen momento. Los requisitos y exigencias son cada vez mayores y en las solicitudes de <strong>financiación de las empresas nuevas </strong>este hecho es más evidente.</li> <li><strong>Business angles o venture capital</strong>. A través de ferias o eventos se puede contactar con inversores interesados o apostar también por sociedades de capital riesgo para lograr financiación. Es más viable cuando se trata de proyectos en sectores tecnológicos y con un alto potencial de crecimiento, más atractivas para los inversores.</li> <li><strong><a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener">Crowdlending</a></strong> (préstamos colectivos). Es un modelo de <strong>financiación alternativa</strong> con un gran potencial de desarrollo y posibilidades. Lo ejercen compañías, como nosotros, a través de plataformas online, poniendo en contacto a inversores particulares con las empresas. Gestionamos y facilitamos operaciones de financiación de forma colectiva para lograr beneficios conjuntos. Una solución que amplía el mercado y reduce los costes.</li> </ul> En <strong>Circulantis,</strong> proponemos el <strong><a href="https://circulantis.com/blog/crowdfactoring-que-es-y-como-funciona/" target="_blank" rel="noopener">crowdfactoring</a></strong>, diseñando un nuevo escenario para obtener liquidez inmediata con el <strong><a href="https://circulantis.com/blog/descuento-de-pagares/" target="_blank" rel="noopener">descuento de pagarés</a></strong> para el anticipo de facturas. Nuestra meta es ampliar las opciones en este ámbito aprovechando el desarrollo tecnológico para hacer más sencillo y asequible negociar con los activos comerciales. Las empresas empiezan su camino con el mejor ánimo para fidelizar a sus clientes y vender lo máximo posible. Sin embargo, muchas veces cobrar cada transacción o servicio no resulta tan rápido como sería deseable y las ventas a plazo suponen un riesgo para estos negocios, aún incipientes, y que necesitan de todo su potencial para crecer. Y para eso, para adelantar las facturas pendientes de un modo rápido, práctico e innovador estamos nosotros. Hay que empezar con ilusión pero también con seguridad.

Financiación para empresas de nueva creación

La ilusión de cualquier emprendedor es convertir en realidad su proyecto empresarial y verlo crecer. Conseguirlo es una gran satisfacción personal, y para ello, uno de los objetivos principales es poder acceder a vías de financiación para empresas de nueva creación que sean estables y eficientes, un valor que les garantice el dinero necesario para afrontar el gran reto que tienen por delante.

Conocedores de esta necesidad, desde Circulantis queremos impulsar nuevas soluciones en la financiación para empresas; para hacerla más transparente, accesible y menos costosa. Los emprendedores, autónomos o pymes, deben tener la oportunidad de defender su propuesta con las menores limitaciones. Cuando hay una buena idea merece la pena intentarlo porque, como mínimo, será un gran aprendizaje.

¿Cómo conseguir dinero? Financiación para empresas nuevas

Lanzarse al mercado es un ejercicio de voluntad y compromiso, y parte importante del éxito está en planificar muy bien cada paso. Es mucho lo que hay que pensar y decidir: reformar un local, comprar mercancía, contratar gente, buscar proveedores o planificar la campaña de marketing. Sin olvidar los gastos administrativos: altas, seguros, impuestos o asesorías. Todo requiere tener a mano liquidez suficiente para mantener un buen sostén financiero.

Las primeras opciones de financiación para las empresas nuevas suelen ser:

  • Recursos propios y “FFF”. Arriesgar el dinero propio es habitual. En el mundo anglosajón han acuñado el término “fff” para referirse al conjunto: family, friends and fools; expresando así la importancia que tiene el apoyo económico de la familia, amigos o apasionados de la idea cuando se empieza con un negocio.
  • Subvenciones públicas. Un camino imprescindible para explorar. Hay muchas iniciativas de carácter local, autonómico, nacional o europeo. Hay ayudas generales pero suelen estar pensadas para favorecer proyectos específicos o de apoyo a algunos colectivos. El problema es que, cuando se conceden, tardan demasiado en hacerse efectivas.

En cuanto a la financiación privada para empresas, la clave está en buscar las fuentes más ágiles y eficientes. Se puede optar por:

  • Préstamos bancarios. Es la solución más clásica y no pasa por un buen momento. Los requisitos y exigencias son cada vez mayores y en las solicitudes de financiación de las empresas nuevas este hecho es más evidente.
  • Business angles o venture capital. A través de ferias o eventos se puede contactar con inversores interesados o apostar también por sociedades de capital riesgo para lograr financiación. Es más viable cuando se trata de proyectos en sectores tecnológicos y con un alto potencial de crecimiento, más atractivas para los inversores.
  • Crowdlending (préstamos colectivos). Es un modelo de financiación alternativa con un gran potencial de desarrollo y posibilidades. Lo ejercen compañías, como nosotros, a través de plataformas online, poniendo en contacto a inversores particulares con las empresas. Gestionamos y facilitamos operaciones de financiación de forma colectiva para lograr beneficios conjuntos. Una solución que amplía el mercado y reduce los costes.

En Circulantis, proponemos el crowdfactoring, diseñando un nuevo escenario para obtener liquidez inmediata con el descuento de pagarés para el anticipo de facturas. Nuestra meta es ampliar las opciones en este ámbito aprovechando el desarrollo tecnológico para hacer más sencillo y asequible negociar con los activos comerciales.

Las empresas empiezan su camino con el mejor ánimo para fidelizar a sus clientes y vender lo máximo posible. Sin embargo, muchas veces cobrar cada transacción o servicio no resulta tan rápido como sería deseable y las ventas a plazo suponen un riesgo para estos negocios, aún incipientes, y que necesitan de todo su potencial para crecer.

Y para eso, para adelantar las facturas pendientes de un modo rápido, práctico e innovador estamos nosotros. Hay que empezar con ilusión pero también con seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *