Financiación para empresas en crisis

Superar un momento crítico es un desafío para empresarios y profesionales. Lograr financiación para empresas en crisis es más complicado pero una inyección de capital a tiempo y un buen plan de choque pueden reactivar cualquier negocio.

La falta de liquidez es el primer síntoma de alerta y el desencadenante de una situación más grave si no se corrige.

Para reducir la exposición a una crisis hay que prestar atención a la coyuntura del mercado y vigilar los factores de riesgo financiero. Si se identifican bien los riesgos será más fácil adoptar las medidas oportunas en cada momento.

Financiación empresas en crisis => bancaria y alternativa a la banca.

En Circulantis, apostamos por soluciones alternativas de financiación con un modelo más moderno para el anticipo de facturas. De hecho, lo primero que debe hacer una empresa en crisis es cobrar lo antes posible cualquier factura que tenga pendiente.

Causas de crisis en una empresa

Las causas de crisis en una empresa pueden surgir de factores externos o internos, o de ambos.

Causas externas. Son ajenas a la empresa y dependen de la evolución del mercado, la tecnología o la normativa que afecte al sector. Requieren una estrategia reactiva: evaluación de las amenazas y reacción.

Pueden venir por:

  • Cambios en el mercado. En las preferencias de los consumidores o avances tecnológicos que trasforman el sector.
  • Aumento de la competencia: local y global (grandes compañías de comercio online).
  • Cambios normativos o fiscales. Pueden implicar mayores gastos operativos, exigencias técnicas o responsabilidades sociales y medioambientales. Existe también el riesgo de multas y sanciones.
  • Es el peligro más reciente y cada vez afecta a más compañías. Puede causar daños muy serios en pérdida de datos o filtraciones de información.

Causas internas. Su origen depende directamente de las decisiones de la empresa. Necesitan soluciones proactivas: detectar, evaluar y corregir.

En general, se deben a:

  • Estrategias fallidas. Falta de experiencia, mala planificación, previsiones erróneas, etc.
  • Falta de control económico y financiero. Ausencia de un plan presupuesto y de tesorería, no analizar el balance contable ni la evolución de los ratios financieros (liquidez, estabilidad, endeudamiento, etc.)
  • Costes elevados. Descontrol en los costes fijos y variables, gastos financieros altos, deterioro del inventario, equipos ineficientes…
  • Mala organización. Debilidad en la atención al cliente, fallos de gestión graves (fiscales, contables, facturación…)

Cualquiera que sea la causa que origine una crisis esta afectará al bolsillo de la empresa, creando problemas de liquidez y solvencia.

Factores que indican que una empresa está en crisis

Para saber qué hacer con una empresa en crisis hay que identificar los elementos que están fallando.

La mayoría se pueden percibir con un análisis detallado de la información contable. Los indicadores de solvencia financiera son los mejores para identificar factores críticos:

  • Caída de volumen de negocio. Es un indicador significativo. El descenso reiterando de las ventas desequilibra la estructura patrimonial y obliga a reajustes para sobrevivir.
  • Falta de liquidez. Indica que la empresa no puede atender sus pagos corrientes: tanto los inmediatos como a un año vista. Puede ocurrir incluso con un buen volumen de ventas. Es grave porque genera desconfianza y mala imagen.
  • Resultado de explotación negativo. Puede haber un mal año, pero si de forma continuada no se cubren los gastos corrientes la crisis es un hecho.
  • Endeudamiento alto. Un ratio elevado entre deuda exigible y fondos propios compromete mucho el futuro de una organización.
  • Fondo de maniobra bajo o negativo. Mide la solvencia a corto plazo. El riesgo está en que el activo circulante (tesorería, activos y derechos) no cubra el pasivo circulante (pagos y obligaciones) o lo haga con dificultades.

Factores no financieros

Es importante también identificar otros factores de riesgo: estructura poco flexible, clientes de baja rentabilidad, comentarios negativos que pueden dañar la imagen corporativa, críticas por falta de compromiso social o medioambiental, etc.

¿Cómo y dónde pedir financiación para un empresa en crisis?

Para lograr financiación en crisis hay que presentar un plan de viabilidad realista y creíble para convencer a los posibles prestamistas. Los préstamos para empresas en crisis hay que seleccionarlos con cuidado para evitar condiciones demasiado duras.

Financiación empresas en crisis

financiacion para empresas en crisis img1 - circulantis

Fondos propios

La primera medida es plantearse un aumento del capital de los socios, buscar subvenciones públicas o atraer capital no exigible.

Financiación bancaria

Es la más opción más complicada. Desde hace años los criterios se han endurecido y se rechazan muchas solicitudes. Más aún para empresas en crisis.

Financiación alternativa

Las fuentes de financiación alternativa a la banca ofrecen opciones más accesibles para autónomos y pymes en crisis.

Muchas de ellas funcionan de forma rápida en un entorno online (reduciendo trámites y requisitos) y aportan dinero a través de inversores particulares.

Modalidades de financiación alternativa:

Crowdfunding

Es el origen de las plataformas de financiación colectiva (crowd: múltiple; funding: financiación), donde un conjunto de personas proporcionan dinero de forma conjunta para todo tipo de proyectos empresariales o particulares.

Tipos principales:

  • Crowdfunding de donación o recompensa: se aporta dinero de forma solidaria sin esperar una rentabilidad económica.
  • Crowdfunding de inversión: los inversores participan en el capital de la empresa buscando un retorno en porcentaje sobre el beneficio futuro.
  • Crowdfunding de préstamos o crowdlending: en forma de préstamos P2P.

Entidades de Capital Riesgo (venture capital)

Se pueden adscribir al formato de crowdfunding de inversión. Lo ejercen sociedades de capital riesgo (SCR), fondos de inversión e inversores particulares (business angels) que actúan a través de distintas plataformas e-crowd y también de forma offline.

Se interesan más por empresas tecnológicas nuevas y con gran potencial de crecimiento, aunque por su experiencia y contactos pueden ver posibilidades en negocios en crisis.

Préstamos P2P / crowdlending

Los préstamos P2P o peer to peer (de persona a persona) se expresan bajo la modalidad de crowdlending (crowd: múltiple; lending: préstamo).

El préstamo a empresas se denomina P2B (peer to business). Son los inversores los que ejercen el papel del banco ofreciendo liquidez a los negocios que solicitan financiación a cambio de un tipo de interés.

Descuento de pagarés (crowdfactoring)

El descuento de pagarés y el anticipo de facturas tienen también su modalidad alternativa (crowdfactoring). Los inversores adquieren los derechos comerciales de las empresas y les anticipan el dinero pendiente con un descuento, al tipo de interés establecido.

El crowdfactoring es más accesible que el modelo de descuento bancario, hay menos requisitos y la operativa online reduce comisiones.

Tanto el crowdlending como el crowdfactoring son buenas alternativas para un negocio en crisis porque hay gran variedad de inversores con distintas preferencias en cuanto a rentabilidad y riesgo.

MaB y MARF

El mercado alternativo bursátil (MaB) y el de renta fija (MARF) están pensados para proyectos de expansión de empresas de pequeña y mediana capitalización, aunque también podrían ser una solución para empresas en crisis.

En cualquiera de los casos, el éxito depende de la calificación de riesgo (rating) que las plataformas o agencias le adjudiquen a la empresa, de la viabilidad de su proyecto y las preferencias de los inversores.

Por último, también se deben estudiar las ayudas públicas para compañías en crisis y algún préstamo oficial subvencionado con tipos de interés reducidos.

Condiciones de financiación

En una crisis el margen de maniobra es muy limitado. Es fundamental obtener las mejores condiciones posibles si se consigue el préstamo.

Las condiciones de financiación dependen del tipo de préstamo. En general son:

  • Tipo de interés
  • Comisiones
  • Exigencia de productos cruzados: tarjetas, seguros, domiciliaciones, etc. Son habituales en la práctica bancaria
  • Avales y garantías adicionales
  • Forma de retorno de la inversión (cuando se participa en el capital social).
  • Otros requisitos o cláusulas contractuales

Para ver las ventajas de la financiación alternativa en cuanto a condiciones tenemos nuestro ejemplo. En Circulantis, en nuestra plataforma de crowdfactoring:

  • No exigimos avales ni productos cruzados.
  • Ofrecemos libertad y autonomía.
  • La operativa online genera menos gastos y solo repercutimos una comisión de servicio.
  • La financiación no computa en CIRBE (Central de Riesgos del Banco de España) al contrario que cualquier préstamo bancario.
  • El dinero se entrega integro, sin retención.

Además, financiarse con pagarés o facturas es la única fórmula que no está condicionada por una situación de crisis.

  • Que una empresa esté en crisis no significa que sus clientes también lo estén. Si tiene facturas o pagarés de clientes solventes puede conseguir financiación en muy buenas condiciones cediendo sus derechos de cobro.

Por tanto, ante una crisis hay que actuar con determinación pero también con serenidad para evitar medidas precipitadas que empeoren las cosas, más aún cuando se pide financiación. Hay algunas opciones online de préstamos rápidos gestionadas por plataformas que esconden cláusulas abusivas y sin ninguna seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *