Esta es una de las dudas razonables para cualquier inversor, elegir la estrategia entre <strong>inversiones a corto o largo plazo. </strong>El elemento decisivo en una inversión es encontrar la combinación óptima entre rentabilidad y riesgo pero, según cada perfil, también es importante el plazo de recuperación del dinero, admitiendo así soluciones distintas para cada caso. <span id="more-1119"></span> Diversificar es la regla de oro para invertir. A largo plazo son posibles rentabilidades más altas aunque las <strong><a href="https://circulantis.com/inversiones-financieras" target="_blank" rel="noopener">inversiones rentables a corto plazo</a></strong> están ahí y nosotros, en <strong>Circulantis</strong>, te las ofrecemos gracias al modelo de inversión colectiva del <strong><a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener"><em>crowdlending</em></a></strong>. No hay que renunciar a ninguna alternativa, pero sí decidir cuál de ellas tendrá más peso según cada necesidad y momento. <h2>¿Qué es invertir a corto plazo?</h2> Las <strong>inversiones a corto plazo </strong>son aquellas que finalizan dentro del período de un año, bien porque sea un producto con un vencimiento dentro de ese plazo o bien por adquirir algún activo con intención de venderlo durante el año. El objetivo, en estos casos, es no exponer el dinero demasiado tiempo y generar una rentabilidad rápida. En esta elección prima la liquidez, es decir, la facilidad para recuperar el dinero, y también la seguridad, por eso no son aconsejables en mercados de renta variable con volatilidad más alta, salvo para fines especulativos. <h2>¿Qué es invertir a largo plazo?</h2> Pensar en plazos de más de un año es la premisa de las <strong>inversiones a largo plazo. </strong>El objetivo fundamental es obtener rentabilidades más altas, por eso combinan bien con la renta variable, porque a largo plazo la volatilidad tiende a compensarse. Si se busca menos riesgo con valores de renta fija o bienes inmuebles, las mejores opciones necesitan una aportación de capital bastante alta. Como prima la rentabilidad, es clave invertir bastante dinero y poder renunciar a él durante varios años. <h3>Ventajas e inconvenientes de cada una</h3> Ventajas de <strong>invertir a corto plazo</strong>: <strong> </strong> <ul> <li>Demanda <strong>menos capital</strong>. Se puede preparar una buena estrategia con aportaciones pequeñas, y eso también favorece la <strong>diversificación</strong>.</li> <li>Se <strong>reduce el riesgo</strong> temporal al quedar concentrado en un periodo corto de tiempo.</li> <li>Hay <strong>más seguridad</strong> al recuperar pronto el dinero para cualquier imprevisto personal.</li> <li>Requiere <strong>menos conocimientos</strong>. Los productos con vencimientos cortos suelen ser más claros y más fáciles de entender.</li> </ul> Desventajas <ul> <li>Las <strong>rentabilidades suelen ser más bajas</strong>, aunque en nuestra plataforma hay opciones muy atractivas asumiendo algo más riesgo.</li> <li>Al ser más dinámica, necesita más atención a los vencimientos para reinvertir los rendimientos y sumar una mayor rentabilidad conjunta.</li> </ul> Ventajas de <strong>invertir a largo plazo:</strong> <ul> <li>Suelen conceder <strong>rendimientos más altos</strong> al tener más tiempo para generar rentabilidad.</li> <li>Es una estrategia adecuada para los <strong>inversores bursátiles</strong>.</li> <li>La apuesta por plazos largos <strong>es más estática y requiere menos trabajo y seguimiento</strong>.</li> </ul> Inconvenientes <ul> <li>El <strong>riesgo aumenta</strong> al aumentar la exposición a la incertidumbre de los mercados.</li> <li>Hay <strong>mucha oferta de productos complejos</strong> y hay que conocer muy bien cómo funcionan y cómo se recuperará el dinero.</li> <li>Pueden exigir ajustes y cambios en el tiempo que deriven <strong>gastos extras</strong>.</li> </ul> <h2>¿Cuál es mejor para cada perfil de persona?</h2> Aunque lo mejor es tener una cartera variada hay condicionantes importante según cada persona: Son estos: <strong>Invertir a corto plazo</strong> es más favorable para estos dos perfiles: <ul> <li>Personas de mayor edad, cuya prioridad es evitar el riesgo y tener el dinero más a mano.</li> <li>Personas con un poder adquisitivo medio/bajo porque con poco dinero y bien gestionado se puede obtener un buen beneficio.</li> </ul> <strong>Invertir a largo plazo</strong> es más adecuado para un perfil de edad media y con menor aversión al riesgo. Es también óptimo para aquellos con un poder adquisitivo alto, que les permita invertir más y durante más tiempo sin problema. Para todos los casos, en <strong>Circulantis</strong> ofrecemos nuestra modalidad de inversión a corto plazo adaptada a todos los perfiles, combinaciones y necesidades. Con la ventaja de estar invirtiendo directamente en los activos de autónomos y pymes para apoyarles en su liquidez y generar un mejor impacto social.

¿Te conviene invertir a corto o largo plazo?

Esta es una de las dudas razonables para cualquier inversor, elegir la estrategia entre inversiones a corto o largo plazo. El elemento decisivo en una inversión es encontrar la combinación óptima entre rentabilidad y riesgo pero, según cada perfil, también es importante el plazo de recuperación del dinero, admitiendo así soluciones distintas para cada caso.

Diversificar es la regla de oro para invertir. A largo plazo son posibles rentabilidades más altas aunque las inversiones rentables a corto plazo están ahí y nosotros, en Circulantis, te las ofrecemos gracias al modelo de inversión colectiva del crowdlending.

No hay que renunciar a ninguna alternativa, pero sí decidir cuál de ellas tendrá más peso según cada necesidad y momento.

¿Qué es invertir a corto plazo?

Las inversiones a corto plazo son aquellas que finalizan dentro del período de un año, bien porque sea un producto con un vencimiento dentro de ese plazo o bien por adquirir algún activo con intención de venderlo durante el año. El objetivo, en estos casos, es no exponer el dinero demasiado tiempo y generar una rentabilidad rápida.

En esta elección prima la liquidez, es decir, la facilidad para recuperar el dinero, y también la seguridad, por eso no son aconsejables en mercados de renta variable con volatilidad más alta, salvo para fines especulativos.

¿Qué es invertir a largo plazo?

Pensar en plazos de más de un año es la premisa de las inversiones a largo plazo. El objetivo fundamental es obtener rentabilidades más altas, por eso combinan bien con la renta variable, porque a largo plazo la volatilidad tiende a compensarse. Si se busca menos riesgo con valores de renta fija o bienes inmuebles, las mejores opciones necesitan una aportación de capital bastante alta.

Como prima la rentabilidad, es clave invertir bastante dinero y poder renunciar a él durante varios años.

Ventajas e inconvenientes de cada una

Ventajas de invertir a corto plazo:  

  • Demanda menos capital. Se puede preparar una buena estrategia con aportaciones pequeñas, y eso también favorece la diversificación.
  • Se reduce el riesgo temporal al quedar concentrado en un periodo corto de tiempo.
  • Hay más seguridad al recuperar pronto el dinero para cualquier imprevisto personal.
  • Requiere menos conocimientos. Los productos con vencimientos cortos suelen ser más claros y más fáciles de entender.

Desventajas

  • Las rentabilidades suelen ser más bajas, aunque en nuestra plataforma hay opciones muy atractivas asumiendo algo más riesgo.
  • Al ser más dinámica, necesita más atención a los vencimientos para reinvertir los rendimientos y sumar una mayor rentabilidad conjunta.

Ventajas de invertir a largo plazo:

  • Suelen conceder rendimientos más altos al tener más tiempo para generar rentabilidad.
  • Es una estrategia adecuada para los inversores bursátiles.
  • La apuesta por plazos largos es más estática y requiere menos trabajo y seguimiento.

Inconvenientes

  • El riesgo aumenta al aumentar la exposición a la incertidumbre de los mercados.
  • Hay mucha oferta de productos complejos y hay que conocer muy bien cómo funcionan y cómo se recuperará el dinero.
  • Pueden exigir ajustes y cambios en el tiempo que deriven gastos extras.

¿Cuál es mejor para cada perfil de persona?

Aunque lo mejor es tener una cartera variada hay condicionantes importante según cada persona: Son estos:

Invertir a corto plazo es más favorable para estos dos perfiles:

  • Personas de mayor edad, cuya prioridad es evitar el riesgo y tener el dinero más a mano.
  • Personas con un poder adquisitivo medio/bajo porque con poco dinero y bien gestionado se puede obtener un buen beneficio.

Invertir a largo plazo es más adecuado para un perfil de edad media y con menor aversión al riesgo. Es también óptimo para aquellos con un poder adquisitivo alto, que les permita invertir más y durante más tiempo sin problema.

Para todos los casos, en Circulantis ofrecemos nuestra modalidad de inversión a corto plazo adaptada a todos los perfiles, combinaciones y necesidades. Con la ventaja de estar invirtiendo directamente en los activos de autónomos y pymes para apoyarles en su liquidez y generar un mejor impacto social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *