¿Qué es un pagaré conformado?

La vía de financiación más habitual en las empresas es el crédito comercial. Muchas compran a plazo y emiten títulos valores, como los pagarés, para responder del pago de las facturas.

Cuando el deudor entrega un pagaré conformado por su banco está asegurando que el importe se pagará en la fecha acordada.

Las empresas se merecen un entorno seguro. Las que venden a crédito necesitan derechos de cobro fiables para reducir el riesgo de impago o morosidad. Los pagarés, además, les permiten adelantar el dinero gracias al descuento de pagarés.

En Circulantis, avanzamos para superar la rigidez tradicional en los anticipos de facturas. Lo conseguimos gracias a la tecnología y la financiación colectiva online del crowdfactoring.

¿Qué es un pagaré conformado?

Un pagaré es un título valor que representa una promesa de pago. El firmante se compromete a pagar una cantidad determinada a otro en el lugar y fecha (vencimiento) indicados en el impreso.

Dentro de la Ley Cambiaria, el pagaré comparte muchas disposiciones legales con la letra de cambio. Sin embargo, la práctica bancaria lo asemeja más al cheque.

Esto es fundamental para entender qué es un pagare conformado. En concreto, la normativa prevé la conformación para los cheques pero su uso se amplía también a los pagarés, cuando están referidos a una sucursal y una cuenta bancaria para abonar la suma.

Un pagaré conformado por el banco refuerza la promesa explicita que se firma al emitir el título.

¿Cómo es un pagaré conformado?

La conformación implica que el banco pasa a tener un papel de árbitro. Su compromiso es doble: garantizar que el documento se emite vinculado a una cuenta con fondos suficientes y que a la fecha de vencimiento del pagaré se hará cargo del pago.

Para ser efectivo, en el documento debe figurar la indicación de conformado, visado, certificado u otra anotación similar, con la firma o sello de la entidad.

A diferencia del cheque, el pagaré por su naturaleza ya cumple el resto de requisitos de la conformación, como identificar al beneficiario e indicar la fecha y lugar de emisión.

Cuando el deudor solicita a su banco que le conforme un pagaré autoriza la reserva de fondos en su cuenta (en la forma que haya pactado con la entidad). Es la clave para ofrecer a su acreedor la certeza de que su banco responderá en su momento.

¿Cuándo se utiliza?

En las operaciones comerciales entre empresas es común el uso del pagaré para atender las facturas en el plazo acordado.

En operaciones de mayor volumen o riesgo el vendedor puede pedir garantías adicionales y solicitar a su cliente un pagaré conformado por su banco. También se puede entregar a iniciativa del cliente, sobre todo para sus acreedores más sensibles.

El primer objetivo es ofrecer al beneficiario tranquilidad ante el cobro. Igualmente, es otra herramienta importante para combatir los efectos de la morosidad.

Los retrasos generalizados a la hora de pagar perjudican la cadena natural de cobros y pagos. Con el agravante de que las grandes compañías y la Administración suelen operar con plazos de pago por encima de los límites legales lo que perjudica a los proveedores, especialmente autónomos y pymes.

Por estas razones, es prioritario dar fiabilidad a los documentos cambiarios, a través de avales, conformaciones bancarias o fórmulas similares.

Muchos empresarios y emprendedores en España trabajan con poco margen de maniobra y necesitan derechos de cobro sólidos que les faciliten acceder a vías de financiación para adelantar el dinero de sus ventas.

La falta de liquidez es un síntoma serio de que las cosas no van bien.

Diferencia entre pagaré conformado y tradicional

La diferencia principal entre un pagaré conformado y uno estándar radica en la mayor confianza que genera el primero.

Realmente, la promesa explicita del título ya es vinculante a efectos jurídicos y ofrece garantías legales para reclamar por distintas vías en caso de impago. Pero la conformación del banco completa la seguridad que no ofrece una simple promesa.

  • Aun así, ninguna conformidad bancaria le exime a la persona autorizada al cobro de cumplir con su obligación.

El beneficiario debe presentar el documento original en la fecha y lugar establecidos, y demostrar su legitimidad para cobrar la suma indicada. Si no lo hace así, pierde su derecho.

También es importante asegurarse de que la cláusula de conformación que aporta el banco está bien especificada y acredita la disponibilidad de fondos al vencimiento y no otra cosa.

Debemos recordar la importancia que tiene para un negocio poder generar liquidez porque todo gira en torno a ello. Cobrar siempre lo antes posible es una estrategia vital.

Los descuentos de pagarés a través de los nuevos modelos de financiación colectiva aseguran una metodología dinámica y transparente, libre de ataduras y sin costes adicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *