<strong><a href="https://www.circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2015/04/pound-685059_1280.jpg"><img class="alignleft wp-image-90 size-medium" src="https://www.circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2015/04/pound-685059_1280-300x199.jpg" alt="pound-685059_1280" width="300" height="199" /></a></strong>…si resides en Reino Unido. El gobierno británico prosigue su <strong>cruzada en pro del crowdlending</strong> y ahora suma un nuevo incentivo: las primeras 1.000 libras que se presten a través de una plataforma de crowdlending estarán libres de impuestos. Esta medida estará activa hasta abril de 2016 y su aplicación será <strong>escalonada y dependerá del nivel de renta del inversor</strong>. Los contribuyentes británicos con rentas más bajas, los que tributan el 20% de su renta, podrán beneficiarse de la totalidad de esta medida; los contribuyentes con rentas intermedias, que son los que tributan a un 40%, sólo podrán acogerse a las primeras 500 libras libres de impuestos. Los británicos cuyas rentas superen las 150.000 libras no tendrán derecho a esta ventaja en sus declaraciones. <span id="more-89"></span> Esta exención fiscal, discreta en las cifras pero <strong>muy valiosa como referencia para otros países</strong>, es sólo una muestra más de cómo el gobierno británico está apostando por la alternativa a la financiación a través de la banca tradicional. El año pasado <strong>destinó 75 millones de libras (95 millones de euros) a la financiación de proyectos empresariales</strong> a través de plataformas de crowdlending. Una especie de ICO pero sin la intermediación de los bancos. El crowdlending en el Reino Unido no sólo cuenta con el beneplácito del gobierno de David Cameron. El marco normativo dibujado por la <strong>Financial Conduct Authority (FCA)</strong>, el órgano regulador de la banca británica, es especialmente <strong>permisivo en las condiciones de inversión</strong>, y centra su atención en las plataformas de financiación P2P más que en los inversores. La regulación obliga a las plataformas a que expongan las condiciones de inversión de una forma clara y transparente, a que sus comparaciones con las tasas de los bancos sean verdaderas y no engañosas. Asimismo está previsto que se obligue a las plataformas a mantener <strong>un coeficiente de caja determinado o la cantidad de 50.000 libras</strong>, el monto que resulte mayor, para garantizar la disponibilidad de fondos en caso de retirada por parte de sus usuarios. Esta medida se aplicará previsiblemente en 2017, pero de momento la norma dicta que las plataformas han de contar con <strong>20.000 libras en reserva.</strong> Al apoyo del gobierno británico y del marco regulador se suma el de un <strong>inesperado actor: la banca tradicional</strong>. En verano del pasado año 2014, la división británica del <a href="http://www.expansion.com/2014/06/18/empresas/banca/1403080424.html">Banco Santander firmó un acuerdo de colaboración con Funding Circle</a>, una de las más importantes plataformas de crowdlending. De momento no han trascendido las claves de la colaboración, pero es un claro ejemplo de hasta qué punto se está asentando el crowdlending en Reino Unido.

Las primeras 1.000 libras prestadas a través de crowdlending, libres de impuestos…

pound-685059_1280…si resides en Reino Unido. El gobierno británico prosigue su cruzada en pro del crowdlending y ahora suma un nuevo incentivo: las primeras 1.000 libras que se presten a través de una plataforma de crowdlending estarán libres de impuestos. Esta medida estará activa hasta abril de 2016 y su aplicación será escalonada y dependerá del nivel de renta del inversor. Los contribuyentes británicos con rentas más bajas, los que tributan el 20% de su renta, podrán beneficiarse de la totalidad de esta medida; los contribuyentes con rentas intermedias, que son los que tributan a un 40%, sólo podrán acogerse a las primeras 500 libras libres de impuestos. Los británicos cuyas rentas superen las 150.000 libras no tendrán derecho a esta ventaja en sus declaraciones.

Esta exención fiscal, discreta en las cifras pero muy valiosa como referencia para otros países, es sólo una muestra más de cómo el gobierno británico está apostando por la alternativa a la financiación a través de la banca tradicional. El año pasado destinó 75 millones de libras (95 millones de euros) a la financiación de proyectos empresariales a través de plataformas de crowdlending. Una especie de ICO pero sin la intermediación de los bancos.

El crowdlending en el Reino Unido no sólo cuenta con el beneplácito del gobierno de David Cameron. El marco normativo dibujado por la Financial Conduct Authority (FCA), el órgano regulador de la banca británica, es especialmente permisivo en las condiciones de inversión, y centra su atención en las plataformas de financiación P2P más que en los inversores. La regulación obliga a las plataformas a que expongan las condiciones de inversión de una forma clara y transparente, a que sus comparaciones con las tasas de los bancos sean verdaderas y no engañosas. Asimismo está previsto que se obligue a las plataformas a mantener un coeficiente de caja determinado o la cantidad de 50.000 libras, el monto que resulte mayor, para garantizar la disponibilidad de fondos en caso de retirada por parte de sus usuarios. Esta medida se aplicará previsiblemente en 2017, pero de momento la norma dicta que las plataformas han de contar con 20.000 libras en reserva.

Al apoyo del gobierno británico y del marco regulador se suma el de un inesperado actor: la banca tradicional. En verano del pasado año 2014, la división británica del Banco Santander firmó un acuerdo de colaboración con Funding Circle, una de las más importantes plataformas de crowdlending. De momento no han trascendido las claves de la colaboración, pero es un claro ejemplo de hasta qué punto se está asentando el crowdlending en Reino Unido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *