El <strong>cheque y el </strong><a href="https://circulantis.com/blog/el-pagare/" target="_blank" rel="noopener">pagaré</a> comparten una función importante: los dos son documentos que permiten cobrar una deuda. A partir de ahí hay varios aspectos que marcan la <strong>diferencia entre un cheque y un pagaré</strong>, especialmente en relación a cuándo y cómo se puede ejercer el derecho de cobro. En el tráfico comercial los pagarés toman ventaja porque permiten definir con exactitud el día de pago y aumentan el control de las operaciones a crédito. <span id="more-1573"></span> En <strong>Circulantis</strong>, impulsamos un nuevo modelo de financiación para autónomos y pymes que tiene como referencia fundamental el <a href="https://circulantis.com/blog/descuento-de-pagares/" target="_blank" rel="noopener">descuento de pagarés</a>, aprovechando la solidez de este formato como garantía de pago de las facturas. Los derechos de cobro se pueden ceder en nuestra plataforma online a los inversores interesados para obtener el adelanto del dinero. Es una fórmula ágil, accesible y con una gran libertad para las empresas. <h2>Diferencias y similitudes entre cheque y pagaré</h2> Empezando por las similitudes tenemos las siguientes: <ol> <li><strong>Los dos expresan una orden de pago a favor del beneficiario del título</strong> (en general, validada con la expresión “Páguese a:”) y expresando la cantidad a pagar. Para ejercer el cobro han de presentarse en el lugar indicado.</li> <li><strong>Nacen desde una posición deudora</strong>. El deudor los emite para responder del pago de una cantidad pendiente (por ejemplo, el importe de una factura en el caso de una operación comercial).</li> <li><strong>El emisor, en ambos casos, debe firmar y datar el momento de la puesta en circulación</strong> (fecha de emisión) de forma manuscrita. Aunque los formatos y firmas digitales avanzan mucho este requisito formal sigue siendo necesario.</li> <li><strong>Pueden ser utilizados por personas físicas</strong> (particulares y autónomos) <strong>y jurídicas</strong> (empresas). En el caso de los pagarés es muy habitual el uso entre empresas.</li> </ol> La <strong>diferencia entre pagare y cheque </strong>se centra en estos aspectos: <img class="size-full wp-image-1575" src="https://circulantis.com/blog/wp-content/uploads/2018/11/diferencia-entre-pagare-y-cheque-circulantis.jpg" alt="diferencia entre cheque y pagare - circulantis" width="633" height="422" /> Lo más destacado, como <strong>diferencia entre cheque y pagare, </strong>es que este último dispone una fecha concreta para el pago y no es obligatoria la participación de una entidad bancaria. Los pagarés son perfectos para asegurar las operaciones comerciales con pago aplazado. El cliente gana tiempo y el vendedor puede evitar la espera financiando las facturas y anticipando el dinero. El anticipo de facturas es una operación de financiación basada en el descuento. Se pueden <a href="https://circulantis.com/blog/cuanto-me-cuesta-descontar-pagares-en-el-banco/" target="_blank" rel="noopener">descontar pagarés en el banco</a> pero en <strong>Circulantis</strong> proporcionamos una alternativa innovadora que facilita el trabajo y puede resultarles más barata al reducir las comisiones y no incluir ningún requisito ni contrato adicional. <h2>Características principales de un cheque</h2> <ol> <li>Es un documento, fechado y firmado, que le permite al beneficiario o portador recibir el dinero indicado presentándolo en la sucursal bancaria que figura en el talón.</li> <li>Las entidades los ofrecen a sus clientes en forma de talonario o chequera, siempre asignado a una cuenta corriente.</li> <li>El banco se encargará del pago cuando se le presente un cheque válido y firmado, cargando la cantidad correspondiente en la cuenta del emisor.</li> <li>Puede derivar el pago de comisiones, según el caso, o restricciones como el abono solo en cuenta.</li> </ol> <h2>Tipos de cheques</h2> Según la <a href="https://clientebancario.bde.es/pcb/es/menu-horizontal/productosservici/efectivocheques/cheques/guia-textual/tipos-de-cheques/" target="_blank" rel="noopener">tipología del Banco de España</a> hay estos modelos: Clasificación principal: <ul> <li><strong><u>Nominativo</u></strong>: se emite a favor de una persona física o jurídica.</li> </ul> En este caso, esa persona lo podría endosar (transmitir a un tercero), salvo que esté expresada la cláusula “no a la orden”. <ul> <li><strong><u>Al portador</u></strong>: lo puede cobrar quien lo tiene.</li> </ul> Otras fórmulas de emisión y cobro: <ul> <li><strong><u>Cruzado</u></strong> (dibujando dos barras paralelas en la cara anterior del impreso):</li> </ul> Solo se puede cobrar solicitándolo a través de otra entidad bancaria. Sin embargo, si el beneficiario tiene cuenta en el banco librado lo podría cobrar directamente. <ul> <li><strong><u>Conformado</u></strong>: Si tiene la expresión “conformado” la entidad de pago asegura que se pagará porque ha reservado los fondos en la cuenta para ello.</li> <li><strong><u>Con abono en cuenta</u></strong>: No se podrá cobrar en efectivo, solo en cuenta.</li> <li><strong><u>Bancario</u></strong>: Lo emite y firma un banco para saldar directamente una deuda propia.</li> <li><strong><u>De “ventanilla” (o de caja)</u></strong>: Sería como un recibo que firma el cliente de un banco cuando saca fondos de su propia cuenta.</li> </ul> <h2>Características principales del pagaré</h2> <ol> <li>Es un documento escrito que compromete al firmante a pagarle al beneficiario una cantidad de dinero en una fecha determinada.</li> <li>Para que tenga validez ambas partes estarán correctamente identificadas en el impreso.</li> <li>Tiene libertad de forma mientras cumpla los requisitos legales.</li> <li>Pueden intervenir terceros como avalistas y siempre es endosable mientras no se indique lo contrario.</li> </ol> <h2>Tipos de pagarés</h2> Según su modo de emisión o forma de cobro estas son las modalidades más importantes: <ul> <li><strong><u>Según la fecha de vencimiento</u></strong><strong>:</strong> <ul> <li><strong><em>A fecha fija</em></strong>: se pagará el día indicado.</li> <li><strong>A un plazo desde la fecha</strong>: a contar desde un día concreto.</li> <li><strong><em>A la vista</em></strong><strong>:</strong> es pagadero cuando se presenta.</li> <li><strong><em>A un plazo desde la vista</em></strong>: empieza a contar desde la presentación a la vista (generalmente con una aceptación por el deudor con la fecha y un “visto”).</li> </ul> </li> </ul> <ul> <li><a href="https://circulantis.com/blog/diferencia-pagare-a-la-orden-pagare-no-a-la-orden/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Pagaré a la orden</strong></a>: Permite el endoso a un tercero, concediéndole todos los derechos de ejecución y de cobro. Se sobreentiende siempre a la orden salvo indicación contraria.</li> <li><strong><u>Pagaré no a la orden</u></strong>: Con esta cláusula escrita se anula la potestad anterior y el documento no se podrá endosar. Aun así, siempre mantiene la facultad de cesión de crédito, otorgando el derecho de cobro a un tercero.</li> <li><a href="https://circulantis.com/blog/pagare-bancario/" target="_blank" rel="noopener"><strong>Pagaré bancario</strong></a>: Lo conceden las entidades bancarias bajo su propio formato (similar a los talonarios de cheques).</li> <li><strong><u>Pagaré no bancario o de empresa</u></strong>: Los prepara directamente una empresa para su uso personal.</li> <li><strong><u>Pagaré truncable</u></strong>: Incorpora dígitos de control o códigos de barras que facilitan su presentación y cobro por medios telemáticos.</li> <li><strong><u>Pagaré no truncable</u></strong>: Para ejercitar la orden de pago hay que presentar el documento físicamente y en su formato original. No permite otra manera ni impreso sustitutivo.</li> </ul> <h2>¿Qué es la ley de cheque y pagaré?</h2> La <strong>ley de cheque y pagaré </strong>se formaliza en la  <a href="https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1985-14880" target="_blank" rel="noopener">Ley 19/1985, Cambiaria y del Cheque</a>. En ella se regulan los dos instrumentos (además de la letra de cambio). Esta normativa, y sus posteriores modificaciones, es uno de los referentes del Derecho Mercantil y pretende simplificar los requisitos formales de estos títulos regulados y fortalecer la posición jurídica del acreedor cambiario. El peso del pagaré como medio de pago en la actividad comercial agradece que exista una ley que reafirme su solidez y dé confianza al beneficiario, incluso en el comercio intracomunitario. Es un soporte clave para que las transacciones se afiancen y no generen inseguridad jurídica a la hora de ofrecer un aplazamiento en el abono de una factura. Otro soporte fundamental para las empresas vendedoras es contar con mecanismos ágiles y seguros para el descuento de sus instrumentos de cobro. La tecnología abre nuevos caminos para unas finanzas más colaborativas y transparentes e invitamos a todos los autónomos y pymes a descubrirlos.

Diferencia entre cheque y pagare, ¿la conoces?

El cheque y el pagaré comparten una función importante: los dos son documentos que permiten cobrar una deuda.

A partir de ahí hay varios aspectos que marcan la diferencia entre un cheque y un pagaré, especialmente en relación a cuándo y cómo se puede ejercer el derecho de cobro. En el tráfico comercial los pagarés toman ventaja porque permiten definir con exactitud el día de pago y aumentan el control de las operaciones a crédito.

En Circulantis, impulsamos un nuevo modelo de financiación para autónomos y pymes que tiene como referencia fundamental el descuento de pagarés, aprovechando la solidez de este formato como garantía de pago de las facturas. Los derechos de cobro se pueden ceder en nuestra plataforma online a los inversores interesados para obtener el adelanto del dinero. Es una fórmula ágil, accesible y con una gran libertad para las empresas.

Diferencias y similitudes entre cheque y pagaré

Empezando por las similitudes tenemos las siguientes:

  1. Los dos expresan una orden de pago a favor del beneficiario del título (en general, validada con la expresión “Páguese a:”) y expresando la cantidad a pagar. Para ejercer el cobro han de presentarse en el lugar indicado.
  2. Nacen desde una posición deudora. El deudor los emite para responder del pago de una cantidad pendiente (por ejemplo, el importe de una factura en el caso de una operación comercial).
  3. El emisor, en ambos casos, debe firmar y datar el momento de la puesta en circulación (fecha de emisión) de forma manuscrita. Aunque los formatos y firmas digitales avanzan mucho este requisito formal sigue siendo necesario.
  4. Pueden ser utilizados por personas físicas (particulares y autónomos) y jurídicas (empresas). En el caso de los pagarés es muy habitual el uso entre empresas.

La diferencia entre pagare y cheque se centra en estos aspectos:

diferencia entre cheque y pagare - circulantis

Lo más destacado, como diferencia entre cheque y pagare, es que este último dispone una fecha concreta para el pago y no es obligatoria la participación de una entidad bancaria. Los pagarés son perfectos para asegurar las operaciones comerciales con pago aplazado. El cliente gana tiempo y el vendedor puede evitar la espera financiando las facturas y anticipando el dinero.

El anticipo de facturas es una operación de financiación basada en el descuento. Se pueden descontar pagarés en el banco pero en Circulantis proporcionamos una alternativa innovadora que facilita el trabajo y puede resultarles más barata al reducir las comisiones y no incluir ningún requisito ni contrato adicional.

Características principales de un cheque

  1. Es un documento, fechado y firmado, que le permite al beneficiario o portador recibir el dinero indicado presentándolo en la sucursal bancaria que figura en el talón.
  2. Las entidades los ofrecen a sus clientes en forma de talonario o chequera, siempre asignado a una cuenta corriente.
  3. El banco se encargará del pago cuando se le presente un cheque válido y firmado, cargando la cantidad correspondiente en la cuenta del emisor.
  4. Puede derivar el pago de comisiones, según el caso, o restricciones como el abono solo en cuenta.

Tipos de cheques

Según la tipología del Banco de España hay estos modelos:

Clasificación principal:

  • Nominativo: se emite a favor de una persona física o jurídica.

En este caso, esa persona lo podría endosar (transmitir a un tercero), salvo que esté expresada la cláusula “no a la orden”.

  • Al portador: lo puede cobrar quien lo tiene.

Otras fórmulas de emisión y cobro:

  • Cruzado (dibujando dos barras paralelas en la cara anterior del impreso):

Solo se puede cobrar solicitándolo a través de otra entidad bancaria. Sin embargo, si el beneficiario tiene cuenta en el banco librado lo podría cobrar directamente.

  • Conformado: Si tiene la expresión “conformado” la entidad de pago asegura que se pagará porque ha reservado los fondos en la cuenta para ello.
  • Con abono en cuenta: No se podrá cobrar en efectivo, solo en cuenta.
  • Bancario: Lo emite y firma un banco para saldar directamente una deuda propia.
  • De “ventanilla” (o de caja): Sería como un recibo que firma el cliente de un banco cuando saca fondos de su propia cuenta.

Características principales del pagaré

  1. Es un documento escrito que compromete al firmante a pagarle al beneficiario una cantidad de dinero en una fecha determinada.
  2. Para que tenga validez ambas partes estarán correctamente identificadas en el impreso.
  3. Tiene libertad de forma mientras cumpla los requisitos legales.
  4. Pueden intervenir terceros como avalistas y siempre es endosable mientras no se indique lo contrario.

Tipos de pagarés

Según su modo de emisión o forma de cobro estas son las modalidades más importantes:

  • Según la fecha de vencimiento:
    • A fecha fija: se pagará el día indicado.
    • A un plazo desde la fecha: a contar desde un día concreto.
    • A la vista: es pagadero cuando se presenta.
    • A un plazo desde la vista: empieza a contar desde la presentación a la vista (generalmente con una aceptación por el deudor con la fecha y un “visto”).
  • Pagaré a la orden: Permite el endoso a un tercero, concediéndole todos los derechos de ejecución y de cobro. Se sobreentiende siempre a la orden salvo indicación contraria.
  • Pagaré no a la orden: Con esta cláusula escrita se anula la potestad anterior y el documento no se podrá endosar. Aun así, siempre mantiene la facultad de cesión de crédito, otorgando el derecho de cobro a un tercero.
  • Pagaré bancario: Lo conceden las entidades bancarias bajo su propio formato (similar a los talonarios de cheques).
  • Pagaré no bancario o de empresa: Los prepara directamente una empresa para su uso personal.
  • Pagaré truncable: Incorpora dígitos de control o códigos de barras que facilitan su presentación y cobro por medios telemáticos.
  • Pagaré no truncable: Para ejercitar la orden de pago hay que presentar el documento físicamente y en su formato original. No permite otra manera ni impreso sustitutivo.

¿Qué es la ley de cheque y pagaré?

La ley de cheque y pagaré se formaliza en la  Ley 19/1985, Cambiaria y del Cheque. En ella se regulan los dos instrumentos (además de la letra de cambio). Esta normativa, y sus posteriores modificaciones, es uno de los referentes del Derecho Mercantil y pretende simplificar los requisitos formales de estos títulos regulados y fortalecer la posición jurídica del acreedor cambiario.

El peso del pagaré como medio de pago en la actividad comercial agradece que exista una ley que reafirme su solidez y dé confianza al beneficiario, incluso en el comercio intracomunitario. Es un soporte clave para que las transacciones se afiancen y no generen inseguridad jurídica a la hora de ofrecer un aplazamiento en el abono de una factura.

Otro soporte fundamental para las empresas vendedoras es contar con mecanismos ágiles y seguros para el descuento de sus instrumentos de cobro. La tecnología abre nuevos caminos para unas finanzas más colaborativas y transparentes e invitamos a todos los autónomos y pymes a descubrirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *