¿Qué es el registro de aceptaciones impagadas (RAI)?

El registro de aceptaciones impagadas es un fichero que recopila a las empresas que han incumplido alguna obligación de pago acreditada.

La morosidad y los impagos perjudican a todos los negocios. De hecho, muchas compañías son insolventes por el riesgo comercial, al sufrir también los impagos de sus clientes. Es esencial romper esa cadena que genera deudas de deudas.

En Circulantis, queremos que las empresas tengan más facilidades para adelantar el dinero de sus facturas como recurso de financiación. Financiar las facturas favorece la liquidez y así se puede pagar a tiempo y evitar problemas de insolvencia.

Esta estrategia es positiva porque si un cliente no paga en la fecha acordada el siguiente paso ya sería cobrar facturas impagadas. Algo que resulta más costoso, en tiempo y dinero.

Además, el R.A.I. (registro de aceptaciones impagadas) es una referencia habitual para comprobar la solvencia de una empresa. Aparecer en él puede provocar que un proveedor anule operaciones comerciales o financieras vitales para el negocio.

Es importante para los administradores y profesionales saber cómo funciona este registro y, al menos, mejorar la gestión comercial y de cobro para no caer en él.

¿Qué es el registro de aceptaciones impagadas?

El RAI tiene como finalidad el saneamiento del tráfico comercial y del sistema financiero. Para ello, gestiona un fichero que recoge incumplimientos de pago de deuda corporativa.

Hay ciertas características que definen bien qué es el registro de aceptaciones impagadas. A diferencia de otros ficheros similares de morosidad su valor documental es sólido y no incluye la insolvencia de particulares o personas físicas.

Este registro toma como base la información procedente de servicios informáticos centralizados de uso bancario. Los apuntes que le interesan al RAI se refieren a deuda documentada y vencida con fuerza ejecutiva.

Tiene un valor cualitativo y cuantitativo. Recoge solo impagos de personas jurídicas (empresas y otras entidades) que estén documentados y con la firma del deudor. El fichero se limita a las deudas impagadas superiores a 300 euros.

Gracias a la naturaleza de los documentos que recopila: pagarés cambiarios, letras de cambio aceptadas y cheques o pagarés en cuenta puede contar con la firma de los deudores reconociendo su obligación.

¿Cuándo puedo aparecer en el RAI?

Como hemos visto, el registro de aceptaciones impagadas recoge solo determinados impagos. Si no estás en esas situaciones no hay riesgo de aparecer en él.

Estos son los requisitos de entrada. Hay que cumplirlos todos, de no ser así no tienes que preocuparte, al menos por este fichero.

Requisitos RAINo aparecerás si:
Ser una persona jurídica

Sociedades mercantiles (S.L, S.L.U. o S.A.) y otras entidades u organizaciones de naturaleza jurídica

Si eres un trabajador autónomo y actúas con tu NIF personal no hay riesgo.

Otra cosa es que hayas constituido una sociedad limitada unipersonal (S.L.U), esto ya confiere una personalidad jurídica a las deudas.

Deuda vencida firmada La deuda impagada debe estar documentada y firmada por ti, reconociendo las condiciones y cantidades pendientes.
Deuda vencida superior a 300 eurosSi has incurrido en algún impago pero este es inferior a dicha cantidad no hay problema

En definitiva, al emitir un pagaré o un cheque o aceptar una letra estás expuesto a aparecer en el fichero si no pagas el importe en la fecha acordada.

Un detalle clave es que el RAI se alimenta de la información centralizada de masas bancarias, la que aportan bancos, cajas de ahorro, cajas rurales o cooperativas de crédito. La deuda acreditada y vencida que pase por esas fuentes irá al registro.

Aunque te libres del RAI hay otros ficheros de morosidad (Asnef, Badexcug…) que incluyen a empresas y anotan cualquier impago. Estos registros también son consultados por las entidades de crédito.

Por tanto, es vital que busques las formulas necesarias para garantizar tu capacidad de pago. Cualquier insolvencia te expone a muchos problemas: jurídicos, comerciales y financieros.

Debes proteger la liquidez de tu negocio y anticipar los cobros que sean necesarios para cubrir todas las obligaciones comerciales y financieras. Además, conviene realizar previsiones y provisiones de efectivo para cubrir imprevistos.

En Circulantis te ayudamos a hacerlo con una metodología rápida e innovadora.

¿Cómo comprobar si estoy en el RAI?

Si te preguntasmo saber si estoy en el rai ten en cuenta que es un registro diferente a otros del mismo tipo. Por ejemplo, aquellos que incluyen a personas físicas están obligados a cumplir la Ley de Protección de Datos Personales.

La Agencia Española de Protección de Datos obliga al responsable del fichero a comunicar al deudor su inclusión en un plazo de 30 días, con un plazo similar para reclamar cualquier incorrección. Además, las consultas deben ser gratuitas.

No es el caso del RAI. Sus características a la hora de recopilar los datos, el tipo de deuda que recoge y que los deudores sean personas jurídicas le permite restringir el acceso y cobrar por las consultas.

El acceso solo está autorizado a:

  • Personas físicas o jurídicas que puedan acreditar que tienen un crédito concedido o solicitado por una persona jurídica.
  • Compañías especializadas en informes de solvencia.

Para acceder primero hay que darse de alta. La forma más sencilla es a través de la página web. El alta exige la firma del Documento de Aceptación de las condiciones de acceso, obtención y suministro de información del RAI.

Solo los usuarios registrados (con código y contraseña) pueden comprobar los datos del fichero. Las consultas se harán siempre indicando el número/código de identificación fiscal (NIF/CIF) del deudor. Hay dos formas de hacerlo:

  • Vía web:. Tras indicar el/los NIF a consultar el sistema remite un email con el código de consulta y el importe a pagar. Una vez efectuado el pago se puede ver la información relativa a los números solicitados.
  • Vía tramas de información: El usuario debe tener una infraestructura de telecomunicaciones para que se pueda activar una conexión dedicada.

Si el NIF consultado está incluido en el RAI el sistema proporciona todos los apuntes asociados al deudor y la cantidad que tiene pendiente de pago. Tras la consulta se envía al solicitante la factura justificativa.

Si no tienes acceso al fichero solo podrás comprobar algún NIF a través de un tercero autorizado.

¿Se puede salir del RAI? ¿Cómo?

Entrar en el registro de aceptaciones impagadas supone una permanencia máxima de 60 meses, es decir, cinco años desde la fecha de inclusión. Tras ese plazo se elimina el apunte aunque no hayas abonado la cantidad pendiente.

Para salir antes lo primero es pagar las cantidades pendientes. Después, ponte en contacto con el responsable del fichero o la entidad financiera que ha registrado la deuda y presenta los documentos acreditativos del pago de la misma.

En los ficheros automatizados como este el proceso de reclamación no es sencillo. En general, las correcciones necesitan que el sistema centralizado actualice los datos.

Con estas condiciones la mejor estrategia contra el RAI es evitarlo. ¿Cómo?

  • Prepara un informe diario de las facturas pendientes de cobro y su plazo de vencimiento.
  • Planifica las fechas de las entradas y salidas previstas de efectivo para saber si cuantas con dinero suficiente en cada momento.
  • Adelanta el cobro de las facturas para corregir desviaciones de tesorería y disminuir los gastos de gestión, reclamaciones y posibles impagos.
  • Busca financiación alternativa para reducir la exposición a los bancos.

La base general de todos los registros de morosidad es la información bancaria. Sin duda, los servicios que ofrecen los bancos son valiosos para un negocio pero a veces no son la mejor opción cuando se trata de pedir financiación.

A esto se suma que cada operación de crédito que otorga un banco a algún cliente le obliga a remitir los datos a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

Por estas razones, algo tan necesario como un anticipo de facturas o un descuento de pagarés resulta más sencillo y con menos consecuencias a través de la financiación alternativa online.

En Circulantis no te pedimos avales ni estamos obligados a ceder información a la CIRBE, RAI u otros ficheros similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *