De todo el tejido empresarial, los autónomos sois una parte fundamental, y el germen necesario para crear y consolidar pymes más fuertes en el futuro. Por eso, es esencial reducir los obstáculos legales que afectan a vuestro trabajo. Como <strong>autónomos, las obligaciones</strong> fiscales que tenéis reflejan este desequilibrio de fuerzas, porque ofrecen pocas concesiones en relación a las empresas de mayor tamaño. <span id="more-1034"></span> Para que todo vaya mejor, en <strong>Circulantis</strong> os ayudamos a que tengáis la mayor liquidez posible y la mejor garantía de solvencia para vuestro negocio. <div style="background: aliceblue; padding: 20px; border: 1px solid gray;"> <b>Índice del artículo</b> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#primero"><strong>- ¿Qué impuestos tenéis como autónomos?</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#segundo"><strong>- Impuestos generales y modelos de liquidación trimestral</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#tercero"><strong>- IVA. Modelo 303</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#cuarto"><strong>- IRPF. Modelos 130 y 131</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#quinto"><strong>- Modelos de retenciones a cuenta de IRPF. 111 y 115</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#sexto"><strong>- Resto de modelos y declaraciones anuales</strong></a> <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#septimo"><strong>- Impuestos autonómicos y locales</strong></a> </div> <h2 id="primero"><span style="color: #2ba9d9;">¿Qué impuestos tenéis como autónomos?</span></h2> Dentro de los [ss_kw]<strong>impuestos de autónomos en España</strong>[/ss_kw]<strong>,</strong> la normativa fiscal se aplica en estos ámbitos: <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">1.</span> Impuestos generales (IVA e IRPF) <span style="font-size: 16px; color: #2ba9d9; font-weight: bold;">2.</span> Impuestos autonómicos y locales Los primeros se declaran a lo largo del año con liquidaciones de <strong>impuestos trimestrales</strong>, acompañados de declaraciones informativas anuales. Se presentan a través de distintos modelos y están pensados para realizar anticipos e ingresos a cuenta a favor del Estado. <strong>Importante:</strong> la obligación de presentar unos u otros se establece en función de la actividad que realicéis y según las circunstancias que hayáis indicado en el momento del alta en Hacienda, en el Censo de Empresarios y profesionales (<strong>modelo 036</strong>). En el caso de los tributos regulados por cada comunidad y ayuntamiento, vuestra obligación como contribuyentes la marca la dirección que se haya indicado como domicilio fiscal y que debe ser el lugar donde realizáis vuestra actividad principal. k3XLFE9 <h3 id="segundo"><span style="color: #2ba9d9;">1.- Impuestos generales y modelos de liquidación trimestral</span></h3> Los <strong>modelos de autónomos</strong> de IVA e IRPF son los más importantes. Se cubren a través de la plataforma web que Hacienda ha diseñado para cada uno de ellos. Los podéis presentar de forma electrónica o creando un fichero en pdf para imprimir y entregar de forma presencial. Estos son los modelos principales: <ul> <li>Impuesto sobre el valor añadido (IVA). Modelo 303</li> <li>Impuesto sobre la Renta de las personas físicas (IRPF). Modelos 130 y 131</li> <li>Modelos de retención y pagos a cuenta. 111 y 115</li> <li>Resto modelos y declaraciones anuales</li> </ul> <h4 id="tercero"><span style="color: #2ba9d9;">1.1 IVA. Modelo 303</span></h4> El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo. El papel de las empresas es el de ejercer de intermediario entre el consumidor final y Hacienda, incorporando en las facturas las cuotas de IVA correspondientes. <h5><a href="https://circulantis.com/blog/modelo-303/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Modelo 303</strong></a></h5> Es el modelo general para la mayoría de empresas y autónomos. Vuestra labor es recaudar y liquidar el impuesto. Para ello, hay que aplicarlo en las facturas que se emiten a los clientes, y a su vez, pagar el IVA de los productos que se compran. La diferencia entre un IVA y otro, recaudado menos soportado, es lo que hay que devolver a Hacienda a través del modelo 303. <ul> <li><strong>Actividades exentas</strong>. Se incluyen actividades de enseñanza; culturales, sociales o deportivas; asistencia médica y sanitaria; servicio postal y financieros o de seguros. Estos servicios no se facturan con IVA, por tanto, no se declaran, aunque tampoco se podrá descontar lo que se paga (exención limitada). Algunas operaciones de comercio exterior, en cambio, tienen exención total: no aplican IVA pero sí pueden recuperar el que pagan.</li> <li><strong>Plazo de presentación</strong>: del 1 al 20 de abril, julio y octubre; y del 1 al 30 de enero para el cuarto trimestre.</li> </ul> <h4 id="cuarto"><span style="color: #2ba9d9;">1.2 IRPF. Modelos 130 y 131</span></h4> La obtención de cualquier tipo de renta es el ámbito de acción del IRPF. En este caso, tenéis que tributar por el rendimiento positivo que genere vuestro negocio. Se <strong>paga un modelo</strong> u otro según las dos modalidades principales: <h5><a href="https://circulantis.com/blog/rellenar-modelo-130-autonomos/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Modelo 130</strong></a></h5> Está diseñado para el régimen de estimación directa y es el más común.  Hay que llevar un registro completo de ingresos y gastos porque el elemento principal para <strong>calcular el impuesto</strong> es aplicar el 20% a la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos deducibles. <ul> <li><strong>Exención para autónomos profesionales</strong>. La actividad profesional debe aplicar una retención en las facturas cuando sus clientes son otras empresas o profesionales. Si estas retenciones afectan a más del 70% de la facturación no hay obligación de presentar este modelo.</li> <li><strong>Plazo de presentación</strong>: para los tres primeros trimestres será del 1 al 20 de abril, julio y octubre. Para el cuarto del 1 al 30 de enero del año siguiente. .</li> </ul> <h5><a href="https://circulantis.com/blog/modelo-131/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Modelo 131</strong></a></h5> Diseñado para el régimen de estimación objetiva. Un régimen especial para determinadas actividades y con ciertos límites según el volumen de negocio. El rendimiento se determina en función de índices o módulos para cada caso: tipo de actividad, tamaño y composición del local, situación, número de trabajadores, etc. <ul> <li><strong>Actividades incluidas</strong>. Empresas del sector primario, comercio minorista, hostelería, transporte y otros servicios de venta directa. Los límites están en plena transición para 2018 y serán más exigentes para reducir el margen de inclusión. Están pendientes de revisar las alegaciones que han hecho los autónomos afectados, solicitando más tiempo. Si no os podéis acoger a este régimen tendréis que tributar en estimación directa.</li> <li><strong>Plazo de presentación</strong>: igual que para el modelo 130.</li> </ul> <h4 id="quinto"><span style="color: #2ba9d9;">1.3 Modelos de retenciones a cuenta de IRPF. 111 y 115</span></h4> De nuevo, Hacienda os reclama para colaborar en la declaración de terceros, en este caso de renta. Con estos modelos pagáis los anticipos de otros contribuyentes a los que abonáis alguna renta: trabajadores, arrendadores o autónomos profesionales. <h5><a href="https://circulantis.com/blog/modelo-111/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Modelo 111</strong></a></h5> Se presenta cuando se contrata algún profesional, que os emitirá una factura con retención,  o cuando tenéis trabajadores a vuestro cargo. En ambos casos, al abonar esas facturas y las nóminas os beneficiáis de una reducción, y es la que se debe liquidar para ellos en este modelo. <ul> <li><strong>Plazo de presentación</strong>: igual que los anteriores para los tres primeros trimestres, pero para el cuarto se recorta del 1 al 20 de enero.</li> </ul> Una liquidación similar, en formato y fechas de presentación, es el modelo 115. Se emplea para declarar las retenciones de las facturas del alquiler de locales de negocio, en este caso a favor del arrendador. Hay que tener cuidado si tenéis que liquidar estos modelos. Las retenciones que os aplican es un dinero que hay que entregar en Hacienda trimestralmente. Es una salida de efectivo que hay que tener en cuenta para evitar sorpresas. <h4 id="sexto"><span style="color: #2ba9d9;">1.4 Resto de modelos y declaraciones anuales</span></h4> Acabamos con el modelo 100, la declaración básica de todos los contribuyentes, y con las declaraciones informativas más importantes: <ul> <li><strong>Modelo 100</strong>. Liquidación anual de IRPF. Abarca todos los rendimientos obtenidos a lo largo del ejercicio. Por supuesto, también los de vuestra actividad como autónomos, con los datos que se han ido incorporando a través de los modelos 130 o 131. No olvidéis deducir lo que ya se haya anticipado. El último día para su presentación es el 30 de junio.</li> </ul> Declaraciones informativas. Hacienda aprovecha para obtener información adicional y confirmar los datos presentados: <ul> <li><strong>Modelo 390</strong>. Resumen anual del modelo 303 de IVA. Se presenta entre el 1 y el 30 de enero.</li> <li><strong>Modelo 190 y 180</strong>. Resumen anual de retenciones practicadas (del 111 y del 115 respectivamente). Se presentará entre el 1 y el 30 de enero.</li> <li><strong>Modelo 347</strong>. Resumen anual de operaciones con terceras personas. Es obligatorio cuando las operaciones realizadas con otra empresa o profesional superen los 3.005,06 euros. Distingue entre operaciones de venta y de consumo. Se presenta en febrero.</li> </ul> Para cubrir las declaraciones informativas se requieren aplicaciones específicas que se pueden descargar desde el portal web de la Agencia Tributaria. Hay una concreta para el modelo 390 y otra general para el resto. <h3 id="septimo"><span style="color: #2ba9d9;">2.- Impuestos autonómicos y locales</span></h3> Los <strong>impuestos por comunidades autónomas </strong>pueden ofrecer muchas diferencias porque cada una tiene potestad para gestionar y establecer sus propios tributos. Las tres áreas en las que pueden decidir son: <ul> <li><strong>IRPF</strong>. En la declaración anual de renta (modelo 100) hay dos tipos de gravamen: uno estatal y otro autonómico. Las regiones pueden decidir sobre la cuota que les corresponde y así subir o bajar la cuota final a pagar.</li> <li><strong>Gestión de impuestos cedidos</strong>. Entre ellos el impuesto sobre sucesiones y donaciones o el de transmisiones patrimoniales.</li> <li><strong>Tributos propios</strong>. Pueden afectar a cualquier actividad pero suelen tener una naturaleza energética o medioambiental.</li> </ul> <strong>Impuestos locales</strong> Es probable que os afecte más la tributación municipal que la autonómica. En general, estos tributos son deducibles en IRPF, siempre que estén relacionados con la actividad. Estos son los más importantes: <ul> <li><strong>Impuesto sobre bienes inmuebles</strong> (IBI). Será deducible si empleáis el inmueble en cuestión en vuestro negocio.</li> <li><strong>Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica</strong>, para los vehículos de empresa.</li> <li><strong>Impuestos sobre construcciones, instalaciones y obras</strong>. Se impone si hacéis reformas importantes en el local de negocio.</li> </ul> Otro tributo local importante es el Impuesto sobre actividades económicas (<strong>IAE</strong>). Os sonará porque en el momento del alta (<strong>modelo 036</strong>) hay que indicar el código IAE al que pertenece vuestra actividad, pero los autónomos estáis exentos. Los dos primeros años siempre es así y, a partir de ahí, solo lo pagan las entidades con un volumen de negocio superior al millón de euros. Por todo lo visto, las obligaciones fiscales pueden generar momentos críticos de liquidez. Desde <strong>Circulantis</strong>, os recomendamos una gestión eficaz de los cobros para tener todo el dinero siempre disponible. Si tenéis alguna factura con pago aplazado probad nuestra plataforma para el <a href="https://circulantis.com/blog/el-anticipo-de-facturas-clave-para-las-pymes/" target="_blank" rel="noopener"><strong>anticipo de facturas</strong></a>. Un servicio de <a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener"><strong>financiación colectiva moderno</strong></a>, transparente y económico. Las ventas facturadas son la base de los grandes impuestos, aunque aún no se hayan cobrado, por eso es arriesgado dejar cantidades pendientes. ¡Cuidad de vuestro negocio!

Pago de impuestos para autónomos

De todo el tejido empresarial, los autónomos sois una parte fundamental, y el germen necesario para crear y consolidar pymes más fuertes en el futuro. Por eso, es esencial reducir los obstáculos legales que afectan a vuestro trabajo. Como autónomos, las obligaciones fiscales que tenéis reflejan este desequilibrio de fuerzas, porque ofrecen pocas concesiones en relación a las empresas de mayor tamaño.

Para que todo vaya mejor, en Circulantis os ayudamos a que tengáis la mayor liquidez posible y la mejor garantía de solvencia para vuestro negocio.

¿Qué impuestos tenéis como autónomos?

Dentro de los impuestos de autónomos en España, la normativa fiscal se aplica en estos ámbitos:

1. Impuestos generales (IVA e IRPF)
2. Impuestos autonómicos y locales

Los primeros se declaran a lo largo del año con liquidaciones de impuestos trimestrales, acompañados de declaraciones informativas anuales. Se presentan a través de distintos modelos y están pensados para realizar anticipos e ingresos a cuenta a favor del Estado.

Importante: la obligación de presentar unos u otros se establece en función de la actividad que realicéis y según las circunstancias que hayáis indicado en el momento del alta en Hacienda, en el Censo de Empresarios y profesionales (modelo 036).

En el caso de los tributos regulados por cada comunidad y ayuntamiento, vuestra obligación como contribuyentes la marca la dirección que se haya indicado como domicilio fiscal y que debe ser el lugar donde realizáis vuestra actividad principal.
k3XLFE9

1.- Impuestos generales y modelos de liquidación trimestral

Los modelos de autónomos de IVA e IRPF son los más importantes. Se cubren a través de la plataforma web que Hacienda ha diseñado para cada uno de ellos. Los podéis presentar de forma electrónica o creando un fichero en pdf para imprimir y entregar de forma presencial.

Estos son los modelos principales:

  • Impuesto sobre el valor añadido (IVA). Modelo 303
  • Impuesto sobre la Renta de las personas físicas (IRPF). Modelos 130 y 131
  • Modelos de retención y pagos a cuenta. 111 y 115
  • Resto modelos y declaraciones anuales

1.1 IVA. Modelo 303

El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo. El papel de las empresas es el de ejercer de intermediario entre el consumidor final y Hacienda, incorporando en las facturas las cuotas de IVA correspondientes.

Modelo 303

Es el modelo general para la mayoría de empresas y autónomos. Vuestra labor es recaudar y liquidar el impuesto. Para ello, hay que aplicarlo en las facturas que se emiten a los clientes, y a su vez, pagar el IVA de los productos que se compran. La diferencia entre un IVA y otro, recaudado menos soportado, es lo que hay que devolver a Hacienda a través del modelo 303.

  • Actividades exentas. Se incluyen actividades de enseñanza; culturales, sociales o deportivas; asistencia médica y sanitaria; servicio postal y financieros o de seguros. Estos servicios no se facturan con IVA, por tanto, no se declaran, aunque tampoco se podrá descontar lo que se paga (exención limitada). Algunas operaciones de comercio exterior, en cambio, tienen exención total: no aplican IVA pero sí pueden recuperar el que pagan.
  • Plazo de presentación: del 1 al 20 de abril, julio y octubre; y del 1 al 30 de enero para el cuarto trimestre.

1.2 IRPF. Modelos 130 y 131

La obtención de cualquier tipo de renta es el ámbito de acción del IRPF. En este caso, tenéis que tributar por el rendimiento positivo que genere vuestro negocio. Se paga un modelo u otro según las dos modalidades principales:

Modelo 130

Está diseñado para el régimen de estimación directa y es el más común.  Hay que llevar un registro completo de ingresos y gastos porque el elemento principal para calcular el impuesto es aplicar el 20% a la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos deducibles.

  • Exención para autónomos profesionales. La actividad profesional debe aplicar una retención en las facturas cuando sus clientes son otras empresas o profesionales. Si estas retenciones afectan a más del 70% de la facturación no hay obligación de presentar este modelo.
  • Plazo de presentación: para los tres primeros trimestres será del 1 al 20 de abril, julio y octubre. Para el cuarto del 1 al 30 de enero del año siguiente. .
Modelo 131

Diseñado para el régimen de estimación objetiva. Un régimen especial para determinadas actividades y con ciertos límites según el volumen de negocio. El rendimiento se determina en función de índices o módulos para cada caso: tipo de actividad, tamaño y composición del local, situación, número de trabajadores, etc.

  • Actividades incluidas. Empresas del sector primario, comercio minorista, hostelería, transporte y otros servicios de venta directa. Los límites están en plena transición para 2018 y serán más exigentes para reducir el margen de inclusión. Están pendientes de revisar las alegaciones que han hecho los autónomos afectados, solicitando más tiempo. Si no os podéis acoger a este régimen tendréis que tributar en estimación directa.
  • Plazo de presentación: igual que para el modelo 130.

1.3 Modelos de retenciones a cuenta de IRPF. 111 y 115

De nuevo, Hacienda os reclama para colaborar en la declaración de terceros, en este caso de renta. Con estos modelos pagáis los anticipos de otros contribuyentes a los que abonáis alguna renta: trabajadores, arrendadores o autónomos profesionales.

Modelo 111

Se presenta cuando se contrata algún profesional, que os emitirá una factura con retención,  o cuando tenéis trabajadores a vuestro cargo. En ambos casos, al abonar esas facturas y las nóminas os beneficiáis de una reducción, y es la que se debe liquidar para ellos en este modelo.

  • Plazo de presentación: igual que los anteriores para los tres primeros trimestres, pero para el cuarto se recorta del 1 al 20 de enero.

Una liquidación similar, en formato y fechas de presentación, es el modelo 115. Se emplea para declarar las retenciones de las facturas del alquiler de locales de negocio, en este caso a favor del arrendador.

Hay que tener cuidado si tenéis que liquidar estos modelos. Las retenciones que os aplican es un dinero que hay que entregar en Hacienda trimestralmente. Es una salida de efectivo que hay que tener en cuenta para evitar sorpresas.

1.4 Resto de modelos y declaraciones anuales

Acabamos con el modelo 100, la declaración básica de todos los contribuyentes, y con las declaraciones informativas más importantes:

  • Modelo 100. Liquidación anual de IRPF. Abarca todos los rendimientos obtenidos a lo largo del ejercicio. Por supuesto, también los de vuestra actividad como autónomos, con los datos que se han ido incorporando a través de los modelos 130 o 131. No olvidéis deducir lo que ya se haya anticipado. El último día para su presentación es el 30 de junio.

Declaraciones informativas. Hacienda aprovecha para obtener información adicional y confirmar los datos presentados:

  • Modelo 390. Resumen anual del modelo 303 de IVA. Se presenta entre el 1 y el 30 de enero.
  • Modelo 190 y 180. Resumen anual de retenciones practicadas (del 111 y del 115 respectivamente). Se presentará entre el 1 y el 30 de enero.
  • Modelo 347. Resumen anual de operaciones con terceras personas. Es obligatorio cuando las operaciones realizadas con otra empresa o profesional superen los 3.005,06 euros. Distingue entre operaciones de venta y de consumo. Se presenta en febrero.

Para cubrir las declaraciones informativas se requieren aplicaciones específicas que se pueden descargar desde el portal web de la Agencia Tributaria. Hay una concreta para el modelo 390 y otra general para el resto.

2.- Impuestos autonómicos y locales

Los impuestos por comunidades autónomas pueden ofrecer muchas diferencias porque cada una tiene potestad para gestionar y establecer sus propios tributos. Las tres áreas en las que pueden decidir son:

  • IRPF. En la declaración anual de renta (modelo 100) hay dos tipos de gravamen: uno estatal y otro autonómico. Las regiones pueden decidir sobre la cuota que les corresponde y así subir o bajar la cuota final a pagar.
  • Gestión de impuestos cedidos. Entre ellos el impuesto sobre sucesiones y donaciones o el de transmisiones patrimoniales.
  • Tributos propios. Pueden afectar a cualquier actividad pero suelen tener una naturaleza energética o medioambiental.

Impuestos locales

Es probable que os afecte más la tributación municipal que la autonómica. En general, estos tributos son deducibles en IRPF, siempre que estén relacionados con la actividad. Estos son los más importantes:

  • Impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Será deducible si empleáis el inmueble en cuestión en vuestro negocio.
  • Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, para los vehículos de empresa.
  • Impuestos sobre construcciones, instalaciones y obras. Se impone si hacéis reformas importantes en el local de negocio.

Otro tributo local importante es el Impuesto sobre actividades económicas (IAE). Os sonará porque en el momento del alta (modelo 036) hay que indicar el código IAE al que pertenece vuestra actividad, pero los autónomos estáis exentos. Los dos primeros años siempre es así y, a partir de ahí, solo lo pagan las entidades con un volumen de negocio superior al millón de euros.

Por todo lo visto, las obligaciones fiscales pueden generar momentos críticos de liquidez. Desde Circulantis, os recomendamos una gestión eficaz de los cobros para tener todo el dinero siempre disponible. Si tenéis alguna factura con pago aplazado probad nuestra plataforma para el anticipo de facturas. Un servicio de financiación colectiva moderno, transparente y económico.

Las ventas facturadas son la base de los grandes impuestos, aunque aún no se hayan cobrado, por eso es arriesgado dejar cantidades pendientes. ¡Cuidad de vuestro negocio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *