¿Qué es la economía social y por qué es tan importante?

El nacimiento de una nueva estrategia empresarial basada en la economía social y colaborativa ha resultado ser un buen bálsamo para paliar los graves efectos de estos años de crisis. Así empiezan a entenderlo también los poderes políticos que buscan compensar, de algún modo, los daños causados al haber primado durante mucho tiempo un modelo económico basado en la maximización del beneficio a costa de reducir la atención a las necesidades esenciales de la sociedad.

Representantes de once países europeos acaban de firmar la “Declaración de Madrid” donde se insta a la Comisión Europea a fortalecer el desarrollo de este modelo empresarial. Es una petición bien recibida porque la Comisión también reconoce los valores que aportan la economía social y su efecto positivo sobre el empleo y la cohesión, reivindicando un sistema más sostenible y de mayor integración. En esa línea se incluye la propuesta de la Carta Social Europea, que tiene como uno de sus objetivos más claros fomentar esta nueva fórmula de desarrollo.

El plan de la Comisión Europea para fortalecer y ampliar este colectivo de empresa se basa en:

  • Aumentar el acceso a los fondos europeos.
  • Mejorar la regulación.
  • Facilitar la incorporación a los mercados y los modelos de internacionalización.
  • Desarrollar la innovación social.

El apoyo firme a esta nueva aspiración empresarial será de gran ayuda para reducir el impacto negativo de futuras crisis y crear entornos más solidarios.

¿Qué es la economía social?

La economía social la forman un conjunto de sociedades: cooperativas, mutuas, fundaciones, asociaciones y organizaciones similares que tratan de impulsar unos criterios solidarios y responsables en su modelo de actuación. Se pueden definir sus rasgos más significativos porque:

  • Toman decisiones de forma conjunta y democrática
  • Reparten sus beneficios entre los socios de forma equitativa
  • Priman al individuo y al medio natural por encima del capital.

Desde la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) se ha destacado la importancia del papel de la Declaración de Madrid para promover este nuevo estatus empresarial para el futuro de Europa. Una garantía para generar empresas modernas y competitivas en todos los sectores, que trabajen para las personas y el interés general.

El papel de las finanzas en la nueva economía

La escasa contundencia ante los elementos más inestables del sistema financiero fue el detonante del colapso económico. La falta de ética en muchos casos ha suscitado un clamor social para exigir una nueva concepción de la economía y las finanzas. Una concepción donde la cooperación y la responsabilidad sean los elementos clave.

Es el compromiso que asumimos en Circulantis, como parte de las nuevas compañías que aspiran a crear entornos financieros más honestos y transparentes con el objetivo de que todos los participantes puedan salir beneficiados. Es parte del reto de las modalidades de inversión colectiva para empresas –crowdlending o crowdfactoring en nuestro caso-, destinadas a garantizar vías de financiación más eficientes y estables para las pymes.

Creamos una plataforma para responder a las demandas de empresas e inversores, facilitándoles todas las herramientas para que puedan colaborar sin ataduras en un escenario seguro y de confianza. Las pymes pueden negociar con libertad para descontar sus pagarés y derechos de cobro al mejor precio. Y los inversores pueden acceder a un producto fiable, rentable y con liquidez muy rápida.

Es lo que la sociedad espera de los nuevos tiempos. Más responsabilidad y solidaridad. Organizaciones más implicadas en el ámbito social y entornos financieros honestos y transparentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *