Calcular el [ss_kw]<strong>fondo de maniobra</strong>[/ss_kw] supone contar con una herramienta de trabajo indispensable porque es un buen indicador de la capacidad operativa de una empresa a corto plazo y de su salud financiera. <span id="more-1487"></span> La estrategia financiera de cualquier negocio debe contemplar dos horizontes temporales. El primero, a medio y largo plazo, para financiar los proyectos de mayor inversión y el segundo, a corto plazo, asegurando los recursos suficientes para cubrir todos los gastos de suministro, producción, almacenaje y distribución hasta que se vende el producto. Este segundo objetivo se logrará con un fondo de maniobra sólido. Para cumplir con las obligaciones de pago en <strong>Circulantis</strong> reforzamos las opciones de <strong><a href="https://circulantis.com/financiacion" target="_blank" rel="noopener">financiación para las empresas</a></strong>. Hay que hacer un esfuerzo para vender y muchas veces hay que hacerlo ofreciendo a los clientes aplazamientos en los pagos. El control de las <strong>necesidades de fondos</strong> en estos casos adquiere una mayor relevancia, y las soluciones también. <div style="background: aliceblue; padding: 20px; border: 1px solid gray;"> <b>Índice del artículo</b> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#primero"><strong>¿Qué es el fondo maniobra?</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#segundo"><strong>¿Cómo se calcula paso a paso el fondo de maniobra?</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none; margin-left: 20px;" href="#tercero"><strong>Pasos para calcularlo y ratios que se manejan</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none; margin-left: 20px;" href="#cuarto"><strong>Ratios de liquidez y solvencia</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#quinto"><strong>¿Cómo gestionar un fondo de maniobra positivo?</strong></a> - <a style="color: #2ba9d9; text-decoration: none;" href="#sexto"><strong>¿Cómo gestionar un fondo de maniobra negativo?</strong></a> </div> <h2 id="primero"><span style="color: #2ba9d9;">¿Qué es el fondo maniobra?</span></h2> Esta magnitud (también conocida como fondo de rotación, capital circulante o capital de trabajo) <strong>sirve para evaluar la solvencia de una empresa a corto plazo</strong>. Refleja su <strong>situación de liquidez para poder afrontar sus deudas y las adquisiciones que necesite para continuar la actividad con normalidad</strong>. Todo ello analizando un periodo temporal inferior al año. La [ss_kw]<strong>fórmula del fondo de maniobra</strong>[/ss_kw] se calcula en base a los valores que proporciona el balance contable, siendo lo más común aplicar la <strong><em>diferencia entre el activo y el pasivo corriente</em></strong>. Estos dos grupos de cuentas contienen estos elementos: <ul> <li><strong>Activo corriente o circulante (AC)</strong></li> </ul> Es la suma de bienes y derechos que se pueden hacer efectivos antes de un año (tesorería, cuentas a cobrar de clientes y otros deudores y las existencias disponibles). <ul> <li><strong>Pasivo corriente o circulante (PC)</strong></li> </ul> También llamado pasivo exigible es la suma de las obligaciones y deudas que vencen en los próximos doce meses (pagos pendientes a proveedores y otros gastos de gestión y administración). Esta es la representación gráfica de un fondo de maniobra (FM) positivo: <a href="https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2018/09/fondos-de-maniobra-img1.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-1488" src="https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2018/09/fondos-de-maniobra-img1.jpg" alt="" width="281" height="152" /></a> Otra forma de visualizarlo es emplear los elementos a largo plazo o fijos, calculando la resta entre el pasivo no corriente (capitales permanente) menos el activo no corriente o fijo. <span style="font-size: 1rem;">Es importante, en todo caso, que el valor sea positivo. Eso indica que la liquidez disponible en los próximos meses será superior al importe de los gastos que haya que afrontar en el mismo período, contando además con un margen de seguridad.</span> Como las principales cuentas que se incluyen son las comerciales el significado de esta medida tiene que ver <a href="https://www.contabilidadtk.es/fondo-de-maniobra-fuentes-de-financiacion-de-la-empresa.html" target="_blank" rel="noopener"><strong>con la capacidad de financiar el proceso productivo</strong></a> y comercial mientras no se recupera el dinero con el cobro de las ventas. Cualquier otro resultado podría ser peligroso para la solvencia futura de la empresa si no se toman medidas. De ahí la importancia de controlar este indicador y aplicar las soluciones oportunas en cada situación. <h2 id="segundo"><span style="color: #2ba9d9;">¿Cómo se calcula paso a paso el fondo de maniobra?</span></h2> Para disponer de la información que proporciona hay que ver [ss_kw]<strong>como se calcula el fondo de maniobra</strong>[/ss_kw]. Para ello hay que sumar el valor contable de las cuentas de los dos grupos principales que lo forman y luego aplicar alguna de las fórmulas para su cálculo. <h3 id="tercero"><span style="color: #2ba9d9;">Pasos para calcularlo y ratios que se manejan</span></h3> A partir de los grupos de cuentas del balance contable se extrae la información necesaria para desarrollar las distintas formas de cálculo: <ol> <li><strong>Fondo de maniobra, formula</strong> general:</li> </ol> <em>Fondo de maniobra (FM) = Activo Corriente (AC) – Pasivo Corriente (PC)</em> - Sumar las partidas del activo circulante: <ul> <li>Existencias (grupo 3)</li> <li>Cuentas a cobrar de clientes y otros deudores de la actividad (grupos 43, 44, 47)</li> <li>Inversiones financieras a corto plazo (grupo 53, 54, 55)</li> <li>Tesorería y otras cuentas de liquidez equivalente (grupo 57)</li> <li>Periodificaciones a corto plazo (480, 567)</li> </ul> Periodificar es imputar a cada ejercicio los ingresos y gastos que le correspondan. Si hay partidas pendientes que han sufrido alguna modificación temporal pueden pasar de corto a largo plazo y viceversa. - Sumar el pasivo circulante: <ul> <li>Deudas comerciales (proveedores) y otras cuentas a pagar. (grupo 40)</li> <li>Deudas a corto plazo: con entidades de crédito, institucionales, arrendamientos financieros, etc. (grupos 51,52)</li> <li>Provisiones a corto (499,529)</li> <li>Periodificaciones de pasivo (485,568)</li> </ul> <ol start="2"> <li>Fondo de Maniobra, variante:</li> </ol> <em>Fondo de maniobra (FM) = Pasivo no corriente (PF) – Activo no corriente (AF)</em> <ul> <li>Pasivo no corriente (PF) = Pasivo total – Pasivo corriente (PC)</li> <li>Activo no corriente (AF) = Activo Total – Activo corriente (AC)</li> </ul> <ol start="3"> <li>Fondo de maniobra, ratio:</li> </ol> <strong><em>Ratio FM = </em></strong><em>Activo corriente / Pasivo corriente</em> Presenta el resultado como la proporción entre sus dos partidas. Un ratio menor que uno sería negativo, el uno sería equivalente a no tener capacidad de maniobra (FM=0) y el resultado óptimo podría estar entre 1,5 y 2. Más de ahí probablemente habría demasiados recursos parados. <h3 id="cuarto"><span style="color: #2ba9d9;">Ratios de liquidez y solvencia</span></h3> Los <strong>ratios</strong> relacionados con el FM permiten desagregar los elementos del activo circulante para estudiar con más detalle la liquidez en distintos fases. Lo que se persigue es separar y analizar la fortaleza de cada partida del AC en relación al PC. Estos son los más importantes: <strong><em><u>a) Ratio de liquidez inmediata o tesorería = Tesorería / Pasivo circulante</u></em></strong> La tesorería es el dinero efectivo en caja y bancos. Indica cual es la proporción de las deudas que podemos afrontar de forma inmediata. En general se considera un buen dato en torno a 0,2 o 0,3 (aunque depende de la actividad y del montante de los pasivos más inmediatos) <strong><em><u>b) Ratio de liquidez general (prueba ácida) = Tesorería + Realizable / Pasivo circulante.</u></em></strong> El realizable son las cuentas a cobrar de clientes más otras de liquidez rápida. Son derechos que, aun no siendo inmediatos, pueden ser convertibles en poco tiempo, por ejemplo con operaciones de <a href="https://circulantis.com/blog/descuento-de-pagares/" target="_blank" rel="noopener"><strong>descuento comercial</strong></a>. Este ratio es el más próximo al FM real porque los componentes que se incluyen son los más destacados del circulante (al incluir las operaciones comerciales). Por tanto su valor ya debería ser positivo o estar cerca. Quedarían pendientes de aplicar las existencias o inventario, cuya eficacia como valor líquido depende de cuando se puedan vender. También se puede calcular como: (AC – Inventario) / PC <strong><em><u>c) Ratio FM sobre ventas = (AC – PC) / volumen ventas </u></em></strong> Es un indicativo del valor añadido de las ventas. Cuanto más alto sea indicará mejores resultados en las cuentas a cobrar y pagar en relación a las ventas realizadas. Se puede entender como un aumento del margen entre lo que vendemos y lo que nos cuesta vender. Por último, dos ratios muy interesantes son el periodo medio de cobro (PMC) y de pago (PMP): <strong><em><u>d) PMC = (saldo clientes / ventas ) x 365</u></em></strong> <strong><em><u>e) PMP = (saldo proveedores / compras) x 365</u></em></strong> Indican los días de media que se tarda en cobrar y pagar las facturas. La liquidez y el FM ganan mucho a medida que el PMC va ganando inmediatez en relación al PMP. Tras calcular el fondo de maniobra, la interpretación adecuada del mismo es el siguiente paso. No todos los negocios tienen las mismas necesidades, depende de su actividad y del coste de su proceso productivo. Es una información que hay que alinear a la estrategia general y tomar las decisiones oportunas según cada caso. <h2 id="quinto"><span style="color: #2ba9d9;">¿Cómo gestionar un fondo de maniobra positivo?</span></h2> Un<strong> [ss_kw]fondo de maniobra positivo[/ss_kw] </strong>es, en general, la situación ideal. Refleja un remanente de liquidez o stock de seguridad. Estarían cubiertos todos los gastos previstos a corto plazo con los recursos que genera la actividad y además se dispone de un margen financiado por el capital permanente (patrimonio y pasivos fijos que no hay que atender a corto plazo). Aun así, hay que tener cuidado con estas dos circunstancias: <ul> <li>Si es demasiado alto supone un coste extra (en mantener existencias o en la financiación a clientes) y también implica estar reteniendo recursos que se podrían disponer para invertir y potenciar la actividad.</li> <li>Hay que controlar las partidas principales</li> </ul> Algunas empresas necesitan una mayor inversión en existencias y, por tanto, un FM más alto que la media. Por otro lado, a veces hay demasiado inventario que es difícil vender o clientes en cartera de difícil cobro; en ambas situaciones un resultado bueno puede resultar engañoso. Estos son algunos ejemplos para gestionar un importe positivo: <ul> <li><strong>Mejorar la gestión de cobro</strong>. Es importante siempre agilizar la liquidez. Aunque el FM sea adecuado puede haber poca tesorería en algún momento, por ello es conveniente convertir las cuentas de clientes en efectivo con la mayor soltura posible. En <strong>Circulantis</strong> ponemos nuestro servicio de <strong><a href="https://circulantis.com/blog/crowdfactoring-que-es-y-como-funciona/" target="_blank" rel="noopener">crowdfactoring</a></strong> al servicio de las empresas que buscan más libertad y transparencia para adelantar sus facturas pendientes.</li> <li><strong>Reforzar el activo fijo</strong>. Es esencial en las empresas industriales que necesitan más maquinaria y equipos y una mayor proporción de A. Fijo. Se puede trabajar con un FM más ajustado para dar mayor peso a los bienes de producción.</li> <li><strong>Aprovechar los recursos disponibles para buscar inversiones rápidas y rentables. </strong>El <em>crowdfactoring</em> no solo es una buena opción de financiación, también de inversión. En nuestra plataforma online unimos ambas necesidades. Los inversores obtienen rentabilidad ayudando a autónomos y pymes con sus cobros pendientes: el beneficio empresarial es mutuo.</li> </ul> <h2 id="sexto"><span style="color: #2ba9d9;">¿Cómo gestionar un fondo de maniobra negativo?</span></h2> Un [ss_kw]<strong>fondo de maniobra negativo</strong>[/ss_kw]<strong> </strong>estaría indicando problemas para cumplir las obligaciones de pago. En términos contables es una posición de desequilibrio al estar empleando los activos fijos -que son el soporte a largo plazo- para socorrer las deudas inmediatas. Hay actividades que pueden permitirse FM negativos porque tienen liquidez suficiente al cobrar al contado. En el resto de situaciones hay que actuar con rapidez y evitar que el escenario empeore con más precariedad. Lo principal es corregir la estrategia para ganar efectivo sin perjudicar los activos claves. Por ejemplo: <ul> <li><strong>Anticipar el cobro a clientes</strong>. Es fundamental agilizar los mecanismos de liquidez y la vía principal es el <strong><a href="https://circulantis.com/blog/el-anticipo-de-facturas/" target="_blank" rel="noopener">anticipo de las facturas</a></strong> De nuevo, el crowdfactoring es un gran aliado.</li> <li><strong>Negociar más aplazamiento en el pago a proveedores</strong>. Es una acción complementaria a la anterior. Durante todo el periodo crítico hay que gestionar muy bien los días de cobro y pago para mantener un nivel de tesorería adecuado en cada momento.</li> <li><strong>Mejorar las acciones de marketing y sacar del inventario los productos más antiguos y difíciles reduciendo los precios. </strong></li> </ul> Si la gestión comercial no es suficiente se puede valorar el solicitar un préstamo controlando el riesgo que supone incrementar el pasivo. Si solo es un bache y las perspectivas futuras son buenas puede funcionar. El mejor consejo es no permitir que una situación delicada se perpetúe. Calculando el FM, gestionando el presupuesto de tesorería y con otros mecanismos de control se puede tener información suficiente para anticiparse a los problemas y corregir los escenarios más preocupantes. De todo esto se extrae la importancia de elegir bien las fuentes de financiación -rápidas y fiables- para cubrir las necesidades que vayan apareciendo. Gracias a la apertura financiera y la tecnología las compañías de <em>crowdlending </em>podemos aportar nuevas soluciones para evitar el cierre de los negocios por falta de liquidez.

Fondo de Maniobra. ¿Qué es? ¿Cómo se calcula?

Calcular el fondo de maniobra supone contar con una herramienta de trabajo indispensable porque es un buen indicador de la capacidad operativa de una empresa a corto plazo y de su salud financiera.

La estrategia financiera de cualquier negocio debe contemplar dos horizontes temporales. El primero, a medio y largo plazo, para financiar los proyectos de mayor inversión y el segundo, a corto plazo, asegurando los recursos suficientes para cubrir todos los gastos de suministro, producción, almacenaje y distribución hasta que se vende el producto. Este segundo objetivo se logrará con un fondo de maniobra sólido.

Para cumplir con las obligaciones de pago en Circulantis reforzamos las opciones de financiación para las empresas. Hay que hacer un esfuerzo para vender y muchas veces hay que hacerlo ofreciendo a los clientes aplazamientos en los pagos. El control de las necesidades de fondos en estos casos adquiere una mayor relevancia, y las soluciones también.

¿Qué es el fondo maniobra?

Esta magnitud (también conocida como fondo de rotación, capital circulante o capital de trabajo) sirve para evaluar la solvencia de una empresa a corto plazo. Refleja su situación de liquidez para poder afrontar sus deudas y las adquisiciones que necesite para continuar la actividad con normalidad. Todo ello analizando un periodo temporal inferior al año.

La fórmula del fondo de maniobra se calcula en base a los valores que proporciona el balance contable, siendo lo más común aplicar la diferencia entre el activo y el pasivo corriente. Estos dos grupos de cuentas contienen estos elementos:

  • Activo corriente o circulante (AC)

Es la suma de bienes y derechos que se pueden hacer efectivos antes de un año (tesorería, cuentas a cobrar de clientes y otros deudores y las existencias disponibles).

  • Pasivo corriente o circulante (PC)

También llamado pasivo exigible es la suma de las obligaciones y deudas que vencen en los próximos doce meses (pagos pendientes a proveedores y otros gastos de gestión y administración).

Esta es la representación gráfica de un fondo de maniobra (FM) positivo:

Otra forma de visualizarlo es emplear los elementos a largo plazo o fijos, calculando la resta entre el pasivo no corriente (capitales permanente) menos el activo no corriente o fijo.

Es importante, en todo caso, que el valor sea positivo. Eso indica que la liquidez disponible en los próximos meses será superior al importe de los gastos que haya que afrontar en el mismo período, contando además con un margen de seguridad.

Como las principales cuentas que se incluyen son las comerciales el significado de esta medida tiene que ver con la capacidad de financiar el proceso productivo y comercial mientras no se recupera el dinero con el cobro de las ventas.

Cualquier otro resultado podría ser peligroso para la solvencia futura de la empresa si no se toman medidas. De ahí la importancia de controlar este indicador y aplicar las soluciones oportunas en cada situación.

¿Cómo se calcula paso a paso el fondo de maniobra?

Para disponer de la información que proporciona hay que ver como se calcula el fondo de maniobra. Para ello hay que sumar el valor contable de las cuentas de los dos grupos principales que lo forman y luego aplicar alguna de las fórmulas para su cálculo.

Pasos para calcularlo y ratios que se manejan

A partir de los grupos de cuentas del balance contable se extrae la información necesaria para desarrollar las distintas formas de cálculo:

  1. Fondo de maniobra, formula general:

Fondo de maniobra (FM) = Activo Corriente (AC) – Pasivo Corriente (PC)

– Sumar las partidas del activo circulante:

  • Existencias (grupo 3)
  • Cuentas a cobrar de clientes y otros deudores de la actividad (grupos 43, 44, 47)
  • Inversiones financieras a corto plazo (grupo 53, 54, 55)
  • Tesorería y otras cuentas de liquidez equivalente (grupo 57)
  • Periodificaciones a corto plazo (480, 567)

Periodificar es imputar a cada ejercicio los ingresos y gastos que le correspondan. Si hay partidas pendientes que han sufrido alguna modificación temporal pueden pasar de corto a largo plazo y viceversa.

– Sumar el pasivo circulante:

  • Deudas comerciales (proveedores) y otras cuentas a pagar. (grupo 40)
  • Deudas a corto plazo: con entidades de crédito, institucionales, arrendamientos financieros, etc. (grupos 51,52)
  • Provisiones a corto (499,529)
  • Periodificaciones de pasivo (485,568)
  1. Fondo de Maniobra, variante:

Fondo de maniobra (FM) = Pasivo no corriente (PF) – Activo no corriente (AF)

  • Pasivo no corriente (PF) = Pasivo total – Pasivo corriente (PC)
  • Activo no corriente (AF) = Activo Total – Activo corriente (AC)
  1. Fondo de maniobra, ratio:

Ratio FM = Activo corriente / Pasivo corriente

Presenta el resultado como la proporción entre sus dos partidas. Un ratio menor que uno sería negativo, el uno sería equivalente a no tener capacidad de maniobra (FM=0) y el resultado óptimo podría estar entre 1,5 y 2. Más de ahí probablemente habría demasiados recursos parados.

Ratios de liquidez y solvencia

Los ratios relacionados con el FM permiten desagregar los elementos del activo circulante para estudiar con más detalle la liquidez en distintos fases. Lo que se persigue es separar y analizar la fortaleza de cada partida del AC en relación al PC.

Estos son los más importantes:

a) Ratio de liquidez inmediata o tesorería = Tesorería / Pasivo circulante

La tesorería es el dinero efectivo en caja y bancos. Indica cual es la proporción de las deudas que podemos afrontar de forma inmediata. En general se considera un buen dato en torno a 0,2 o 0,3 (aunque depende de la actividad y del montante de los pasivos más inmediatos)

b) Ratio de liquidez general (prueba ácida) = Tesorería + Realizable / Pasivo circulante.

El realizable son las cuentas a cobrar de clientes más otras de liquidez rápida. Son derechos que, aun no siendo inmediatos, pueden ser convertibles en poco tiempo, por ejemplo con operaciones de descuento comercial.

Este ratio es el más próximo al FM real porque los componentes que se incluyen son los más destacados del circulante (al incluir las operaciones comerciales). Por tanto su valor ya debería ser positivo o estar cerca. Quedarían pendientes de aplicar las existencias o inventario, cuya eficacia como valor líquido depende de cuando se puedan vender.

También se puede calcular como: (AC – Inventario) / PC

c) Ratio FM sobre ventas = (AC – PC) / volumen ventas

Es un indicativo del valor añadido de las ventas. Cuanto más alto sea indicará mejores resultados en las cuentas a cobrar y pagar en relación a las ventas realizadas. Se puede entender como un aumento del margen entre lo que vendemos y lo que nos cuesta vender.

Por último, dos ratios muy interesantes son el periodo medio de cobro (PMC) y de pago (PMP):

d) PMC = (saldo clientes / ventas ) x 365

e) PMP = (saldo proveedores / compras) x 365

Indican los días de media que se tarda en cobrar y pagar las facturas. La liquidez y el FM ganan mucho a medida que el PMC va ganando inmediatez en relación al PMP.

Tras calcular el fondo de maniobra, la interpretación adecuada del mismo es el siguiente paso. No todos los negocios tienen las mismas necesidades, depende de su actividad y del coste de su proceso productivo. Es una información que hay que alinear a la estrategia general y tomar las decisiones oportunas según cada caso.

¿Cómo gestionar un fondo de maniobra positivo?

Un fondo de maniobra positivo es, en general, la situación ideal. Refleja un remanente de liquidez o stock de seguridad. Estarían cubiertos todos los gastos previstos a corto plazo con los recursos que genera la actividad y además se dispone de un margen financiado por el capital permanente (patrimonio y pasivos fijos que no hay que atender a corto plazo).

Aun así, hay que tener cuidado con estas dos circunstancias:

  • Si es demasiado alto supone un coste extra (en mantener existencias o en la financiación a clientes) y también implica estar reteniendo recursos que se podrían disponer para invertir y potenciar la actividad.
  • Hay que controlar las partidas principales

Algunas empresas necesitan una mayor inversión en existencias y, por tanto, un FM más alto que la media. Por otro lado, a veces hay demasiado inventario que es difícil vender o clientes en cartera de difícil cobro; en ambas situaciones un resultado bueno puede resultar engañoso.

Estos son algunos ejemplos para gestionar un importe positivo:

  • Mejorar la gestión de cobro. Es importante siempre agilizar la liquidez. Aunque el FM sea adecuado puede haber poca tesorería en algún momento, por ello es conveniente convertir las cuentas de clientes en efectivo con la mayor soltura posible. En Circulantis ponemos nuestro servicio de crowdfactoring al servicio de las empresas que buscan más libertad y transparencia para adelantar sus facturas pendientes.
  • Reforzar el activo fijo. Es esencial en las empresas industriales que necesitan más maquinaria y equipos y una mayor proporción de A. Fijo. Se puede trabajar con un FM más ajustado para dar mayor peso a los bienes de producción.
  • Aprovechar los recursos disponibles para buscar inversiones rápidas y rentables. El crowdfactoring no solo es una buena opción de financiación, también de inversión. En nuestra plataforma online unimos ambas necesidades. Los inversores obtienen rentabilidad ayudando a autónomos y pymes con sus cobros pendientes: el beneficio empresarial es mutuo.

¿Cómo gestionar un fondo de maniobra negativo?

Un fondo de maniobra negativo estaría indicando problemas para cumplir las obligaciones de pago. En términos contables es una posición de desequilibrio al estar empleando los activos fijos -que son el soporte a largo plazo- para socorrer las deudas inmediatas.

Hay actividades que pueden permitirse FM negativos porque tienen liquidez suficiente al cobrar al contado. En el resto de situaciones hay que actuar con rapidez y evitar que el escenario empeore con más precariedad.

Lo principal es corregir la estrategia para ganar efectivo sin perjudicar los activos claves. Por ejemplo:

  • Anticipar el cobro a clientes. Es fundamental agilizar los mecanismos de liquidez y la vía principal es el anticipo de las facturas De nuevo, el crowdfactoring es un gran aliado.
  • Negociar más aplazamiento en el pago a proveedores. Es una acción complementaria a la anterior. Durante todo el periodo crítico hay que gestionar muy bien los días de cobro y pago para mantener un nivel de tesorería adecuado en cada momento.
  • Mejorar las acciones de marketing y sacar del inventario los productos más antiguos y difíciles reduciendo los precios.

Si la gestión comercial no es suficiente se puede valorar el solicitar un préstamo controlando el riesgo que supone incrementar el pasivo. Si solo es un bache y las perspectivas futuras son buenas puede funcionar.

El mejor consejo es no permitir que una situación delicada se perpetúe. Calculando el FM, gestionando el presupuesto de tesorería y con otros mecanismos de control se puede tener información suficiente para anticiparse a los problemas y corregir los escenarios más preocupantes.

De todo esto se extrae la importancia de elegir bien las fuentes de financiación -rápidas y fiables- para cubrir las necesidades que vayan apareciendo. Gracias a la apertura financiera y la tecnología las compañías de crowdlending podemos aportar nuevas soluciones para evitar el cierre de los negocios por falta de liquidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *