El [ss_kw]<strong>modelo 131</strong>[/ss_kw] forma parte del grupo de declaraciones trimestrales que un autónomo debe tener en cuenta porque quizá esté obligado a presentarla según cómo sea su actividad. En este caso, es una liquidación a cuenta del Impuesto de la renta de personas físicas (IRPF), originada al obtener rendimientos de actividades económicas por cuenta propia. <span id="more-932"></span> ¿Cómo se determina ese rendimiento? Hay dos métodos. En general, se aplica el régimen de estimación directa, donde se tributa por la diferencia entre ingresos y gastos deducibles, a través del modelo 130. El [ss_kw]<strong>modelo 131 de autónomos</strong>[/ss_kw]<strong> </strong>se emplea para adaptarse a otras actividades donde la agencia tributaria (AEAT) permite la estimación objetiva (o en su forma más conocida, por módulos). <div style="background: aliceblue; padding: 20px; border: 1px solid gray;"> <b>Índice del artículo</b> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#primero"><strong>- Tributación en el modelo 131, ¿para qué sirve?</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#segundo"><strong> - Condiciones para la estimación objetiva en 2017</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#tercero"><strong> - ¿Cómo rellenar el modelo 131?</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#cuarto"><strong> - La importancia de la estrategia empresarial</strong></a> </div> <h2 id="primero"><span style="color: #2ba9d9;">Tributación en el modelo 131, ¿para qué sirve?</span></h2> Para la [ss_kw]<strong>agencia tributaria el modelo 131</strong>[/ss_kw] de estimación objetiva busca facilitar la gestión y declaración de determinadas actividades. El rendimiento neto se establece mediante la aplicación de baremos o índices en función de los llamados datos-base de cada negocio, por ejemplo: tipo de actividad, tamaño del local, ubicación o número de empleados. Para cada ejercicio los baremos se establecen según los datos-base existentes a 1 de enero o en el inicio de la actividad si es el caso. Las actividades incluidas pertenecen a distintos epígrafes del <strong>Impuesto sobre Actividades Económicas</strong>, IAE. Están reconocidos estos grupos: <ul> <li>Sector primario (agrícolas, pesqueras, ganaderas y forestales)</li> <li>Comercio al por menor</li> <li>Hostelería</li> <li>Transporte de mercancías y pasajeros</li> <li>Talleres de reparación (vehículos, maquinaria o bienes de consumo)</li> <li>Elaboración y comercio de pan, bollería y similares</li> <li>Otros servicios (como peluquerías, autoescuelas o copisterías)</li> </ul> La tributación por el [ss_kw]<strong>modelo 131 de autónomos</strong>[/ss_kw] tiene estas características: <ul> <li><strong>Simplifica la gestión administrativa</strong> al no ser obligatorio llevar un registro de ingresos y gastos, aunque sí se deben guardar ordenadas todas las facturas y los justificantes de los índices aplicados. Si además se deducen amortizaciones también será necesario llevar un libro de bienes de inversión.</li> <li>La cuantía de esta liquidación no depende del beneficio real. El <strong>rendimiento se mantiene estable</strong> lo que permite conocer mejor lo que se pagará cada período, independientemente de los resultados.</li> </ul> Para <strong>los autónomos</strong> que se den de alta en estas actividades se aplicará directamente la estimación objetiva, siempre que se cumplan las condiciones que marca la ley. Aún así, es posible renunciar a ella, en el momento del alta o más adelante (en el mes de diciembre anterior al año en el que ha de surtir efecto).  La renuncia implica la inclusión en el régimen de estimación directa y es muy importante saber que cualquier cambio de régimen se debe mantener, como mínimo, durante tres años. Hay que valorar muy bien si conviene la renuncia, sobre todo en el momento del alta, porque si las cosas no van tan bien como se espera siempre habrá que pagar la cantidad que corresponda. Sin embargo, puede ser una ventaja si se tienen unas previsiones altas que obligarían a pagar más cada trimestre en estimación directa. <h2 id="segundo"><span style="color: #2ba9d9;">Condiciones para la estimación objetiva en 2017</span></h2> La normativa impone límites y condiciones para acceder a este sistema. La <strong>estimación objetiva en 2017</strong> está en plena revisión tras la Orden Ministerial <a href="http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2016-11252" target="_blank" rel="noopener noreferrer">HFP/1823/2016</a> que regula los nuevos parámetros de esta modalidad, más estrictos. Actualmente, estamos en un período transitorio entre la legislación anterior y la nueva, que debe culminar con los márgenes definitivos en 2018. Las referencias que se toman para valorar si se puede aplicar la estimación objetiva se basan en el volumen de negocio del ejercicio anterior. En caso de inicio de actividad en ese ejercicio las cifras obtenidas se elevarían proporcionalmente al año. Estos son los límites válidos para 2017. <ul> <li><strong>Ingresos totales</strong>. Un máximo de 250.000 euros, siendo de 125.000 para las operaciones en las que exista obligación de expedir factura. Para el año 2018, estos límites pasarían a ser de 150.000 euros en el primer caso (excepto para las actividades agrícolas, ganaderas y forestales que se mantiene) y de 75.000 euros en el segundo.</li> <li><strong>Volumen de compras</strong>. No superior a 250.000 euros (excepto inversión). En 2018 se reducirá a 125.000 euros.</li> </ul> Además de lo anterior, la <strong>AEAT al modelo 131</strong> le pone estas condiciones: <ul> <li>No se deben realizar otras actividades en régimen de estimación directa. Si es así, todas deben tributar por el 130. Hacienda mantiene el criterio de incompatibilidad de regímenes.</li> <li>Las actividades económicas deben pertenecer al ámbito de aplicación del IRPF. En cuanto al IVA, no se debe haber renunciado al régimen simplificado (salvo si se está excluido) ni al especial de la ganadería, agricultura y pesca.</li> </ul> También destacamos que con esta orden se eliminan de este régimen, y pasan a estimación directa, las actividades sujetas a retención del 1% de los grupos 3, 4 y 5 del IAE (como las de albañilería, fontanería y similares). Por último, los índices y módulos ya establecidos no se han modificado con la nueva legislación. <h2 id="tercero"><span style="color: #2ba9d9;">¿Cómo rellenar el modelo 131?</span></h2> Igual que para otras declaraciones, desde el 2014 ya no hay la posibilidad de presentación en papel pre-impreso. Se debe cubrir desde el <a href="http://www.agenciatributaria.es/" target="_blank" rel="noopener noreferrer">portal web de la AEAT</a>, tanto para presentarlo de forma digital como para obtener el <strong>modelo 131 en pdf </strong>desde su servicio de impresión, para presentarlo posteriormente en los lugares asignados. Las <strong>instrucciones</strong> para cumplimentar el <strong>modelo 131</strong> que proporciona Hacienda, son una buena herramienta porque ofrece información concreta de cada paso. Estos son los apartados del impreso: <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">1.</span><strong> Declarante</strong>. Se indica el NIF, nombre y apellidos del declarante. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">2.</span><strong> Devengo</strong>. El ejercicio (el año que corresponda) y período (nº de trimestre). <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">3.</span><strong> Liquidación</strong>. Sirve para calcular el importe total de la liquidación. Consta de cuatro subapartados: I. Actividades distintas de las agrícolas, ganaderas y forestales Para cada tipo de actividad se anotará: <ul> <li><strong>Epígrafe</strong> (según IAE)</li> <li><strong>Rendimiento neto</strong>. Se calcula teniendo en cuenta los baremos asignados en función de los datos-base, aplicando después las deducciones, índices reductores y otras minoraciones que contemple la ley.</li> <li><strong>Porcentaje aplicable</strong>. Varía según el número de empleados en la fecha de cómputo de los datos-base. Sería: el 2 % si no hay asalariados, 3% con uno y 4% con más de uno. Se puede optar por porcentajes mayores.</li> </ul> Aplicando el porcentaje correspondiente a cada rendimiento neto se obtiene la suma del pago fraccionado provisional (casilla 2). II. Las mismas actividades cuando no hay posibilidad de determinar los datos-base En este caso, para el valor del pago fraccionado previo (casilla 4) se toma el volumen de ingresos o ventas del trimestre y se aplica el 2%. III. Actividades agrícolas, ganaderas y forestales La cuota previa (casilla 6) sería el volumen de ingresos del trimestre (sin contar las subvenciones de capital ni las indemnizaciones) por el 2%. IV. Total Liquidación = Suma de los pagos fraccionados anteriores (casillas 2, 4 y 6). (-) Retenciones e ingresos a cuenta practicadas en el trimestre. (-) Deducción especial, aplicada por tramos, para rendimientos netos del ejercicio anterior inferiores a 12.000 euros (entre 25 y 100 euros de deducción). (-) Resultados negativos de trimestres anteriores. (-) Cantidades admitidas según la ley IRPF por pago de préstamos para adquisición o rehabilitación de vivienda habitual. (-) Ingresos efectuados en otra declaración complementaria. = Resultado final de la autoliquidación. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">4.</span> <strong>Ingreso</strong>. Si el resultado es positivo se consigna la forma de pago y el número de cuenta si procede. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">5.</span> <strong>A deducir.</strong> Se marcará esta casilla cuando un resultado negativo se pueda deducir en los siguientes trimestres, es decir, todos menos el último. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">6.</span> <strong>Negativa</strong>. Se marca la casilla si la declaración ha resultado negativa en el último trimestre. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">7.</span> <strong>Complementaria</strong>. Sólo en caso de haber hecho una declaración anterior por el mismo período, indicando la referencia de la misma. <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">8.</span> <strong>Lugar, fecha y firma</strong>. Que valida la declaración. Según indica la [ss_kw]<strong>agencia tributaria el modelo 131</strong>[/ss_kw] debe realizarse de forma trimestral, con cuatro pagos fraccionados. Se presentarán en el mes siguiente a cada trimestre finalizado. Los plazos serían antes del día 20 de abril, de julio y de octubre para los tres primeros, siendo para el último antes del 30 de enero del año siguiente. <h2 id="cuarto"><span style="color: #2ba9d9;">La importancia de la estrategia empresarial</span></h2> Desde <strong>Circulantis </strong>queremos recordarte que es esencial una buena estrategia de negocio. No solo se deben considerar las cuestiones comerciales sino también todos los aspectos fiscales, administrativos y financieros. Del documento de alta en Hacienda (036 o 037) saldrán la mayor parte de tus obligaciones tributarias y es fundamental  tomar las decisiones adecuadas para ajustar la carga impositiva. Los que tributan a través del [ss_kw]<strong>modelo 131</strong>[/ss_kw] trabajan mucho con clientes particulares, pero también pueden realizar servicios a empresas que les soliciten un pago aplazado. Tener liquidez es siempre una buena garantía de solvencia y por eso recomendamos la gestión rápida de cualquier factura pendiente de cobro. Nuestro servicio, a través del <a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener noreferrer"><strong>crowdlending</strong>,</a> promueve una plataforma de préstamos colectivos online para el anticipo de facturas desde una propuesta abierta y colaborativa. Una solución rápida y muy accesible para cualquier negocio. Con libertad y transparencia.

GUIA DEL MODELO 131

El modelo 131 forma parte del grupo de declaraciones trimestrales que un autónomo debe tener en cuenta porque quizá esté obligado a presentarla según cómo sea su actividad. En este caso, es una liquidación a cuenta del Impuesto de la renta de personas físicas (IRPF), originada al obtener rendimientos de actividades económicas por cuenta propia.

¿Cómo se determina ese rendimiento? Hay dos métodos. En general, se aplica el régimen de estimación directa, donde se tributa por la diferencia entre ingresos y gastos deducibles, a través del modelo 130. El modelo 131 de autónomos se emplea para adaptarse a otras actividades donde la agencia tributaria (AEAT) permite la estimación objetiva (o en su forma más conocida, por módulos).

Tributación en el modelo 131, ¿para qué sirve?

Para la agencia tributaria el modelo 131 de estimación objetiva busca facilitar la gestión y declaración de determinadas actividades. El rendimiento neto se establece mediante la aplicación de baremos o índices en función de los llamados datos-base de cada negocio, por ejemplo: tipo de actividad, tamaño del local, ubicación o número de empleados. Para cada ejercicio los baremos se establecen según los datos-base existentes a 1 de enero o en el inicio de la actividad si es el caso.

Las actividades incluidas pertenecen a distintos epígrafes del Impuesto sobre Actividades Económicas, IAE. Están reconocidos estos grupos:

  • Sector primario (agrícolas, pesqueras, ganaderas y forestales)
  • Comercio al por menor
  • Hostelería
  • Transporte de mercancías y pasajeros
  • Talleres de reparación (vehículos, maquinaria o bienes de consumo)
  • Elaboración y comercio de pan, bollería y similares
  • Otros servicios (como peluquerías, autoescuelas o copisterías)

La tributación por el modelo 131 de autónomos tiene estas características:

  • Simplifica la gestión administrativa al no ser obligatorio llevar un registro de ingresos y gastos, aunque sí se deben guardar ordenadas todas las facturas y los justificantes de los índices aplicados. Si además se deducen amortizaciones también será necesario llevar un libro de bienes de inversión.
  • La cuantía de esta liquidación no depende del beneficio real. El rendimiento se mantiene estable lo que permite conocer mejor lo que se pagará cada período, independientemente de los resultados.

Para los autónomos que se den de alta en estas actividades se aplicará directamente la estimación objetiva, siempre que se cumplan las condiciones que marca la ley. Aún así, es posible renunciar a ella, en el momento del alta o más adelante (en el mes de diciembre anterior al año en el que ha de surtir efecto).  La renuncia implica la inclusión en el régimen de estimación directa y es muy importante saber que cualquier cambio de régimen se debe mantener, como mínimo, durante tres años.

Hay que valorar muy bien si conviene la renuncia, sobre todo en el momento del alta, porque si las cosas no van tan bien como se espera siempre habrá que pagar la cantidad que corresponda. Sin embargo, puede ser una ventaja si se tienen unas previsiones altas que obligarían a pagar más cada trimestre en estimación directa.

Condiciones para la estimación objetiva en 2017

La normativa impone límites y condiciones para acceder a este sistema. La estimación objetiva en 2017 está en plena revisión tras la Orden Ministerial HFP/1823/2016 que regula los nuevos parámetros de esta modalidad, más estrictos. Actualmente, estamos en un período transitorio entre la legislación anterior y la nueva, que debe culminar con los márgenes definitivos en 2018.

Las referencias que se toman para valorar si se puede aplicar la estimación objetiva se basan en el volumen de negocio del ejercicio anterior. En caso de inicio de actividad en ese ejercicio las cifras obtenidas se elevarían proporcionalmente al año. Estos son los límites válidos para 2017.

  • Ingresos totales. Un máximo de 250.000 euros, siendo de 125.000 para las operaciones en las que exista obligación de expedir factura. Para el año 2018, estos límites pasarían a ser de 150.000 euros en el primer caso (excepto para las actividades agrícolas, ganaderas y forestales que se mantiene) y de 75.000 euros en el segundo.
  • Volumen de compras. No superior a 250.000 euros (excepto inversión). En 2018 se reducirá a 125.000 euros.

Además de lo anterior, la AEAT al modelo 131 le pone estas condiciones:

  • No se deben realizar otras actividades en régimen de estimación directa. Si es así, todas deben tributar por el 130. Hacienda mantiene el criterio de incompatibilidad de regímenes.
  • Las actividades económicas deben pertenecer al ámbito de aplicación del IRPF. En cuanto al IVA, no se debe haber renunciado al régimen simplificado (salvo si se está excluido) ni al especial de la ganadería, agricultura y pesca.

También destacamos que con esta orden se eliminan de este régimen, y pasan a estimación directa, las actividades sujetas a retención del 1% de los grupos 3, 4 y 5 del IAE (como las de albañilería, fontanería y similares). Por último, los índices y módulos ya establecidos no se han modificado con la nueva legislación.

¿Cómo rellenar el modelo 131?

Igual que para otras declaraciones, desde el 2014 ya no hay la posibilidad de presentación en papel pre-impreso. Se debe cubrir desde el portal web de la AEAT, tanto para presentarlo de forma digital como para obtener el modelo 131 en pdf desde su servicio de impresión, para presentarlo posteriormente en los lugares asignados.

Las instrucciones para cumplimentar el modelo 131 que proporciona Hacienda, son una buena herramienta porque ofrece información concreta de cada paso.

Estos son los apartados del impreso:

1. Declarante. Se indica el NIF, nombre y apellidos del declarante.
2. Devengo. El ejercicio (el año que corresponda) y período (nº de trimestre).
3. Liquidación. Sirve para calcular el importe total de la liquidación. Consta de cuatro subapartados:

I. Actividades distintas de las agrícolas, ganaderas y forestales

Para cada tipo de actividad se anotará:

  • Epígrafe (según IAE)
  • Rendimiento neto. Se calcula teniendo en cuenta los baremos asignados en función de los datos-base, aplicando después las deducciones, índices reductores y otras minoraciones que contemple la ley.
  • Porcentaje aplicable. Varía según el número de empleados en la fecha de cómputo de los datos-base. Sería: el 2 % si no hay asalariados, 3% con uno y 4% con más de uno. Se puede optar por porcentajes mayores.

Aplicando el porcentaje correspondiente a cada rendimiento neto se obtiene la suma del pago fraccionado provisional (casilla 2).

II. Las mismas actividades cuando no hay posibilidad de determinar los datos-base

En este caso, para el valor del pago fraccionado previo (casilla 4) se toma el volumen de ingresos o ventas del trimestre y se aplica el 2%.

III. Actividades agrícolas, ganaderas y forestales

La cuota previa (casilla 6) sería el volumen de ingresos del trimestre (sin contar las subvenciones de capital ni las indemnizaciones) por el 2%.

IV. Total Liquidación

= Suma de los pagos fraccionados anteriores (casillas 2, 4 y 6).

(-) Retenciones e ingresos a cuenta practicadas en el trimestre.

(-) Deducción especial, aplicada por tramos, para rendimientos netos del ejercicio anterior inferiores a 12.000 euros (entre 25 y 100 euros de deducción).

(-) Resultados negativos de trimestres anteriores.

(-) Cantidades admitidas según la ley IRPF por pago de préstamos para adquisición o rehabilitación de vivienda habitual.

(-) Ingresos efectuados en otra declaración complementaria.

= Resultado final de la autoliquidación.

4. Ingreso. Si el resultado es positivo se consigna la forma de pago y el número de cuenta si procede.
5. A deducir. Se marcará esta casilla cuando un resultado negativo se pueda deducir en los siguientes trimestres, es decir, todos menos el último.
6. Negativa. Se marca la casilla si la declaración ha resultado negativa en el último trimestre.
7. Complementaria. Sólo en caso de haber hecho una declaración anterior por el mismo período, indicando la referencia de la misma.
8. Lugar, fecha y firma. Que valida la declaración.

Según indica la agencia tributaria el modelo 131 debe realizarse de forma trimestral, con cuatro pagos fraccionados. Se presentarán en el mes siguiente a cada trimestre finalizado. Los plazos serían antes del día 20 de abril, de julio y de octubre para los tres primeros, siendo para el último antes del 30 de enero del año siguiente.

La importancia de la estrategia empresarial

Desde Circulantis queremos recordarte que es esencial una buena estrategia de negocio. No solo se deben considerar las cuestiones comerciales sino también todos los aspectos fiscales, administrativos y financieros. Del documento de alta en Hacienda (036 o 037) saldrán la mayor parte de tus obligaciones tributarias y es fundamental  tomar las decisiones adecuadas para ajustar la carga impositiva.

Los que tributan a través del modelo 131 trabajan mucho con clientes particulares, pero también pueden realizar servicios a empresas que les soliciten un pago aplazado. Tener liquidez es siempre una buena garantía de solvencia y por eso recomendamos la gestión rápida de cualquier factura pendiente de cobro. Nuestro servicio, a través del crowdlending, promueve una plataforma de préstamos colectivos online para el anticipo de facturas desde una propuesta abierta y colaborativa.

Una solución rápida y muy accesible para cualquier negocio. Con libertad y transparencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *