Las empresas que se dedican al sector de la construcción, en el ámbito privado o como contratistas de la administración pública, saben bien que las <strong>certificaciones de obra</strong> son su principal garantía para cubrir los importantes gastos que supone la ejecución de sus trabajos. <span id="more-1056"></span> Las obras son proyectos a medio y largo plazo y sería inviable esperar a su finalización para cobrarlas. Tienen la característica de ser intensivas en mano de obra, lo que eleva los costes mensuales de salarios y seguridad social; y también, requieren un aporte significativo en seguros, maquinaria y materiales. Para evitar desequilibrios financieros, durante la ejecución se efectúa una medición del trabajo realizado cada cierto tiempo, lo que permite facturar lo que ya se haya completado. A pesar de ello, muchos contratistas necesitan recurrir al <strong><a href="https://circulantis.com/blog/el-anticipo-de-facturas-clave-para-las-pymes/" target="_blank" rel="noopener">anticipo de facturas</a></strong> porque el plazo de pago se suele alargar y esto multiplica el riesgo de falta de liquidez y de solvencia. <h2>¿Qué son las certificaciones de obra?</h2> Son los <strong>documentos que recogen las mediciones valoradas</strong>, en base al presupuesto, <strong>del trabajo ejecutado durante un periodo concreto</strong>: los materiales empleados, la mano de obra y otros gastos complementarios. Se preparan según la forma y los plazos especificados en el contrato. Para cubrir mejor los gastos se pueden incluir materiales ya en obra pero aún no instalados, siempre que estén bien identificados y formen parte de las partidas presupuestarias. También se indicarán las modificaciones o desviaciones del presupuesto que hayan sido necesarias. La medición debe ser revisada por la dirección facultativa designada por el promotor para el control del proyecto, y visada por un profesional técnico acreditado. <h2>Certificaciones de obra. Modelo</h2> En el contrato puede aparecer un formato concreto para la certificación. Para las empresas que lo necesiten estos son los elementos más importantes: <ul> <li>Los <strong>datos relativos a la obra</strong>: cliente, nº proyecto, expediente, localización, etc.</li> <li>Los <strong>apartados referidos al contrato y la adjudicación</strong>: número de contrato, fecha de adjudicación, plazos de ejecución y el presupuesto asignado a cada fase.</li> <li>La <strong>referencia de la certificación y su orden</strong>, en relación a las que ya se hayan entregado.</li> <li>La <strong>medición valorada de todas las partidas a certificar y el importe total</strong>. Hay que indicar el porcentaje de ejecución ya completado y lo que queda pendiente.</li> <li>Las <strong>firmas correspondientes del contratista</strong>, la dirección de obra y el visado del colegio profesional.</li> </ul> <h2>¿Cómo cobrar las certificaciones de obra?</h2> Una vez acreditadas las cantidades a certificar y asignados los precios de cada partida el paso siguiente es la <strong>firma del responsable técnico de la obra</strong>. Ese visado profesional es esencial para que las <strong>certificaciones de obra y las facturas </strong>correspondientes se puedan presentar al cobro ante el particular, empresa u organismo público promotor del proyecto. Servirá también como justificante de la entrega de esa parte de los trabajos. En el caso de emitir <strong>factura a la administración pública,</strong> las revisiones y trámites burocráticos demoran la llegada de la factura al departamento financiero, encargado del pago. Esto provoca que el cobro pueda retrasarse más de la cuenta, sin contar con las circunstancias particulares de cada corporación que le impidan cumplir con los plazos pactados. <h2>El anticipo de facturas</h2> La cesión de <strong><a href="https://circulantis.com/blog/el-pagare/" target="_blank" rel="noopener">pagarés</a></strong> para <strong>anticipar facturas de la administración pública</strong> es especialmente necesaria para evitar la incertidumbre de no saber exactamente cuándo se va a cobrar. En <strong>Circulantis</strong> ofrecemos un servicio específico de <strong><a href="https://circulantis.com/" target="_blank" rel="noopener">financiación colectiva</a></strong> que presenta ventajas comparativas importantes para las pymes y autónomos que necesitan ganar liquidez. Si estás en esta situación puedes acceder, con nosotros, a una plataforma online donde podrás presentar tus derechos de cobro ante muchos inversores interesados en ellos para adelantarte el dinero pendiente. Te garantizamos una gestión eficaz y transparente en todos los traspasos de efectivo y tendrás un poder de decisión completo para valorar el coste y supervisar la subasta. Es tiempo de cambio para las empresas. Prueba soluciones ágiles y eficientes en tu día a día.

Certificaciones de obra – ¿Cómo cobrarlas?

Las empresas que se dedican al sector de la construcción, en el ámbito privado o como contratistas de la administración pública, saben bien que las certificaciones de obra son su principal garantía para cubrir los importantes gastos que supone la ejecución de sus trabajos.

Las obras son proyectos a medio y largo plazo y sería inviable esperar a su finalización para cobrarlas. Tienen la característica de ser intensivas en mano de obra, lo que eleva los costes mensuales de salarios y seguridad social; y también, requieren un aporte significativo en seguros, maquinaria y materiales.

Para evitar desequilibrios financieros, durante la ejecución se efectúa una medición del trabajo realizado cada cierto tiempo, lo que permite facturar lo que ya se haya completado. A pesar de ello, muchos contratistas necesitan recurrir al anticipo de facturas porque el plazo de pago se suele alargar y esto multiplica el riesgo de falta de liquidez y de solvencia.

¿Qué son las certificaciones de obra?

Son los documentos que recogen las mediciones valoradas, en base al presupuesto, del trabajo ejecutado durante un periodo concreto: los materiales empleados, la mano de obra y otros gastos complementarios. Se preparan según la forma y los plazos especificados en el contrato.

Para cubrir mejor los gastos se pueden incluir materiales ya en obra pero aún no instalados, siempre que estén bien identificados y formen parte de las partidas presupuestarias. También se indicarán las modificaciones o desviaciones del presupuesto que hayan sido necesarias.

La medición debe ser revisada por la dirección facultativa designada por el promotor para el control del proyecto, y visada por un profesional técnico acreditado.

Certificaciones de obra. Modelo

En el contrato puede aparecer un formato concreto para la certificación. Para las empresas que lo necesiten estos son los elementos más importantes:

  • Los datos relativos a la obra: cliente, nº proyecto, expediente, localización, etc.
  • Los apartados referidos al contrato y la adjudicación: número de contrato, fecha de adjudicación, plazos de ejecución y el presupuesto asignado a cada fase.
  • La referencia de la certificación y su orden, en relación a las que ya se hayan entregado.
  • La medición valorada de todas las partidas a certificar y el importe total. Hay que indicar el porcentaje de ejecución ya completado y lo que queda pendiente.
  • Las firmas correspondientes del contratista, la dirección de obra y el visado del colegio profesional.

¿Cómo cobrar las certificaciones de obra?

Una vez acreditadas las cantidades a certificar y asignados los precios de cada partida el paso siguiente es la firma del responsable técnico de la obra. Ese visado profesional es esencial para que las certificaciones de obra y las facturas correspondientes se puedan presentar al cobro ante el particular, empresa u organismo público promotor del proyecto. Servirá también como justificante de la entrega de esa parte de los trabajos.

En el caso de emitir factura a la administración pública, las revisiones y trámites burocráticos demoran la llegada de la factura al departamento financiero, encargado del pago. Esto provoca que el cobro pueda retrasarse más de la cuenta, sin contar con las circunstancias particulares de cada corporación que le impidan cumplir con los plazos pactados.

El anticipo de facturas

La cesión de pagarés para anticipar facturas de la administración pública es especialmente necesaria para evitar la incertidumbre de no saber exactamente cuándo se va a cobrar. En Circulantis ofrecemos un servicio específico de financiación colectiva que presenta ventajas comparativas importantes para las pymes y autónomos que necesitan ganar liquidez.

Si estás en esta situación puedes acceder, con nosotros, a una plataforma online donde podrás presentar tus derechos de cobro ante muchos inversores interesados en ellos para adelantarte el dinero pendiente. Te garantizamos una gestión eficaz y transparente en todos los traspasos de efectivo y tendrás un poder de decisión completo para valorar el coste y supervisar la subasta.

Es tiempo de cambio para las empresas. Prueba soluciones ágiles y eficientes en tu día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *