Los datos que revela la <strong>Asociación Forética</strong>, organización de empresas y profesionales destinada a la promoción de una gestión responsable y de buen gobierno, son muy positivos para las pymes. Cada vez son más las que solicitan y obtienen la <strong>certificación SGE21</strong>, una normativa europea que se ocupa de establecer los criterios para implementar, auditar y certificar los sistemas de gestión ética y responsable. <span id="more-1008"></span> Esta norma se ha ido reforzando para adquirir el mayor estándar de exigencia posible y convertir su certificado en una referencia internacional, y un elemento de respeto para cualquier empresa que lo posea. En <strong>Circulantis</strong>, percibimos la responsabilidad social corporativa (RSC) como una gran aliada competitiva para las pymes, y una oportunidad de innovar y desarrollar nuevos productos y servicios. En un momento en que la sostenibilidad y el medio ambiente son ejes prioritarios para el futuro. <h2>Los principios de un sistema de gestión responsable</h2> Se debe trabajar en todos los ámbitos para buscar la excelencia en el buen gobierno. Es necesario mejorar la eficiencia y sostenibilidad en los procesos, pero también los valores y actitudes en el comportamiento y las relaciones, internas y externas. Estos son los principios básicos para reforzar un liderazgo responsable: <ul> <li><strong>Sostenibilidad</strong> de los recursos y ahorro energético</li> <li>Acceso responsable a los <strong>bienes de producción</strong>, con el mayor cuidado en la cadena de proveedores</li> <li>Fidelidad al <strong>cumplimiento de las obligaciones</strong> administrativas, fiscales y contables</li> <li>Respeto por el <strong>medio ambiente</strong> y la <strong>biodiversidad</strong></li> <li>Integración y participación en <strong>objetivos sociales</strong></li> <li>Comunicación sincera, integra y transparente. <strong>Publicidad sin engaños</strong></li> <li>Defender la integridad, equidad y el bien común en las relaciones interpersonales. Potenciar la <strong>seguridad y la salud laboral</strong></li> </ul> Por supuesto, no podemos olvidar el impacto de las decisiones financieras a la hora de concebir el buen gobierno. Un elemento decisivo en cualquier organización <h2>La responsabilidad financiera</h2> Las relaciones de las empresas con las entidades financieras definen su responsabilidad como agentes sociales y su papel en la economía. En <strong>Circulantis</strong>, asumimos nuestra condición y apostamos por el <strong><a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener">crowdlending</a></strong> como modelo de intermediación para la financiación colectiva, por su impacto tan positivo en la gestión del ahorro de los particulares y la contribución a la solvencia de las empresas con sus activos comerciales. Las pymes tienen estos <strong>tres retos para una gestión ética en el ámbito financiero</strong>: <ul> <li><strong>Transparencia</strong> frente a inversores, clientes e instituciones públicas; proporcionando información clara y veraz de sus cuentas. El propósito es lograr relaciones estables y de colaboración mutua.</li> <li>Compromiso con su propia <strong>sostenibilidad financiera</strong>. Gestionando con rigor la tesorería e impulsando la utilidad de sus activos circulantes. Es imprescindible para alcanzar la solvencia necesaria y cumplir con sus obligaciones a corto plazo.</li> <li><strong>Diversificación en las fuentes de financiación</strong>. Buscando soluciones alternativas y procurando modelos más transparentes y accesibles.</li> </ul> Nos implicamos para consolidar un <strong>servicio de financiación para autónomos y pymes</strong> alineado con estas metas, que pueda facilitar el desarrollo de la propia autonomía financiera y la mayor eficiencia de sus recursos. Queremos cumplir con nuestra responsabilidad financiera para ayudar a las pymes a cumplir con la suya.

Las pymes cada vez más comprometidas

Los datos que revela la Asociación Forética, organización de empresas y profesionales destinada a la promoción de una gestión responsable y de buen gobierno, son muy positivos para las pymes. Cada vez son más las que solicitan y obtienen la certificación SGE21, una normativa europea que se ocupa de establecer los criterios para implementar, auditar y certificar los sistemas de gestión ética y responsable.

Esta norma se ha ido reforzando para adquirir el mayor estándar de exigencia posible y convertir su certificado en una referencia internacional, y un elemento de respeto para cualquier empresa que lo posea. En Circulantis, percibimos la responsabilidad social corporativa (RSC) como una gran aliada competitiva para las pymes, y una oportunidad de innovar y desarrollar nuevos productos y servicios. En un momento en que la sostenibilidad y el medio ambiente son ejes prioritarios para el futuro.

Los principios de un sistema de gestión responsable

Se debe trabajar en todos los ámbitos para buscar la excelencia en el buen gobierno. Es necesario mejorar la eficiencia y sostenibilidad en los procesos, pero también los valores y actitudes en el comportamiento y las relaciones, internas y externas.

Estos son los principios básicos para reforzar un liderazgo responsable:

  • Sostenibilidad de los recursos y ahorro energético
  • Acceso responsable a los bienes de producción, con el mayor cuidado en la cadena de proveedores
  • Fidelidad al cumplimiento de las obligaciones administrativas, fiscales y contables
  • Respeto por el medio ambiente y la biodiversidad
  • Integración y participación en objetivos sociales
  • Comunicación sincera, integra y transparente. Publicidad sin engaños
  • Defender la integridad, equidad y el bien común en las relaciones interpersonales. Potenciar la seguridad y la salud laboral

Por supuesto, no podemos olvidar el impacto de las decisiones financieras a la hora de concebir el buen gobierno. Un elemento decisivo en cualquier organización

La responsabilidad financiera

Las relaciones de las empresas con las entidades financieras definen su responsabilidad como agentes sociales y su papel en la economía. En Circulantis, asumimos nuestra condición y apostamos por el crowdlending como modelo de intermediación para la financiación colectiva, por su impacto tan positivo en la gestión del ahorro de los particulares y la contribución a la solvencia de las empresas con sus activos comerciales.

Las pymes tienen estos tres retos para una gestión ética en el ámbito financiero:

  • Transparencia frente a inversores, clientes e instituciones públicas; proporcionando información clara y veraz de sus cuentas. El propósito es lograr relaciones estables y de colaboración mutua.
  • Compromiso con su propia sostenibilidad financiera. Gestionando con rigor la tesorería e impulsando la utilidad de sus activos circulantes. Es imprescindible para alcanzar la solvencia necesaria y cumplir con sus obligaciones a corto plazo.
  • Diversificación en las fuentes de financiación. Buscando soluciones alternativas y procurando modelos más transparentes y accesibles.

Nos implicamos para consolidar un servicio de financiación para autónomos y pymes alineado con estas metas, que pueda facilitar el desarrollo de la propia autonomía financiera y la mayor eficiencia de sus recursos.

Queremos cumplir con nuestra responsabilidad financiera para ayudar a las pymes a cumplir con la suya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *