Conoce por qué te pueden denegar una financiación

La falta de financiación es un gran obstáculo para muchos empresarios y emprendedores. Por tanto, es normal que te preguntes por qué te pueden denegar una financiación cuando la solicites.

Los motivos pueden ser variados pero el nivel de riesgo es un factor clave. Las compañías financieras evalúan, sobre todo, el perfil y la solvencia del solicitante, atendiendo a la información financiera de la que disponen.

Ahora todo es más complicado porque la banca impone requisitos más estrictos para conceder créditos. Esto está rompiendo el esquema tradicional que sostenía a las empresas y en el que estas confiaban.

Por tanto, no queda más remedio que buscar otras fuentes de financiación para seguir adelante.

En Circulantis, formamos parte de los nuevos modelos online de financiación colectiva. Al participar en ellos múltiples inversores el riesgo se reparte y las empresas tienen más posibilidades de conseguir el efectivo que necesiten.

Motivos para denegar una financiación

Si conoces los motivos habituales de rechazo puedes mejorar tu estrategia porque te pueden denegar una financiación que sea esencial para tu negocio.

Al solicitar financiación cuantas más alternativas tengas más posibilidades de éxito.

Un consejo para reducir la exclusión financiera es intentar mejorar los ratios de liquidez y endeudamiento, al igual que probar nuevas fuentes de crédito con menos limitaciones.

Motivos denegar una financiación

Incidencias de crédito

Este es un motivo básico para denegar una financiación. Los autónomos están más expuestos porque cualquier incidencia está asociada directamente a su nombre

Por ejemplo, si una persona física o jurídica aparece en un registro de morosidad, como ASNEF o RAI, significa que tiene alguna deuda vencida sin pagar o que la han tenido. Este es un factor crucial de rechazo.

También afecta estar incluido en el Registro Público Concursal, por haber solicitado la exoneración de deudas tras un negocio fallido.

Dudas sobre la capacidad de pago

Aunque una empresa tenga beneficios si su tesorería es reducida y tiene un activo débil para generar liquidez tendrá menos capacidad real de pago.

La liquidez es el elemento principal de solvencia. Los sectores con un activo fijo alto o los estacionales deben proteger su tesorería. Los más dinámicos (con mayor rotación de mercancía) deben proteger su circulante, ajustando mejor cobros y pagos.

Endeudamiento elevado

El ratio principal de endeudamiento empresarial es la relación entre la deuda externa y los fondos propios. Es un indicador prioritario para las compañías financieras y si lo consideran elevado es fácil obtener un “no” como respuesta.

Otros riesgos financieros

La información contable y financiera que facilitan las empresas al solicitar financiación sirve para detectar otros puntos críticos de solvencia. Por ejemplo:

  • Capitalización muy baja. Un capital social bajo unido a pérdidas (o escaso beneficio) en los últimos ejercicios es un síntoma grave.
  • Reducción del volumen de negocio. Una caída en las ventas y la facturación es una señal que se tiene muy en cuenta porque no garantiza el futuro estable que desean los prestamistas.

Historial crediticio

El historial crediticio es otro baremo importante. A las entidades de crédito les interesa conocer el perfil deudor del solicitante. Estudiarán la composición, cuantía y duración de los créditos pasados y presentes, analizando también las incidencias de pago.

Registro en la CIRBE

Cualquier financiación que otorgue un banco aparecerá en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Es una base de datos de préstamos, créditos, avales y otras garantías que cada banco mantiene con sus clientes.

Es una fuente de información pública y de fácil rastreo. Quién tenga deudas bancarias pendientes tiene más complicado el visto bueno a otra deuda.

Falta de avales o garantías

Otro motivo habitual de rechazo es el no poder presentar los avales o garantías requeridas. Los bancos son los que más se cubren con esta condición y suelen ser exigentes con las condiciones que debe cumplir el avalista.

Destino de los fondos

Es normal que la entidad financiera quiera saber a qué se va a destinar la financiación. Los fondos pueden ser denegados si el proyecto implica riesgos importantes o genera dudas sobre su viabilidad, lo que comprometería la solvencia futura de la compañía.

Empresas de nueva creación

Los emprendedores que inician su carrera empresarial tienen más difícil obtener financiación por la incertidumbre de su proyecto y la probable falta de avalistas. Prácticamente, tienen cerrada la vía tradicional bancaria.

En esta fase inicial es más factible acudir al capital privado: financiación a través de business angels o equity crowdfunding a cambio de una participación en el capital.

¿Has probado la financiación alternativa?

Si los bancos ya no prestan como antes hay que buscar otras soluciones. Si no conoces la financiación alternativa para pymes y autónomos te explicamos brevemente cómo funciona.

Los nuevos modelos de financiación participativa están regulados desde 2015 y surgen gracias al avance de la tecnología online aplicada a las finanzas (metodología fintech).

Esta alternativa se basa en una mecánica de préstamos P2P (de persona a persona) o crowdlending. De esta forma, una comunidad de inversores particulares ejerce el papel del banco prestando el dinero a las empresas.

La necesaria apertura del mercado financiero está dirigida especialmente a los autónomos y pymes (más lastrados por las restricciones de crédito). Para proteger su valor dentro del tejido empresarial y por ser en conjunto los mayores empleadores.

La financiación alternativa es ya un recurso habitual en la operativa de muchos negocios y está creciendo a buen ritmo en España. Un hecho significativo teniendo en cuenta que aún es un terreno bastante desconocido.

Si no lo has probado te animamos a participar y aprovechar sus ventajas. La operativa es sencilla, reduce tiempo y costes y cada parte (inversores y empresas, conectados en un formato de subasta) decide lo que más le interesa, con libertad y transparencia.

En Circulantis, estamos especializados en un sistema de financiación sencillo pero muy práctico: el anticipo de facturas. De hecho, lo que más demandan las empresas es financiación para los pagos corrientes y nosotros ofrecemos una solución rápida para obtener ese dinero negociando los derechos de cobro de las facturas.

Por ejemplo, así salvamos los motivos habituales de rechazo de una financiación:

  • No pedimos avales ni garantías.
  • Tu solicitud se publicará en la plataforma y los inversores registrados son los que deciden si invierten o no en ella y cuanto aportan. Así tienes más oportunidades.
  • Al ser una financiación no bancaria no se registra en CIRBE. No te penaliza para otras solicitudes.
  • El coste es más objetivo y está libre de comisiones excesivas y de productos cruzados.

Las plataformas de crowdlending cubren prácticamente todas las necesidades: préstamos, líneas de crédito y descuento de pagarés para el anticipo de facturas. Algunas están especializadas en capital riesgo para apoyar a los emprendedores y start-ups.

El arraigo bancario aún está muy extendido en España y resulta muy arriesgado mantener esa dependencia. Las empresas necesitan cambiar el chip y empezar a diversificar sus fuentes de financiación.

Así lo hacen en los países con economías más fuertes y aquí se empieza a percibir el cambio. Cada vez más iniciativas empresariales pueden salir adelante gracias a la financiación alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *