Los inversores que están dispuestos a asumir algún riesgo suelen apostar por la compra de acciones o valores bursátiles para mejorar la rentabilidad de su dinero. Desde <strong>Circulantis</strong> queremos recordar que uno de los mejores rasgos de un buen inversor es su capacidad para diversificar, colocando fondos en distintas propuestas, algo que ofrece un mayor abanico de opciones y enriquece vuestra cartera. <span id="more-907"></span> Siempre es un buen momento para buscar nuevas alternativas, más ahora cuando los depósitos bancarios estancan el dinero sin ofrecer ningún rendimiento. Más allá de lo conocido queremos destacar nuestra propuesta a favor de una <a href="https://circulantis.com/inversiones-financieras" target="_blank" rel="noopener noreferrer"><strong>inversión financiera</strong></a> más colaborativa amparada en el empuje renovador que promueve el <a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener noreferrer"><strong>crowdlending</strong></a>. Las <strong>plataformas online</strong> de esta modalidad son claras y dinámicas, y permiten invertir directamente en los productos y necesidades concretas que publican los autónomos y las pequeñas y medianas empresas (pymes) cuando necesitan fondos. Una operativa fácil que ofrece libertad de acción con un mínimo coste de gestión. Para establecer las diferencias entre esta modalidad y la inversión en bolsa vamos a comparar los elementos principales: <h2><strong>La inversión en crowdlending </strong></h2> Estas son las características de este modelo de inversión colectiva: <ul> <li>Se suele invertir en préstamos o pagarés de empresa. Los <a href="https://circulantis.com/blog/el-pagare/"><strong>pagarés</strong> </a>son títulos que garantizan el cobro de las facturas con pago aplazado. Los inversores adquieren, con un descuento, los pagarés de las empresas que necesitan adelantar el dinero pendiente y los cobran íntegros a su vencimiento logrando así el rendimiento pactado. Simple y práctico.</li> <li><strong>Liquidez</strong>. Hay distintos plazos de vencimiento según cada caso pero todas son operaciones a corto plazo. El beneficio es casi inmediato.</li> <li><strong>Rentabilidad</strong>. Cada proyecto tiene asociada una rentabilidad y las aportaciones se formalizan en forma de subasta. Una vez concretadas, el rendimiento está libre de toda volatilidad. Se sabe desde el primer momento lo que se va a cobrar y cuando.</li> <li><strong>Transparencia</strong>. En estas plataformas ofrecemos una completa información actualizada y accesible para los usuarios. Todas las gestiones y traspasos son visibles desde el principio.</li> <li><strong>Seguridad</strong>. Los productos no están exentos de algún riesgo, que está perfectamente especificado. A mayor riesgo más rentabilidad. Al haber tantas opciones es clave <strong>diversificar y combinar operaciones</strong>, más o menos arriesgadas, para compensar las posibles contingencias. En general, los productos que ofrecemos están bastante revisados y los riesgos son muy bajos.</li> </ul> <h2><strong>La inversión en bolsa</strong></h2> <ul> <li>Los más habituales son acciones o fondos de inversión. Se pueden contratar productos más complejos asociados a la evolución de determinados activos.</li> <li><strong>Liquidez</strong>. En los activos más comunes se produce con la venta de las acciones o rescate del fondo. A veces hay ciertos condicionantes y plazos más largos a la hora de recuperar el dinero, especialmente en los productos derivados.</li> <li><strong>Rentabilidad</strong>. En general, es la diferencia entre el precio de venta y el de compra. Puede haber volatilidad en función de las circunstancias. A veces es necesario plantearse horizontes temporales a largo plazo para sacar más beneficio. Las acciones y fondos están expuestos a comisiones para cada gestión que se solicite, algo que merma la rentabilidad real.</li> <li><strong>Transparencia</strong>. Las autoridades monetarias se están esforzando para mejorar la transparencia e información disponible de todos los productos financieros. Es algo muy necesario aunque en la bolsa sigue habiendo algunas lagunas que hay que saber sortear.</li> <li><strong>Seguridad</strong>. El riesgo en las operaciones bursátiles no es posible controlarlo y es complicado saber cómo actuar en los momentos de caídas en la cotización de algún valor. Hay casos de grandes pérdidas aunque tampoco se puede negar lo contrario. Conviene estar pendiente e informado.</li> </ul> Cada alternativa tiene sus ventajas y, evidentemente, no son excluyentes. Lo que queremos en <strong>Circulantis</strong> es que los inversores conozcáis todas las posibilidades para que vuestras decisiones os reporten más beneficio. En nuestra plataforma, especializada en <a href="https://circulantis.com/blog/crowdfactoring-que-es-y-como-funciona/" target="_blank" rel="noopener noreferrer"><strong>crowdfactoring</strong></a><strong>,</strong> intermediamos en la negociación de los pagarés de empresa, un producto estable y seguro que conocemos muy bien para poder ofreceros una gestión de calidad y confianza. Si no conocías el <strong>crowdlending</strong> como oportunidad de inversión ahora ya tenéis un mayor poder de decisión en vuestras manos.

Diferencias entre invertir en bolsa y la inversión colectiva

Los inversores que están dispuestos a asumir algún riesgo suelen apostar por la compra de acciones o valores bursátiles para mejorar la rentabilidad de su dinero. Desde Circulantis queremos recordar que uno de los mejores rasgos de un buen inversor es su capacidad para diversificar, colocando fondos en distintas propuestas, algo que ofrece un mayor abanico de opciones y enriquece vuestra cartera.

Siempre es un buen momento para buscar nuevas alternativas, más ahora cuando los depósitos bancarios estancan el dinero sin ofrecer ningún rendimiento. Más allá de lo conocido queremos destacar nuestra propuesta a favor de una inversión financiera más colaborativa amparada en el empuje renovador que promueve el crowdlending.

Las plataformas online de esta modalidad son claras y dinámicas, y permiten invertir directamente en los productos y necesidades concretas que publican los autónomos y las pequeñas y medianas empresas (pymes) cuando necesitan fondos. Una operativa fácil que ofrece libertad de acción con un mínimo coste de gestión.

Para establecer las diferencias entre esta modalidad y la inversión en bolsa vamos a comparar los elementos principales:

La inversión en crowdlending

Estas son las características de este modelo de inversión colectiva:

  • Se suele invertir en préstamos o pagarés de empresa. Los pagarés son títulos que garantizan el cobro de las facturas con pago aplazado. Los inversores adquieren, con un descuento, los pagarés de las empresas que necesitan adelantar el dinero pendiente y los cobran íntegros a su vencimiento logrando así el rendimiento pactado. Simple y práctico.
  • Liquidez. Hay distintos plazos de vencimiento según cada caso pero todas son operaciones a corto plazo. El beneficio es casi inmediato.
  • Rentabilidad. Cada proyecto tiene asociada una rentabilidad y las aportaciones se formalizan en forma de subasta. Una vez concretadas, el rendimiento está libre de toda volatilidad. Se sabe desde el primer momento lo que se va a cobrar y cuando.
  • Transparencia. En estas plataformas ofrecemos una completa información actualizada y accesible para los usuarios. Todas las gestiones y traspasos son visibles desde el principio.
  • Seguridad. Los productos no están exentos de algún riesgo, que está perfectamente especificado. A mayor riesgo más rentabilidad. Al haber tantas opciones es clave diversificar y combinar operaciones, más o menos arriesgadas, para compensar las posibles contingencias. En general, los productos que ofrecemos están bastante revisados y los riesgos son muy bajos.

La inversión en bolsa

  • Los más habituales son acciones o fondos de inversión. Se pueden contratar productos más complejos asociados a la evolución de determinados activos.
  • Liquidez. En los activos más comunes se produce con la venta de las acciones o rescate del fondo. A veces hay ciertos condicionantes y plazos más largos a la hora de recuperar el dinero, especialmente en los productos derivados.
  • Rentabilidad. En general, es la diferencia entre el precio de venta y el de compra. Puede haber volatilidad en función de las circunstancias. A veces es necesario plantearse horizontes temporales a largo plazo para sacar más beneficio. Las acciones y fondos están expuestos a comisiones para cada gestión que se solicite, algo que merma la rentabilidad real.
  • Transparencia. Las autoridades monetarias se están esforzando para mejorar la transparencia e información disponible de todos los productos financieros. Es algo muy necesario aunque en la bolsa sigue habiendo algunas lagunas que hay que saber sortear.
  • Seguridad. El riesgo en las operaciones bursátiles no es posible controlarlo y es complicado saber cómo actuar en los momentos de caídas en la cotización de algún valor. Hay casos de grandes pérdidas aunque tampoco se puede negar lo contrario. Conviene estar pendiente e informado.

Cada alternativa tiene sus ventajas y, evidentemente, no son excluyentes. Lo que queremos en Circulantis es que los inversores conozcáis todas las posibilidades para que vuestras decisiones os reporten más beneficio. En nuestra plataforma, especializada en crowdfactoring, intermediamos en la negociación de los pagarés de empresa, un producto estable y seguro que conocemos muy bien para poder ofreceros una gestión de calidad y confianza.

Si no conocías el crowdlending como oportunidad de inversión ahora ya tenéis un mayor poder de decisión en vuestras manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *